TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / generoso-toch / La Rivadavia prohibida.

[C:448249]

Todo empezó por un sustancioso entredicho entre gente de avería. Es un decir pues existe un problema sin solución. Han pasado tantas cosas en el medio, que no estimo que vaya a pasar algo nuevo.
Ismael Lugo, propietario del conventillo de la calle Rivadavia, de buena gana se ofreció a limpiar el corredor sin agregar en la cuenta dinero extra, casi como dejando que su trabajo sea a beneficio.
Pero los inquilinos indignados se reusaron argumentando que la casona huele aceptablemente, cosa que es todo lo contrario, pero ellos piensan que es él el quisquilloso que percibe mugre inexistente.
Pero Ismael adujo que no se trata solamente de aromas nauseabundos que provienen de los departamentos por causa de las mascotas que dejan regalitos por toda la vivienda en los rincones más increíbles, sino también por motivo de los gérmenes de la nueva gripe que sí son verdaderamente peligrosos.
La desconfianza proviene pues el viejo Ismael utiliza cloro líquido puro, sin diluir, para sus incursiones de limpieza a fondo, que cada tres meses realiza como sea, lo que es considerado como un peligro por la alta toxicidad a la que se ven expuestos por este avatar; sometiendos a semejante desproporción: las retinas de los ojos, las vías respiratorias, los nervios de la garganta, la piel de los recién nacidos.
Aparte de arruinarse el hermoso mosaico con guardas alusivas a la época de la conquista por parte Cristóbal Colón auspiciado por la reina Isabel. Friso que perdura al cloro líquido donde a veces los duendes se levantan del esmalte para formar parte del espacio, de las partículas que conforman el aire.
Pero Ismael, testarudo, como siempre lo hace, esperó a que se hiciera de madrugada para ejecutar la acción preanunciada; ya que cuando hace una consulta se conoce que es un aviso encubierto de lo que luego ha de llevar a cabo.
Las habitaciones que suman un total de veintitrés dan a ese largo pasillo, entonces aconteció que cuando Lugo estaba finalizando de pasar el lampazo se empezaron a escuchar las primeras toses provenientes de los que están durmiendo, y como siempre ocurre después de está limpieza en profundidad, con un posterior amotinamiento, con golpe de cacerolas por parte de los inquilinos, cánticos desde adentro puesto que nadie se atreve a salir, a enfrentarse con esos gases que emanan todopoderosos.
Para en esta ocasión, se veía venir, finalmente pasados unos largos minutos de latente espera salir en jauría a reprimir con palos y objetos contundentes la tal premeditación.
Dando como resultado la muerte de don Ismael Lugo, de setenta y tres años, por vulgar linchamiento.
De todos modos, en complicidad, previo tramar una inteligente coartada, arrojaron al viejo por la terraza, al vacío, más luego argumentando que el hombre se hubo suicidado, por la gran soledad que hasta hoy lo aquejó y la acuciante situación económica que tanto lo apremiaba.
Ismael Lugo nunca tuvo hijos, por lo tanto el único heredero resulta ser un sobrino directo, el que habría sido convocado automáticamente luego de sepultado su tío.
Dicha persona, Ezequiel Puentebelo, Rolo, de nacionalidad paraguayo, de treinta y dos años de edad, quien alentado por la designación vino a instalarse a Buenos Aires con toda su familia; no bien hubo llegado, clavó la tricolor de su nación en el suelo sobre una lanza morruda.
Ezequiel se hizo cargo de la situación con brazo firme, pero al no prosperar la investigación por parte de la justicia acerca del deceso de su tío, nunca supo estar temeroso aunque sospecha que hubo una gran infracción merecedora de la aplicación del reglamento.
No obstante las ochenta y seis personas que ocupan las piezas recibieron a los Puentebelo con beneplácito.
Ahora el conventillo en manos de Ezequiel y señora, de manera lícita, reluce de tan limpio, no existiendo más inconvenientes con los animalitos pues asignaron un espacio donde hay bandejas sanitarias con material absorbente donde poder hacer correctamente sus necesidades.
Ezequiel adquirió el apodo de Rolo justamente en Argentina una vez que estuvo de paso oficiando de referí pues tiene la costumbre de beber mate en forma de tereré y vive obsesionado con los cubitos de hielo, entonces sus compañeros de futbol le asignaron ese nombre en correspondencia con la forma y nombre que tienen los comprados, en los días de verano siempre se lo ve con el termo helado debajo del sobaco caminando por el pasillo, con al frente la calabaza que oficia de recipiente y la bombilla de caña.
Marta Müller, Carolina y Jacinto, son todo aquello con lo que Rolo Puentebelo cuenta, su único núcleo familiar, su total integridad.
Pero Marta, con los ojos celestes como el océano, los cabellos lacios del color del quebracho, y la tez tirando más al amarillo azafrán que al blanco rosado, desciende de la conocida mezcla en dicha zona de Alemán con Guaraní, es Argentina, nacida hace veinticinco años en el litoral en la provincia de Misiones, más emigró por motivo de que oportunamente sus padres fueron especialmente contratados por un conocido stud para la crianza de caballos de carrera; mientras que los hijos, que resultaron ser mellizos, Jacinto de contextura menudita, mientras que su hermana es grandota, son oriundos de Asunción del Paraguay igual que Ezequiel.
Por su parte la madre de Rolo, Argentina, hermana del desaparecido Ismael, se hubo casado con un cónsul de aquel país, donde diera a luz a su único hijo, pero adonde falleciera luego del parto víctima de una infección generalizada, producto de haber quedado placenta adentro del cuerpo.
Marta es costurera, y por el lado de la pensión le viene mucho trabajo, aunque tiene el problema de que es corta de vista, y justamente para el objetivo de enhebrar las agujas debe utilizar una lupa grande apoyada en un atril especial, que con la luz de frente con el correr del tiempo de a poco le fue cambiando la fisonomía del ojo derecho, que se hubo estirado levemente, como achinándose. Los mellizos están siempre a su lado pero nada pueden hacer por ella pues a penas si tienen nueve años; en la familia todos suponen que el niño se ha quedado chueco de las piernas pues Jacinto juega con cualquier objeto que parezca una montura a que corre un caballo de pura sangre, mientras que su hermana se la pasa comiendo galletitas dulces e intentando ser cantante de ópera.
Por su lado Rolo se desempeña como referí de futbol, y también es amante de levantar pesas, por ello los labios de la boca se han puesto menos carnosos y su espalda ancha que apenas si pasa por la puerta.

Pero un mal día, la pensión que lleva como nombre El Amanecer, sito en la calle Rivadavia al cuatro mil, quien al frente ocupa toda la manzana, ardió en llamas llevándose íntegros a todos los ocupantes, pereciendo en su totalidad los habitantes que allí dormían profundamente; excepto la familia Puentebelo que por milagro se encontraba de visita en el vecino país.
El siniestro hubo ocurrido mientras los ochenta y tantos habitantes descansaban, por consecuencia de una estufa que hizo arder una cortina que luego se propagó al resto de la vivienda.
Después de las llamas, por peligro de derrumbamiento, El Amanecer amenaza con tener que ser demolido.
Algunos allegados del barrio, vecinos preocupados, al tanto de la historia pasada, aseguran que el fantasma de Ismael Lugo suele presentarse por las noches con la forma de un vampiro, seguramente habiendo provocando el siniestro en venganza por los brutales tormentos a los que fuera sometido; que se deja ver con una sonrisa tan ancha que le hace exhibir unos colmillos muy fosforecentes.
Lo cierto es que al momento nadie fue hallado culpable quedando la historia sin sostén ideológico ni asidero en la justicia; y que los únicos sobrevivientes se quedaron solo con lo puesto sin lugar donde poder pernoctar habiendo perdido todas las pertenencias e inclusive un ahorro que había escondido precisamente como para enfrentar posibles contingencias negativas.
Con lo cual debieron de asumir la urgente decisión de gestionar un crédito, como para primero demoler el edificio en ruinas y así instalar rápidamente una cancha de pasto artificial, dando paso a la inauguración de un centro deportivo, dedicado al futbol cinco o comúnmente llamado de salón.
En definitiva esto significa, sin la necesidad de una fuerte inversión, poder concretar el sueño de Rolo de por fin estar al servicio de su vocación, sumado a que tiene la idea de fundar una escuela de dicho deporte, organizando campeonatos entre socios, además de explotar un lindo bufet.
Los mayores entuertos se suscitaron cuando al no alcanzar obtener los requisitos indispensables para la adjudicación del crédito por vía legal, debieron de acudir con premura a un prestamista financiero, quien no tardó en querer sacar ventajas sentimentales de la acuciante situación; puesto que éste hombre sesentón, llamado Manuel López, demuestra serias intenciones de querer conquistar a Marta, incluso como para hacerla su esposa.
Como en todo barco que se está hundiendo el capitán es la última persona en salvarse, por ello ahora Rolo está dispuesto a soportar los embates del financista con tal de obtener la suma requerida, incluso ante las serias intenciones de arrebatarle su más preciado tesoro.
El arreglo económico entre los Puentebelo y el financista Manuel López, que diera comienzo a la obra programada, consistió en un adelanto de cien mil pesos, equivalentes a unos veinticinco mil dólares, ha ser devueltos en veinticuatro cuotas de siete mil quinientos pesos.
O sea que solamente quince mil dólares fueron destinados a obras más el resto a poder sostener la economía hasta tanto el negocio comience a dar sus buenos resultados.
Con lo cual pudieron levantar un hermoso quincho para la posterior instalación de un bar, unos vestuarios, una pequeña necesaria oficina donde por el momento se están alojando, más la creación de dos canchas, una de pasto sintético y la otra simplemente de tierra.
Con la única condición de que Marta Müller en persona sea la encargada de llevar adelante las negociaciones haciéndose presente en todas las reuniones que en lo sucesivo halla por delante; e inclusive a que los mellizos estén autorizados a llamarlo Tío toda vez que requieran de su atención. Algo que a Rolo no le cayó nada bien pero que no tuvo mejor remedio que aceptar.
Resulta más que evidente que las intenciones del prestamista son entrarle de lleno al corazón de su pretendida, más cuando las sogas comiencen apretar directamente solicitar un intercambio de afecto por deberes incumplidos.
Por fortuna los vecinos van respondiendo al llamado con entusiasmo y el negocio tiene un arranque auspicioso. De movida la convocatoria está resultando un verdadero éxito y antes del primer mes ya llevan cien personas asociadas; y aunque la cuota no sobrepasa los veinticinco pesos sirve como para ir arrimándose a la suma requerida como para que las cuentas y el balance mensual cierren correctamente antes que tener que vender el cuerpo y el alma al usurero.
No obstante Manuel López ya se ha metido lo suficiente habiendo seducido a Marta y a los niños con ilusiones de progreso antes de lo establecido por la ley más del fuerte.
Los primeros cimbronazos ya se han provocado irremediablemente, motivando la consabida crisis matrimonial, de la que nadie suele quedar ileso. Lentamente los celos van carcomiendo las vísceras de Rolo, quien sin ayuda pretende saltar al vacío, aunque le resulta imposible dejar de amarlos; mientras tanto que las almas ilusionadas del resto de su familia ascienden como el vapor hacia nuevos estratos espirituales.
Fuera del propio alambrado que rodea el predio deportivo, de la calle Rivadavia, denominado como El portal del futbolista, la convivencia entre los Puentebelo, incluido los dos niños, se fue transformando en un verdadero vía crucis, entre otras vicisitudes pues conviven como encerrados en una caja de zapatos; amén de que hoy por hoy, cosa que antes no existía, hay prarámetros de comparación que complican la tranquilidad.
Ahora, no solamente las cuentas financieras no cierran de ninguna manera, cuestión negativa que hace acumular otra deuda paralela por un plazo similar, sino que el romance entre Marta y el prestamista se hace muy imposible que permanezca en el anonimato, trascendiendo a mayores con promesa de previo divorcio convertirse en matrimonio.
O sea que una vez cumplido el plazo como para saldar las cuotas pactadas, se hubo acumulado una cifra importante, aunque en ésta remaike un tanto más aliviada, prolongado la deuda por otros doce meses, que como consecuencia se traducen por el agobio en un viraje definitivo en la estructura de las relaciones sentimentales.
Marta no tardó en tener que formalizar un noviazgo, que en breve se ha de transformar en un serio concubinato por ahora, habiendo promesas seguras de tener que marchar del hogar.

La oficina acondicionada como un departamentito seguirá albergando a Rolo, pues a falta de confort de común acuerdo han decidido que los mellizos vivan con su madre en la mansión del usurero.
De todos modos, Marta y Ezequiel, abandonados a la vera del destino continúan vinculados por dicho amor eterno, pero en lo susecivo como amantes ocasionales, sosteniendo un romance bravo pero furtivo del que solo ellos están enterados.
Aunque pueda incitar a la tristeza, saber la verdad es mejor que andar en la nebulosa. De éste matrimonio serio han quedado las partes desperdigadas. Sus hijos nunca fueron mosquitos pero igual el viento los hizo correr a su antojo hacia el mundo de la bondad material, sin ellos pensar jamás en ser otros que no fueran pichones del nido primero. Digamos que sin haber fallecido, víctimas de la compulsa, igual es como que los arrasó un maligno huracán hacia un cielo extraño de riqueza.
Pero las deudas son antagónicas a los deseos, basta con llegar a deber, para que enseguida te crezcan cuernos en las uñas de los pies, o tener una bella mestiza europea para que aparezca un viejo capitalista quedándose con el cartón lleno del bingo ganador con el pozo acumulado.
Aunque Rolo, en todo ésto el más perjudicado, no puede negar que el sexagenario, que de seguro no se le ha de parar la pija, erectar el coso más de una vez por semana, lo ayudó mucho, quizá sin saberlo, a que éste monumento denominado El portal del futbolista que antes no existía ahora flamee en lo alto del mástil del deporte.
Sin embargo el tiempo pasa como rollo de papel higiénico y se siguen acumulando campeonatos infantiles de niños que nunca llegaran a nada, intrascendentes donde el pez chico de camiseta agujereada acaricia con las manos la vanguardia solo por un mísero ratito, antes de ser comido por el grande que espera para triunfar la paga en chocolates (pero que tampoco revelan misterio alguno más que ser otros patas duras) y de paso nunca se revierte la tragedia de los Puentebelo de permanecer unidos como el jefe quiso y proclamó.
Además de acumularse las reuniones en el bar, donde el propio estúpido damnificado atiende con una sonrisa de dientes postizos, que ahora luce con suciedad por falta de la dama perfecta, de personas que moviendo la boca sin gracia definen el rumbo de aquello que luego termina en el horno de Hitler, más la tragedia de los Punetebelo de estar separados por el muro más grueso del mundo se sabe nunca ha de finalizar.

Marta Müller visita a su ex marido dos veces a la semana, para que los niños (que a pesar del dinero se siguen llamando Jacinto y Carolina) puedan visitar a su amado padre progenitor. De paso Marta lava su ropa y luego la extiende sobre el alambrado que rodea el predio.
Y es precisamente en esos días felices de aire fresco de primavera, donde hacen el amor a destajo, escondidos del resto en el vestuario de mujeres, donde por algunos breves minutos no existen más que sus ya conocidos corazones que tanto latieron antaño ahora bailando acompasados por la dicha a campo travieso.
Desde luego Manuel López se hace el distraído, después de todo él tampoco esperaba tanto que Marta se arrojase a sus pies por una deuda tan insignificante, pero cada quien vive las cosa tal cual las emociones lo indican, claro primero pasadas por el colador de los insignes valores morales, entonces ¿Porque habría de avivar giles dándose un tiro de nueve milímetros en la boca? Que el tiempo corra entonces como un atleta de Jamaica, que tampoco le quedan tantos días felices para derrochar.
Rolo siempre soñó con que su hijo Jacinto sea primero aprendiz de jockey y recién después con arrogancia un triunfador al tope del ranking, pero de tanto comer y comer, de darle al diente a ese alimento de ricos, ha crecido que se ha equiparado con un verdadero oso; o igual que su hermana la gordota, pero antes de comenzar la nueva dieta pues ahora se asemeja a una modelo de pasarela.
Siente que todo se le escapa como agua entre los dedos, que ha perdido influencia hasta el extremo de ser un extraño. Tiene como paliativo que está rodeado de niños que de alguna manera cubren el lugar vacante, pero son voces que siempre se renuevan pero que nunca termina de asimilar.
A tal punto llega este agobio infame, que está pensando con extrema seriedad en regresar al Paraguay que lo vio nacer y abandonar esta diaria labor por querer recuperar el alma desposeída; su educación no le permite aceptar ser un padre figurita decorativa y menos aun que su otra mitad de la naranja beba licuado de bofe crudo con agua salada. Aunque a decir verdad existe una grieta en todo ésto por donde se filtra un tanto de felicidad, y es ésta en que palpita cada partido que disputan los niños con vibrante entusiasmo, entonces deberá esperar a que termine la temporada como para concretar su gran deseo de escapar hacia la mencionada libertad.

Una mañana en que se despertó más temprano que nunca, en la que justamente se habría de disputar la final del campeonato donde oficiaría de referí, pues sentía dentro de sus oídos el piar de los pájaros cual bullicio ensordecedor, se encontró para su gran sorpresa con que el predio estaba colmado de aves. Sobre todo la cancha número uno donde el pasto sintético estaba siendo arrancado a los picotazos.
Tuvo que correr como un loco dando círculos sin sentido con la función de espantarlos a todos, no encontrando mejor resultado que una deserción momentánea pues enseguida regresaban como si nada.
Muy preocupado por ver como rompían y llenaba de excremento su morada, tomó una escoba comenzando a repartir golpes sin reparar en las consecuencias, únicamente consiguiendo aumentar la suciedad ya que sin matar a ninguno hizo un desparramo de plumas solo comparable con los restos que quedan después de una pelea de almohadas.
No encontrando otra solución que fabricar un espanta pájaros mujer utilizando dicha herramienta, clavada en la tierra vestida con ropas de Marta.
Ese mismo día justo antes de dar comienzo al partido entre ambos finalistas, cuando los equipos precalentaban a un costado de la cancha principal, justo cuando se estaba por dar la pitada inicial que ansiaba soplar con tantísimos deseos, aun con el maniquí en pie cumpliendo a la perfección su tarea, pudo observar, con gran asombro, otro acontecimiento extraño con ribetes sobrenaturales, una larga fila de hormigas de gran porte que llevan pancartas en señal de protesta escritas con letras ilegibles por los diminutas, desfilando hacia unos de los arcos, donde justamente en breve atajaría un sobrinito del conocido capitalista Don Manuel López.
Entre otras cuestiones que lo hacían alegrar, vestidos de moño y miriñaque estaban sus hijos presenciando el evento, los cuales de inmediato le acercaron la lupa, que siempre utiliza su madre para la costura, como para observar con mayor precisión tamaño milagro. No obstante decidió pasar por alto semejante cuestión, dando comienzo al mach como si nada extraño ocurriera; iba cayendo la tarde y por falta de luminaria decente era mejor no dilatar el comienzo del encuentro.
Cuando promediando el partido esos insectos envolvieron al niño cubriendo íntegro su cuerpo.
El propio damnificado, más el resto de los competidores gritaban desesperados, corriendo sin sentido de aquí para allá, igual que los padres que estaban presente en la horrenda odisea.
Hasta que con un fuerte chorro de agua proveniente de los bomberos, se pudo despejar su cuerpo mal herido de dicho enjambre.
Pero fue muy tarde para éste guardavalla agonizante, que enseguida en el traslado al hospital, con el ochenta porciento del cuerpo carcomido, dejó de existir.
Ahí fue que el prestamista indignado regresó como un toro para enfrentar a Rolo, recriminando fuertemente al negligente con puñales por la muerte del querido pariente, cuando exasperado arrancó de un tirón hacia arriba la escoba vestida con la ropa de Marta Müller, que como se apuntara era utilizada para espantar las aves, dando comienzo cual si hubiera accionado la perilla del divino escarmiento (pero no por lo lindo sino por lo sagrado) al regreso de los pájaros pero ahora enfurecidos contra la concurrencia, quienes sin solución de continuidad se precipitaron sobre los allí presentes, atacando a los picotazos nada más ni nada menos que en los propios ojos.
Como resultado final de la cruenta batalla quedaron ciegos las ciento veinte personas que allí se encontraban, incluidos, Rolo, Marta y sus hijos, Manuel el prestamista, los bomberos, padres y jugadores, más un montón de aves muertas desperdigadas por todo el espacio físico.
A pesar de haber quedado todos ciegos por completo, algunos sin los ojos inclusive, y de no haberse hallado culpable alguno, habiéndose asignado toda esta tremenda contrariedad a un hecho de carácter metafísico, las costumbres siguieron igual tanto en El portal de futbolista como en el entorno de Rolo y la casa del prestamista; que dicho sea aun continúa conviviendo con Marta y sus niños. Solamente que en éstas instancias por demás difíciles un tanto más interesados por la suerte de Rolo quien se encuentra indefenso en su doble condición de discapacitado y hombre que vive solo, solo con su lazarillo.

Con todo lo expuesto, igualmente se inauguró una escuela para futbolistas no videntes, donde se compite como antes, en torneos perfectamente diagramados, en un muy buen nivel de juego, tanto que algunos muchachos integran el seleccionado nacional, con sus correspondientes trofeos y premios; y que cuando el matrimonio de los Puentebelo, hace buen tiempo separados de hecho, se reúne en los días de visita hacen el amor delante del propio López, si total no puede ver nada.
A pesar de parecer imposible, con toda esa contra encima, siguen igual de felices pues han sentido la presencia de Dios, aunque tal vez se pueda afirmar: enojado, disgustado por el mal comportamiento generalizado, pero vale destacar presencia al fin de lo divino sobrenatural sobre el presente material.

Dicen que cuando uno avanza demasiado es porque también va a retroceder, que las cosas se retraen antes de desinhibir ¿Será por ello que a los pocos días de este cruento acontecimiento donde las aves arruinaron los destinos de tanta gente linda salieron a la venta unos anteojos para ciegos que permiten ver con toda perfección? La ciencia ha podido resolver este crucial problema por medio de la técnica más avanzada.
En resumidas cuentas, los anteojos, que son de forma rectangular un tanto más aparatosos que los comunes de sol, que vendría a ser un dispositivo que por intermedio de una cámara filmadora que procesa la imagen exterior, que se va conectando con el nervio óptico ayudado por un simple laser especial quien transmite en directo la información al cerebro. Son un verdadero avance científico que acaba con la ceguera, aun también por ausencia del instrumento natural, quienes pueden ser reemplazados por otros postizos adaptados para ensamblarse perfectamente con el revolucionario artefacto.
Éstos serán entregados de forma paulatina en comodato, más los posteriores, los sucesivos anteojos, deberán ser adquiridos en forma particular abonando una módica suma, algo nada inaccesible, como para destacar.
O sea que en un período breve de tiempo se puede afirmar que el acuciante problema de la ceguera permanente ha de ser eliminado de la faz de los seres vivientes, siempre y cuando se tenga el instrumento debidamente adaptado y colocado, pues es sabido que posteriormente se ha de extender al resto de los animales.
En lo referido a lo deportivo, en cuanto al estilo de juego, es evidente que ha de existir un antes y un después de la aparición de los geniales anteojos, ya que jugar con la ayuda de ellos se hace muy parecido a lo normal, aunque, desde luego nada tiene que ver con hacerlo en la total oscuridad, donde los jugadores centran la habilidad en ir para adelante pateando el balón con fuerza hacia el centro solamente. También en este sentido existe un cambio sustancial en la forma de jugar, donde es de suponer que ha de suceder una impresionante evolución.

Rolo y sus anteojos, bastión ocular de la ciencia moderna, a menos que no los pierda pues ya es el tercer par que cambia en la corta etapa desde que comenzó esta era moderna, son inseparables como el heroe con el antifaz. Hombre luchador como los hay pocos que de tanto hacer pesas en los ratos libres ha esculpido su cuerpo de alta fibra muscular cual fisicoculturista de competición. Siempre con su pito gris de referí colmado de humedad colgando del cuello contra el pecho lleno orgullo, símbolo de la vocación de impartir justicia dentro de un campo de juego. Además de tener al lazarillo marca ovejero Alemán, que a menos que vaya ha extraviar las gafas, hoy es una fiel mascota bien alimentada que adora como a un hijo. Con su portal para futbolistas ciegos videntes que se fue ganando un pedazo de respeto y alto reconocimiento en el seno del deporte local. Que aun con la desgracia encima de ver aquella linda familia que a paso de avestruz se va perdiendo en el limbo de los recuerdos (puesto que aparte de alejarse seducidos por el bienestar están siendo reemplazados por un nuevo clan, que de pronto allanó su destino por intermedio de una novia con descendientes de un antiguo matrimonio, quienes ya estarían domiciliados en su flamante casa prefabricada ubicada dentro del mismo predio de la calle Rivadavia) sigue progresando y ha sido invitado a dirigir un partido exhibición, donde entre otros consagrados ha de participar el propio Lionel Messi, a desarrollarse en el estadio mundialista de Mar del Plata en la semana entrante, con motivo de que uno de los alumnos de la escuela que dirige alcanzara el privilegio de integrar la selección nacional, pero atención, de los futbolistas profecionales a los que todos admiramos, debido a su gran destreza y habilidad con la pelota redonda liviana a sus pies, siendo que es el primero en debutar en la categoría, pero que aun no pertenece a club ninguno más que al portal de Rolo, pero que ya ha iniciado tratativas para jugar en Boca Juniors; una presentación oficial en sociedad debido a que la gente aun ignora las virtudes de éste muchacho maravilla.
Con motivo del partido exhibición, en el Portal se ha organizado una gran comilona, que inclusive luego de finalizado el encuentro se extenderá hacia la avenida Rivadavia con un bailongo en la calle. Y por intermedio de una empresa privada están preparando una paella gigante, además, se han instalado baños químicos puesto que con los vestuarios no alcanzaría, porque de tanto público asistente hay mesas hasta en la vereda.
Con el paso del tiempo los nuevos que se fueron incorporando de a poco fueron desplazando a los ciego que eran mayoría, sumado a la cantidad de curiosos de afuera y a que el gobierno no a podido satisfacer la verdadera demanda por consiguiente hoy no todos los presentes usan los anteojos modernos; pero por respeto al trágico pasado el partido será reproducido por auto-parlantes habiendo solo una pequeño televisor en blanco y negro.

Percibo un agudo sentimiento donde me veo como aquella gran olla de hoy en el Portal del futbolista (dice Rolo muy emocionado en voz alta por intermedio de un micrófono, antes del encuentro entre la selección mayor que presenta por primera vez a su discípulo contra un combinado de estrellas) donde el contenido me pertenece más allá del continente donde quiera que estén las fronteras del bien, cual si fuera el que se expande por el aire como un viento abrazador para ofrecer el amor en cada rincón del universo, que sin duda es una misión que sostengo, que si no fuera yo mismo el que asiste vuestras almas serán mis seguidores pues para el caso es lo mismo, hijos que son mi sangre cuajada y esculpida, partes de mi corazón que invaden la misma realidad como esquirlas de un Big Bang primero.
Ovación y pitada inicial.

Cuando por fin regresé para mi sorpresa me encuentro con que la casa está vacía de gente, aquí nadie hay más que yo y el silencio de mi interior satisfecho por la tarea cumplida.
Mi novia con los niños y el perro han salido de paseo dejando al Portal sucio y desprovisto de atención.
Pero igualmente para mí solo tengo aires de melancolía y una cuantas cajas con pirotecnia de la noche pasada que hubieron prohibido hacer detonar por precaución, que deberé devolver lo antes posible antes que ocacionen un nuevo desastre.
Sin embargo por la avenida más larga de la Argentina pasan los peatones como segundos en el reloj pulsera; pero el desierto y la soledad son como propios de este sitio hoy inerme que latente espera que se reanuden las tareas de siempre.
El éxito de ayer es un aliciente para continuar con la fe como una vela que empuja la embarcación; pero no hay que aflojar los músculos porque el camino nunca da tregua a los pies del caminante.
Recogí de adentro de una biblia, del génesis cuatro dedicado a Caín y Abel, capítulo señalado con un pedazo de hoja perteneciente a un antiguo reglamento del juego de futbol donde habla del off-side, junto con una foto de Jacinto y la nena con su madre que yo mismo hube sacado en un día feliz allá en mi querida Asunción, y observando en especial interés la imagen de sus sonrisas estridentes dibujadas en el rostro, sentí venir un enorme escalofrío en la espalda solo de pensar como la familia Puentebelo se disgregó por completo, como perdigones en el medio del monte sin nadie donde poder impactar sino la riqueza material. No obstante pienso que contra esto nada puedo hacer más que rezar todo el día para solicitar que la alegría nunca les falte y aparte alzarme como para mí de un basto espíritu de sabia resignación. He podido rehacer la mía, pero extraño tanto aquellos momentos donde me veía como en un espejo reflejado en ellos, que por ningún lado encuentro el poder de la abstracción.
Es de mencionar que aquellos insectos y aves que atacaron al barrio hoy por hoy no aparecieron más, lo que simplifica las cosas pues la población empezaba a sospechar que se trata del diablo.
Me encuentro dentro de la prefabricada que ocupa un ángulo del terreno esperando que lleguen mi novia con los pibes, pero en contraposición se hace presente mi ex señora Marta Müller, algo excitada, cargando tres bolsas de consorcio con pelotas especiales para los ciegos, que son más chicas y pesadas, pues debe ser que últimamente suelo extraviar las antiparras y debo practicar futbol a la antigua usanza practicando con aquellos que aun no la han recibido, luego haciendo que se trasfiera un malhumor insoportable.
Pero la experiencia indica que las apariencias son producto de las condiciones del habitad por lo tanto se interpuso la pregunta: ¿Que llevas allí? A lo que Marta, extraviada pero increíblemente tranquila, respondió con la frase mortal de: Las cabezas de tus hijos. Más abre el primer recipiente donde se encuentra la del prestamista Manuel López y agrega: Y la de toda mi familia.
Yo petrificado pero a punto de estallar en ira voy como cayendo en un pozo depresivo que no me permite hacer nada con el cuerpo, sintiendo las extremidades adormecidas y un fuerte deseo de romper en llanto desesperado. Atinando a decir únicamente unos cuantos balbuceos de entre los dientes solo pudiendo emitir algunos sonidos guturales acompañados de sílabas poco convencionales.
Hace mucho que entre nosotros no pasa nada, pues entonces presumo que es un ser independiente al cual no tengo porque comprender y hacer pronunciar frases que reflejen mis anhelos.
Tomé un cuaderno y comencé a querer encontrar una hoja determinada donde habría supuestamente algo escrito por mí, solamente alargando el crucial conflicto que aun permanece en suspenso, cuando veo asomar de las otras bolsas las caras de mis hijos con el rostro pálido con signos de haber sufrido una onda decepción, desilución.
Es como si estuviera navegando en un cáscara de banana por Venecia preguntando donde queda Venecia, viendo como la trama de mi destino se ha encogido como la porcelana en el horno, sin poder recriminar a la mujer que tanto odio porque se lleva lo único que tengo, y hasta dejando pasar por alto el acto criminal en si mismo, casi como invitándola a tomar una té con mazas en una tarde de invierno.
Ella piensa que la historia debe quedar en ella, todo pasar por su filtro dentro de si: El señero ser viviente que resume todo un cacho de vida, que condensa el pasado de muchos para que el futuro se vea más aliviado de peso concreto.
Después a voz batiente reconoció que todos se habían olvidado de aquella familia nuestra, de mí, del Paraguay, torciendo sin asco los valores hacia otro continente lleno de abundancia como cosa corriente que emana de una canilla. Que los que fueran quedando atrás sean como una estela lógica que va dejando la embarcación.
Que de todos modos no tiene pensado hacerme pasar por asesino, amén de serle muy sencillo hundirme en el fango, que no tema que igual ella misma se ha encargado de llamar al novecientos once. Que en breve ha de ser arrestada y considerada culpable. Que solamente llore a los muertos.
Más enseguida recogió los bultos, deteniendo la marcha solo para entregarme las antiparras de mis hijos, quedándose con la de su marido Manuel. Marchando hacia la avenida donde la espera la cárcel o el manicomio. Ella no siente arrepentimiento pues hizo algo que debía hacer.
Asumo la perdida de mis hijos, acepto las cosas como son no deseando agredirla ni que le vaya mal. Fue un final previsible pues caminaron obnubilados por cosas, valores que ojalá que no triunfen.
Justo cuando Marta salía para entregarse, llegó mi novia con los niños sonrientes sosteniendo un globo cada uno; creo que alcanzaron a entender la magnitud de lo sucedido solo hasta cuando horas más tarde escucharon de forma oral la tremenda historia.
Veo en el espacio todas las dimensiones que existen, con sus seres extraños aparte de los seres que son de ésta realidad, el reflejo del bronce de una canilla es la vestimenta de algún espectro, en cambio los espíritus tiene sus cuerpos como muñecos salidos del cuadro plano que son energía pura de luz.
Mágicamente cuando el operativo policial se estaba despejando comenzó a llover fuertemente. Yo no se nada de política pero presumo que nos iremos a ahogar. La mala suerte se ha materializado dentro de lo existente, de todo lo que hay aquí. Habré de poner unos cuernos de toro en la entrada del portal.
Debo alejar la mala suerte aunque ya sea demasiado tarde.
La febril mirada del interior que sale de la oscuridad, emerge con fuerza de querer luchar más y más.
Finalmente la tormenta copó la ciudad, no mató gente, pero hubo muchos daños materiales.
El pueblo empieza a dudar de que soy el único culpable, un enviado del diablo que ejerce un poder maligno sobre el lugar, entonces después de pensarlo me agarran entre todos y me crucifican atándome al travesaño de un arco.
Fue brava la golpiza donde quedé como un harapo, como un simple trapo de piso.
Pero voy a seguir adelante, como sea habré de alejar la mala. A lo que me de la vida.

Teresa Canestraro empezó haciendo unos arreglos florales como para adornar una fiesta de cumpleaños, con tanto éxito, que luego hiso otro para el casamiento de su hermana y así de a poco se metió de lleno en el mundo de la Ikebana.
Teresa tiene dos hijos varones, Jonatán y Gustavo, de siete y nueve años respectivamente.
Siendo una mujer separada, no por casualidad, se puso de novia con un hombre que tiene un vivero en capital federal, con todo el frente del terreno que ocupa una manzana de cien metros, que da a la calle Díaz Vélez, entre las calle Castro Barros y Gascón, donde lo rodea un extenso muro.
Pero aconteció algo extraño dentro del negocio de su actual pareja y es que algunas plantas, sin ser ellas de origen estrafalario, se salieron de la norma habitual de permanecer quietas en la maceta avanzando por el espacio; hasta inclusive involucrándose con algunos clientes, quienes se llevaron unos grandes sustos por este real motivo.
Por ejemplo a una clienta una enredadera de hojas llamativamente grandes la empujó fuertemente haciéndola tropezar contra el piso, y sin llegar a ser un intento de homicidio igual se enojo muchísimo amenazando con iniciar acciones legales. A otro señor un cactus cual puercoespín por medio de un movimiento brusco le clavo varias espinas. Más en otras oportunidades por espacio de algunos minutos se pudo ver a todo el conjunto moviéndose con total desparpajo.
También se sospecha de un caso en particular donde una persona cuyo cadáver apareciera estrangulado en una vereda próxima al barrio habría sido víctima de alguna de estas locas plantas. Sumado a otra versión que circula que una parra de uva que fue vendida por ese comercio, en un casamiento se cayó, precipitándose sobre los propios invitados ocasionando otro par de víctimas.
Pero el colmo de los colmos fue cuando una nave venida del espacio con un extraterrestre dentro, que aterrizara justo en la vereda de la calle Díaz Vélez, después de haberse instalado una base militar poblando la zona de soldados fuertemente armados como para custodiar al visitante, ocurrió que una de ellas envolvió al humanoide apretando con tanta fuerza su cuerpecito que le saltaron los jugos interiores, más unos órganos que se suponen han de corresponder al aparato digestivo.
Y además fue increíble ver cuando al momento otra se salió por lo alto elongando sus ramas de tal manera que alcanzó considerable altura derribando un helicóptero del propio ejercito que intentaba trasladar la nave.
Es muy diferente hablar mucho por ser una persona charlatana a tener un problema y por ello expresarse por medio de la voz antes de sucumbir como atacada por los nervios, bueno, a partir de esta fecha es lo que le acontece a Teresa, que de ser una muchacha de poco hablar ahora terminó siendo un loro barranquero que dice con la lengua la mayor parte del día, callando solo cuando duerme.

Teresa asustada por lo sucedido tomó la decisión de abandonar a su novio y alejarse de aquel mundo loco. E inclusive cambiar el antiguo oficio de la Ikebana por el nuevo de fabricar flores artificiales; hechas sobre papel y del mismo modo hacer arreglos con ésta nueva modalidad.
Pero Pedro no se resigna a perder a su amada no dejándola en paz ni un solo segundo.
En cuanto a la trascendencia del fabuloso fenómeno de que las plantas se desplacen por el espacio y que maltraten a la gente como queriendo expresar algo, no tuvo demasiado eco puesto que uno a uno los argumentos fueron cayendo presas de la mortal duda.
Y justamente por ello es que Teresa Canestraro no desea retomar el curso de la relación con Pedro, por temor a que todo este mundo que emerge se vuelva en su contra.
No obstante al poco tiempo otros casos se sumaron a la lista, con lo cual el hecho tomó estado público, haciéndose más comprensible lo sucedido en casa de Pedro: Una hilera de árboles allá en el campo se salieron de raíz y comenzaron a caminar por la ruta, en distintos lugares se sabe de flores que se mueven como intentando hablar emitiendo sonidos agudos como salidos de una sirena, y otros tanta anomalías de características parecidas donde el reino vegetal asume una razón diferente, donde lo más destacable es la facilidad que poseen para desplazarse.

Entonces cuando ésta pareja de novios ya parecía disolverse, donde no cabía ninguna esperanza de reconciliación, aconteció que una planta con forma de humano salió caminando de otro arbusto mayor, haciéndose presente en la sociedad, dando una explicación por televisión al público de lo que en verdad está sucediendo. Y es que seres vivientes de otro planeta están queriendo venir a poblar la tierra, con intenciones de depredar el nuestro, puesto que ellos viven en un astro cien veces mayor de tamaño, siendo una cantidad enorme de seres acostumbrados a morar sin plantas ni animales, solamente de frutos de mar entre rocas grises. Entonces el hombre-planta, luego de ofrecer una sensata explicación de que su reino lo envía pues al acercarse el fin del mundo su reino se sublevan de esta particular manera, se hubo enrolado en el ejercito de las Naciones Unidas, e hiso frente a la llegada de las cien primeras naves, que con su poder de traslado y de ataque por medio de rayos laser supo combatir hasta el final, donde pereció cuando tenía todo bajo control víctima de una agónica respuesta. Por este motivo Teresa despejada de dudas, retomando la confianza, depuso la actitud negativa dentro de la relación con Pedro Ramírez, e inclusive con igual actitud frente al oficio de la Ikebana, únicamente que ahora intercala flores artificiales y elementos naturales.
Pero el mundo entero se ve envuelto en una verdadera crisis debido a que estos seres extraterrestres siguen invadiendo, alguno habiendo logrado tomar contacto con la superficie del planeta, causando estragos, depredando a diestra y siniestra. Siendo repelidos tanto por el reino vegetal, como nosotros los humanos, los animales, que en conjunto asumen una lucha en defensa del planeta.
A si mismo en el vivero de Pedro Ramírez, previo festival de plantas que durante toda una noche danzaron al compás de un mismo ritmo, nació, emergió de adentro de otras plantas, una mujer muy exuberante y hermosa, que tiene la piel de la misma textura que las hojas en general. Con el mismo poder que su antecesor, dispuesta a luchar frenando la llegada de las naves.
En concordancia con las órdenes provenientes de los altos mandos, ésta súper mujer llamada Amanda hizo base en el mismo lugar donde por primera vez apareciera.
Siempre recibe noticias de nuevos ataques, pero ayer un par de naves aterrizaron justo en frente del vivero sito en la calle Díaz Vélez, donde se registró un fuerte enfrentamiento donde perdieron la vida todos los extraterrestres en manos de la mujer-planta, excepto uno que fue derribado por un enjambre de abejas y avispas que prácticamente lo devoraron por completo.
Así mismo los espíritus de distintas personas se hacen notar en forma perfecta a como los originales participando de la misma lucha, pero como fuentes de luces que dejan traslucir colores y formas variadas, para desviar la artillería de municiones desconocidas en forma de poderosos rayos, que los enemigos confundidos les disparan siendo que son de energía únicamente. Como así también intervienen intentando mediar en el conflicto ángeles venidos del cielo, además de espectros, duendes y fantasmas.
Y de las Ikebanas que actualmente prepara Teresa, mitad flores artificiales y el resto material de la naturaleza, nacen seres pequeños con forma de humanos con alas de papel glasé, también dispuestos a la defensa de lo nuestro.
Amanda, se instaló, haciendo base en el mismo lugar donde por primera vez apareciera. Ella tiene una férrea rutina de combate, pero igual se hace espacio para estar en su casa con los suyos, donde en la cena cuenta de sus aventuras y proyectos venideros.
En primera instancia los más íntimos de la heroíana fueron Teresa con sus hijo, más Pedro inquilino del lugar, pero luego se agregó el propietario de la manzana, un hombre llamado Ezequiel Puentebelo, apodado Rolo, quien enseguida habría quedado flechado de amor por la heroína, que por fortuna también le corresponde en el sentimiento.

Después de mucho luchar contra los invasores, al verse doblegados, éstos cedieron en sus intenciones abandonando la búsqueda de ese otro sitio lejano donde poder hacer sus diabluras, crear un oasis para ellos, no resultando nada sencillo persuadirlos de que depongan la actitud conquistadora. Primero tuvieron que caer muchas naves en el intento por arribar a nuestro hermoso planeta, de seguro para enseguida depredarlo e instalarse como holgazanes.
Y todo gracias a las dotes de Amanda quien facilitó éste gran triunfo, que tal vez de momento sea parcial, pero con la esperanza de una rendición definitiva en un plazo no muy lejano, con sus poderosos rayos que emana de la férrea mirada, más su capacidad de traslado por medio de un estiramiento del cuerpo, quien es dirigido por la voluntad de la mente, que arriba primero al objetivo, mientras al instante el resto de las partes se contraen volviendo al tamaño natural.
Pero no obstante resulta muy notoria la disminución de los contingentes de naves que avanzan por el espacio sideral hacia nuestra dirección, lo que da a suponer que en breve dejarán de acosarnos debido a la impotencia de cumplir con lo expuesto.
Y a sí mismo es de destacar la participación de los distintos emergentes de las diferentes especies que conforman los seres vivientes que también junto con la Mujer-planta integran la cuadrilla militar, como ser el Hombre-insecto, una criatura con fisonomía de humano pero cubierto de poderosos bichos, quienes no dudan en atacar cubriendo a la víctima, desde luego cuando el peligro del enemigo asecha, dejándolo momentáneamente al desnudo; otro enorme héroe de nuestros días que supo disfrutar de aquellas reuniones de camaradería en el vivero de Ramírez. Más el fallecido en cruento combate Hombre-planta y los propios militares de las naciones unidas quienes no escatimaron esfuerzos aportando aviones y armamento nuclear.
Se había organizado una cena en el vivero de Pedro Ramírez, con un posterior brindis por los buenos momentos vividos, cuando al comenzar la reunión Amanda acusa sentirse mareada, entumecida, solicitando permiso para recostarse sobre el sofá del living.
Cuando de pronto se siente la llegada de un par de naves espaciales, en decidida intención de ataque, entonces Ella se levanta como si nada, y junto con el hombre insecto luchan de una manera formidable, pudiendo reducir con la muerte a los tres extraterrestre que participaron de la ofensiva; sus naves son pequeñas como para uno solo, pero en esta ocasión en una misma embarcación hubo dos sujetos, o sea que sumaron tres los invasores que aterrizaron. Entonces terminada la contienda entre todos revisaron la nave encontrando un mensaje escrito en la pantalla asegurando que ya no han de venir más de los suyos, que son los últimos en intentar conquistar el planeta, que jamás volverán por aquí.
Pero igual Amanda quedó presa de un malestar, relacionado con que de a poco vuelve a ser una planta. Lo mismo ocurre con el hombre-insecto que va perdiendo el traje conformado por miles de distintos insectos que se van yendo al exterior como las aves que pierden las plumas, quedando el hombre en paños menores en medio de la insigne fiesta.
Aun a pesar de los recientes ataques la reunión sigue su curso, solo que ahora Rolo custodia de cerca a su querida Amanda, quien lentamente parece dejar de existir como mujer, pasando a ser una planta exuberante, donde sus bellas piernas van siendo raíces prominentes.
Rolo muy confundido igual entiende los motivos de la partida de Amanda, que se deben a que todo vuelve a la normalidad en el universo y que se aleja la posibilidad de que el mundo se acabe en manos enemigas, para lo cual dicho instinto de conservación se puso en marcha, como una fe que materializa milagros, haciendo posible que los diferentes conjuntos de seres vivientes divididos en las especies, puedan defender su único habitad posible, representados por héroes que emergieron del germen propio, pero que ahora regresan.
Amanda ya casi no puede hablar, Rolo solicita que por favor le faciliten una maceta para cuando todo haya concluido. Ella asiente pronunciando un si con un hilo de voz.
Rolo maldice en voz alta el hecho de siempre perderlo todo, pero teniendo a los lados a Jonatán y Gustavo, a quienes estima como a sus hijos, desiste de continuar maldiciendo.
Teresa encima muy compungida informa que emprenderá un largo viaje dejando a los niños al cuidado del paraguayo Rolo, ya que con Pedro la relación sentimental ha tocado su fin. Por su parte Rolo le dice que vaya tranquila, asegurando que no le ha de renovar el contrato y que pronto habrá de instalar una playa de estacionamiento donde irán a domiciliarse.
No es menor el sufrimiento de Teresa por tener que abandonar a sus hijos a cuando Amanda volvió a su estado original de ser una simple planta; pero todos elogian el estado de libertad del que gozan gracias a su denodado esfuerzo.
Como a si mismo la impotencia de Pedro Ramírez de ver como su hogar lentamente se disgrega, solo teniendo autoridad por un corto tiempo hasta la recisión del contrato de alquiler, más luego el vivero que ahora alberga a la heroína en un pontón de lata también dejará de existir.
Debiendo de aclarar inclusive que al Hombre-insecto luego de quedarse desnudo pues las moscas, avispas, mosquitos y abejas se apartaron de su cuerpo, fue enrolado en el ejército Argentino donde se le suministró un traje de etiqueta con sus respectivas condecoraciones.
Y sobre todo debo remarcar, como para ir terminando, que entre el propietario del terreno y Teresa Canestraro, sentimentalmente hablando, no pasa nada serio, únicamente una gran amistad y una enorme confianza.

Texto agregado el 01-04-2010, y leído por 113 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]