TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / illapa / BELIAL

[C:448583]

Belial

En un pequeño café, fumando un cigarro y con una taza de capuchino al frente está Ángela leyendo muy concentrada su libro. De rato en rato aspira su cigarro y después bebe de su café.

“Este Milton es un genio – piensa mientras fuma – nos muestra la historia del Edén desde otro punto de vista, me parece interesante sin embargo, ya lo conozco. La parte que me gusta más es la asamblea de demonios en el infierno”.

Toma un sorbo de su café que ya empieza a enfriarse y continúa leyendo hasta que se le hace tarde, paga la cuenta y se va.

Al llegar a su casa, sigue pensando en la reunión de demonios – “Belial…ese demonio es un curioso personaje, no sé, reconoce el haber pecado, pero sugerir que regresaran arrepentidos al reino del los cielos lo hace especial, pobre Belial, talvez su intensión no era rebelarse, tal vez se dejo llevar”. Ángela empieza a quedarse dormida, en la habitación continua elaborando pensamientos aunque su cuerpo ya esta muy cansado y se duerme.

El espejo de la habitación que reflejaba la escasa luz que entraba en el cuarto se pone oscuro y en un rojo sangre se va formando el rostro de un ser que tiene facciones humanas pero sin definirse claramente. Cuando los ojos de este ser se forman en un amarillo fuego, reflejan tristeza mirando desde el espejo a Ángela dormida muy tranquila.

- Hermosa criatura – dice – quien pudiera compadecerse de un ser tan miserable como yo. Alma blanca, gracias por pensar mi nombre, la eternidad de angustia que viví, precioso ser de luz, vale la pena por esos segundo de alivio que me diste.

Belial, el ser del espejo, quiere salir de la prisión, de su prisión y llegar a Ángela, la tristeza que tiene no supera del todo a la naturaleza demoníaca que posee.

Después de una noche de un sueño velado por el demonio del espejo Ángela despierta y se prepara para un día viernes normal y rutinario, clases por la mañana. Una tarde de trabajo en la biblioteca y después talvez algún encuentro con los amigos. Se acerca al espejo para arreglarse y Belial la observa más de cerca con una mezcla de gratitud y pasión. Ella no lo advierte porque los ojos humanos no son capaces de ver más allá de lo tridimensional.

El día transcurre sin mayores complicaciones, ella sigue pensando en aquel del que Milton hace referencia en su “Paraíso Perdido”, eso hace que Belial cobre fuerza y energéticamente está cada vez más cerca de Ángela.

Ya casi al atardecer, Ángela retorna con su libro al café donde gustaba disfrutar de una buena lectura y algunas veces se encontraba con amigos suyos.

“Dice el libro que era el demonio más sensual… imagino lo bello que debía ser mientras fue un ángel”
Belial, cada vez más cerca de ella, se emocionaba al ser pensado e imaginado por la hermosa morena y cada vez se iba haciendo más fuerte.

Mientras Ángela leía su libro, acompañada de su acostumbrado cigarro a la luz de una vela en la mesa. Belial ya fortalecido por la energía emanada por los pensamientos de la muchacha sopla levemente y la vela se apaga de arriba hacia abajo. Ángela, algo sorprendida, enciende nuevamente la vela y continúa leyendo, cuando ve que ya se hace tarde apaga su cigarro y en el humo del cigarro que se extinguía, Belial forma su rostro, Ángela advierte esto levemente pero cree que es su imaginación y se va tan tranquila como siempre.

Al llegar a su casa, saluda a la familia, se sirve un yogurt y busca la soledad de su cuarto, deja sus cosas sobre la cama y va un momento al baño y cuando se lavaba la cara la luz del baño se apagó; Ángela , en la oscuridad se mira en el espejo sorprendida por el furtivo apagón, y ve en el espejo unos ojos que no eran suyos, al parecerle raro y creyendo que era producto de la oscuridad y la poca visualidad que tenía en ese momento se acercó al espejo para ver con mayor claridad dentro sus propios ojos pero en el momento que se aproxima hacia su propio rostro la luz se enciende repentinamente asustando a la muchacha y distrayendo su atención del espejo, recuperada del susto se observa en el espejo y todos estaba normal.

Al regresar a su cuarto se dispone a dormir, se quita la ropa y se pone una polera grande y un pequeño corto, se suelta el pelo que estaba sujeto en una pequeña cola de caballo, lo cepilla con sumo cuidado, se mete en la cama y apaga la luz de su lámpara.

En el momento en el que Ángela estaba entre dormida y despierta aparece nuevamente en el espejo, el rostro de Belial y habla…

- Ángela…Ángela… si tan sólo pudieras escucharme…

En ese momento Ángela se desprendió de su cuerpo físico y se acercó al espejo atraída como por un imán.

- ¿Quién eres? – Preguntó Ángela sin asustarse - ¿Te conozco acaso?

- Belial es mi nombre, estoy aquí porque proyectaste una energía que me llamaba.

- Belial… ¿alguna vez vi tus ojos? … me son familiares… se me hace raro que siendo tú un demonio, yo no te tenga miedo.

- Mis ojos los viste cuando te acercaste al espejo mientras estabas en el baño, cuando quité la luz eléctrica, quería que sientas mi presencia, lo hiciste sin darte cuenta por eso ahora no me temes.

- Belial, aunque tu rostro no es completamente humano muestra cierta belleza.

A decir esto Ángela extiende su mano intentando tocar el rostro del espejo.

- ¡No, no lo hagas!- dice Belial retirando su rostro haciendo un ademán de esconderse – Si me tocas puedo manchar tu hermosa luz.
- No temo mancharme, quiero tocarte, quiero acariciarte, vamos permite que te toque.

- No, si tú no me temes yo sí a ti. En tantos milenios y milenios de oscuridad en mi eterna prisión eres el primer ser que se compadece de mí, tengo miedo de dejar en tu ser alguna marca que te quite la hermosa luz que proyectas, no insistas.

Ángela quita la mano y se queda mirándolo tiernamente inclinando la cabeza a la derecha después de un rato le dice:

- Dice Milton en su libro que eras el más sensual de los demonios, ¿eso es cierto?

- Nadie puede asegurar nada – responde Belial – sabes, no sólo hubiera permitido que me toques hubiera sido yo quien te hubiera seducido, me pareces una criatura tan bella, la luz de tu alma me asusta y no merezco la hermosura de tu cuerpo.

- ¿Nunca buscaste retornar a la luz?

- No puedo, me echaron junto a todos los ángeles rebeldes y estamos condenados para la eternidad.

- Y lo que dice Milton de la propuesta de volver arrepentidos al Cielo, ¿nadie lo propuso alguna vez?

- Una vez que cruzamos los límites del Paraíso nuestras posibilidades se cerraron. Hubiera podido arrepentirme antes de ser echado, después fue y es demasiado tarde.

- Sabes, tus ojos se ven tristes.

- Gran mujer, puedes ver a través de mis ojos, que gran alma tienes, mis malos deseos y mi maldad debería ser más fuerte que mi tristeza, sin embargo tú puedes llegar a ella. Gracias ser de luz.

- No me llames así no creo merecerlo, sabes, no soy tan buena como parezco.

- Existe en ti gran inocencia, aunque tú no lo creas, no me juzgaste por ser demonio, formulaste hipótesis sobre mi caída y eso te hace grande, gracias.

- Y por qué me buscaste.

- Estaría contigo toda la eternidad, molestándote, haciéndote mía, ganado tu alma para el abismo pero… no podría. Gracias por sentir compasión de mí.

Diciendo esto, Belial va desapareciendo en el oscuro espejo tomando el espejo su estado original.

Ángela despierta en la madrugada, como todos los días, con la sensación de haber tenido un sueño raro con un extraño demonio en el espejo. Se acerca al espejo y se queda observándolo un buen rato, los ojos del demonio no se dejan ver pero están allí mirando con gratitud a la joven. Ángela observa intentando encontrar al extraño demonio de sus sueños, después de un rato piensa: “Sólo fue un sueño…”

Texto agregado el 05-04-2010, y leído por 124 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
06-04-2010 En tu poema antrior buscabas inspiracion de desesperaste tnto que la buscate en el infierno? Anda nina ni en el cielo ni en el infierno encontrars tanta como aqui en la tierra.(Con este PC pretado no tengo acentos ni signos castellanos, perdona) za-lac-fay33
05-04-2010 Me impactó tu texto,lo encuentro tan bien escrito,tan increiblemente atrapante.Nunca pensé que fuera un sueño. Tal vez existen esos demonios que no hacen daño y que agradecen los gestos de bondad. van todas mis estrellas********* Victoria 6236013
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]