TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / KarlaMoreno / CARLOS CHACON JR. Y EL RELOJ DEL TELEFONITO

[C:463094]

Carlos Chacón Jr. y El Reloj del Telefonito



Para mi abuelo Carlos, que en donde quiera que estés, siempre te recordaré con la esperanza de que pronto nos reencontraremos, porque el tiempo sólo existe en esta tierra y en los relojes de telefonito.

Laqueado en negro, cuadrado y tan pequeño que cabe en la palma de la mano. Se trata de un reloj antiguo que tiene la curiosa forma de un antiguo teléfono de disco, dicho disco representa las horas ribeteadas en dorado y el auricular hace las veces de timbre y alarma.

Tiene cuatro patitas cortas también doradas. Su marca, paradójicamente, la borró el mismo paso del tiempo. En la carátula marfileña sólo se alcanza a leer “Suiza 8” y la placa trasera, también dorada, permitía configurar hora y alarma. Este era el reloj de buró de mi abuelo Carlos. Ahora no funciona más; un día se detuvo para siempre y jamás se pudieron conseguir las piezas para arreglarlo.

Este reloj, en sus antiguos tiempos, rigió por años la vida y horarios de mis abuelos Carlos y Trinita. Mi abuelo lo había traído de Suiza. Años después, cuando falleció el Papa Pío XIII y entró Juan XXIII, mi abuelo regresó a Europa como corresponsal de la estación XEW para hacer el control remoto de los acontecimientos desde Roma; en ese entonces trajo otros muchos relojes bellísimos y originales de porcelana, con muñequitos que salían a dar la hora y el tiempo, relojes cu cús, incluso un canario que comía alpiste y lo terminaba cada media hora en que trinaba de una forma y cada hora cantaba de otra, no obstante, su preferido siempre fue el reloj del “telefonito”. A donde quiera que fuera de viaje lo llevaba consigo como despertador.

Mi madre lo recuerda desde que era pequeña, por supuesto que yo también; eternamente en el buró de mi abuelo y nadie, excepto él, podía tocarlo y darle cuerda. Cada mañana marcaba las siete campanadas. Puntual, avisaba la hora de despertar, mi abuelo a trabajar, mi abuela a preparar el desayuno.

Por la tarde mi abuela se asomaba a verlo cuando ya daban las cuatro de la tarde, hora en que, cuando yo estaba con ellos, llena de alegría corría a la puerta de la casa para recibirlo escuchando su silbido característico y darle un beso para después comer en familia mientras nos contaba anécdotas en las que aprendía muchas cosas.

El reloj marcaba las seis en punto y mi abuelo se encerraba a escribir en su despacho hasta las diez de la noche, en ese lapso no se escuchaba otra cosa que sus dedos recorriendo con rapidez las teclas de su máquina de escribir hasta que el reloj anunciaba la hora de la cena.

Ese reloj… ese tiempo… lo único que jamás regresa, el tiempo, y curiosamente una de las cosas que menos valoramos… ese reloj ahora se encuentra extático, silente, como si le faltara la alegría y la vitalidad de mis abuelos para seguir trabajando.

Hoy día es mío, me gusta tenerlo a la vista para recordar que la vida transcurre, que es inexorable… y que un día, nuestro reloj vital también se detendrá, por lo que nuestro tiempo también debe de ser productivo, como lo fueron sus originales y amados dueños; mis abuelitos.

Al observarlo siento nostalgia, suspiros por aquella niñez perdida, por los recuerdos y vivencias familiares que el reloj medía implacable, por todo aquello que este reloj significó para ellos y para la familia.

Sólo me queda una reflexión: que el tiempo que se nos da siempre será sagrado.






Texto agregado el 13-09-2010, y leído por 857 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
26-01-2011 Nunca desaparecen aquellos que nos enseñan tanto. Increíble tu texto. maspromesas
14-10-2010 muy entrañable tu relato. Las cosas más queridas nos evocan esa niñez tan dulce. juaniramirez
13-09-2010 Viejo baúl de los recuerdos... un relato muy bueno. Me gustó.***** susana-del-rosal
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]