TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Jeve_et_Ruma / Magreb

[C:463122]



No conoce su nombre pero sabe que no se llama Magreb, le dicen así porque nació con la puesta del sol, o porque el momento donde se pone el sol es triste, muy parecido a él.
Trabaja como curtidor en Fez, tiñendo cuero y telas. A pesar de estar rodeado de colores su vida sólo tiene uno. Xiomara vestía de blanco el día que la conoció. Blanco, el color del amor, de la pureza, del duelo.
Antes de Xiomara solía tocar el bendir y divertirse; podría haber llegado a ser un gran músico, dejar la curtiembre, escapar juntos de Marruecos… Ahora estos proyectos le parecen utopías y nada más que eso.
Las calles de Fez, tan estrechas, atiborradas de negocios y gente, no lo llevan a ningún lado, sólo el aroma a sándalo y comino le da un poco de tranquilidad cuando las camina, pero dentro suyo la desesperación de estar confinado en un laberinto lo supera.
Busca en los recuerdos cuándo fue que el eje de su vida cambió. No elige momentos, están todos allí, desalineados, entre unos y otros el rostro de aquella mujer se repite. Sabe que fue quien lo hizo cambiar, ver otros mundos, imaginarlos, al menos.
El laberinto no está en las calles, está en su cabeza, en ese inconsciente que le permite sobrevivir a pesar de todo -el todo lo llevó hasta ese punto, haciéndolo ignorante de sí, lo transformó en la sombra de un hombre-, ese todo que es nada. Da lo mismo girar en la siguiente esquina o en otra, no se hallará, tal vez porque ni siquiera se busca.

La historia de quien llaman Magreb no tuvo comienzo pero sí final, eso es lo que él cree, porque cualquier historia tiene un comienzo. El final de ésta es simple: hay colores que no se mezclan, hay personas que tampoco. Xiomara –la blanca, la hermosa- era demasiado color para él. Ninguno se atrevió siquiera a sospechar que podrían. El gran comerciante de Fez, dueño de tantas curtiembres, jamás permitiría que su hija se uniera con un simple teñidor, además, ya había sido ofrecida a un joven de su misma clase.

Aunque no sepa su nombre, le gusta pensar que en algún lugar alguien feliz se llama de verdad Magreb. Es él, no duda, quizá lo encuentre en los laberintos con aroma a sándalo donde se pierde cada vez con más frecuencia.
A lo lejos se escucha el repiqueteo ronco de los bandires. Hay fiesta. Una boda. El que llaman Magreb recuerda sus manos sobre el parche y el corazón se quiebra; esa novia llevará puesto el arco iris, pintarán sus manos y el velo estará bordado por ella.
Esta tarde, cuando el sol termine de caer aparecerán varios colores en el cielo, pero desde Xiomara todas las tardes son iguales. Blancas.



Texto agregado el 13-09-2010, y leído por 395 visitantes. (9 votos)


Lectores Opinan
28-09-2011 espectacular de verdad impresionante elbulon
05-11-2010 Gran locación, en el místico Marruecos con sus telas a toda hora bajo el sol, sus curtiembres, sus callejones y la historia, de lo mejor. maria_eleonor
06-10-2010 Un gusto, muy bien armado el texto. Una lectura placentera. OrbitaCementerio
15-09-2010 Me ha gustado recordar las calles de Fez de la mano de vuestro texto. Me gusta el toque poético y el equilibrio del cuento. Tengo más problemas con la credibilidad de los personajes que se me antojan un poco idealizados, pero bueno, no deja de ser una opinión personal. Egon
14-09-2010 qué placer es leerlos!! divinaluna
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]