TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / avjota / Encuentro casual en el Expreso de Oriente

[C:436855]

Cuento presentado en El_Reto 16 - Consigna: Encuentro casual en.... Maximo 450 palabras.



El silbato dio la orden de partida...
Por viajes de negocios en París debía permanecer una semana
adicional a la espera de otra reunión.
Hojeando una revista de turismo, encontré la publicidad del Expreso
de Oriente e inmediatamente vino a mi memoria el recuerdo de una amiga de
la juventud.
Ella vivía con el sueño de realizar en ese tren, el
recorrido París-Estambul y por curiosidad, decidí informarme.

Ante el comentario del empleado que solo quedaban dos camarotes
disponibles para ese día, no dudé en realizar la reserva. Esa
misma tarde partía desde París, con destino final Estambul.
El viaje era hermoso, los paisajes que se veían desde las ventanas
del lujoso tren eran espectaculares. La primer noche, tal lo programado,
dormí en el camarote luego de una exquisita cena en el vagón
restaurante.
Por la mañana, llegamos a Budapest, la escala incluía una
visita guiada, cena y noche de hotel. Todo era placentero, sin embargo, mi
mente traía permanentemente el recuerdo de María, mi amiga.
Alguna vez habíamos intentado una relación que nunca se dio.

Al día siguiente embarqué nuevamente. Una mujer
corría por el andén, llegué a observar que
subía tres vagones delante del mío, sentí como que la
conocía.
El tren reinició el viaje. Esa tarde decidí concurrir al
salón donde funcionaba el bar. La belleza del paisaje distrajo mi
atención y tropecé con una mujer que venia en sentido
contrario. Grande fue mi sorpresa cuando descubrí que era
María.
Como si el tiempo no hubiera pasado, nos sentamos, tomamos un té y
hablamos mucho. Contar lo que nos dijimos seria impropio, si puedo afirmar
que todo lo que hablamos, es y será mío para siempre.
Quedamos en encontrarnos por la noche para cenar en el coche comedor y
escuchar música.
Me parecía un sueño hecho realidad haberla hallado
después de tanto tiempo.
A la hora acordada fui a su encuentro. Había reservado la mejor
mesa, cerca del piano; tras los cristales, veía la luna llena,
rodeada de estrellas en el esplendor de la noche de primavera.
Ante su tardanza decidí preguntar por ella a un camarero quien
gentilmente me respondió que averiguaría que camarote estaba
ocupando.
Cuando unos minutos después regresó, me dijo que su nombre
no figuraba entre los pasajeros.
Un frío intenso comenzó a recorrer mi cuerpo. Temblaba pero
traté de no demostrar lo que sentía ante el hombre que me
miraba con curiosidad.
Le agradecí, me levante y comencé a recorrer el tren
buscándola inútilmente.
No volví a encontrarla. Nunca supe si lo que sucedió fue un
sueño, mi imaginación o acaso estuvo y se diluyó en la
oscuridad de la noche.
Desde entonces, la busco…

Texto agregado el 24-12-2009, y leído por 205 visitantes. (12 votos)


Lectores Opinan
02-02-2010 Muy buen cuento amigo, tarde pero he pasado te dejo mis felicitaciones y mis muchas************ nanajua
15-01-2010 Un encantador cuento que estremece el corazón.Mis******** almalen2005
05-01-2010 Vine a leer este cuento nuevamente, y déjame decirte que me sigue conmoviendo. Un abrazo Sofiama
03-01-2010 Bellamente narrado... naiviv
26-12-2009 Pienso que es algo paranormal,el pensamiento tiene mucha fuerza y tal vez la trajo por minutos. He escuchado historias acerca de este fenómeno****** Estremecedor Victoria 6236013
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]