TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / hadITAvelher / La lavandera

[C:431746]

-Me gusta hablar de lo cotidiano, quizá esta reflexión será mas de lo normal, pero la hice pensando en algo que vi hoy en la lavandería y que me llenó de coraje al conocer la historia de la lavandera, a excepción del narrador, todo es real-

Exactamente a las doce quince de la noche me miró y dijo: Bien!... he terminado, ¿te aburriste?, negué con la cabeza y suspiré, por fin había llegado la hora de irnos. A las ocho de la mañana Salustia empezaba a trabajar, sacaba de una bolsa la ropa y la miraba con cuidado pero con rapidez mientras separaba los claros de los oscuros, con la clara chequeaba con mas lentitud, miraba alguna mancha y se apresuraba a poner los líquidos mientras la apartaba y echaba a una bandeja; después giraba el ciclo adecuado y echaba a andar la lavadora, tomaba la canasta y se encaminaba al fregadero con una barra de jabón de lavandería y muchos líquidos de diferentes colores, colgaba la ropa al sol y volvía para platicarme mientras sacaba otra bolsa de ropa y hacía lo mismo en una máquina diferente, jamás mezclaba la ropa de un dueño con la de otro, decía que no era higiénico, para diferenciar la que sacaba del salón y ponía al sol escribía el nombre del dueño y le ponía una etiqueta con cinta adhesiva y tinta no corrosiva, hacía la misma rutina en cada lavadora y en cada bolsa de ropa.

Cuando llenaba las 4 lavadoras que para ella eran demasiado pocas para el trabajo que tenía, salía al patio y en orden de colgado tomaba la primer prenda, la miraba al sol o a la lluvia con el claro de la luz natural y después con una mirada inspectora detectaba las manchas y ponía de nuevo el líquido correspondiente a cada una de ellas, el desengrasante, el desmugrante, el desmanchante, etcetera, todo dependía de qué se tratara y el tipo de tela que tuviera en las manos, miraba siempre las recomendaciones de la etiqueta y después se preparaba para tallarla en el fregadero hasta que la mancha desaparecía, no importaba cuánto tiempo tuviera que estár a la interperie, los líquidos siempre ayudaban a que con un poco de fuerza extra, la mancha cediera, después ponía las prendas en la canasta correspondiente al propietario y la echaba a la lavadora; así era con todo lo que llegaba a su lavandería, era una mujer instruida, con una carrera universitaria que nada tenía que ver con la lavandería, pero decía que cuando las cosas no iban bien, desquitaba su coraje en el fregadero, además le gustaba mucho su empleo y se sentía relajada con sus quehaceres, nunca se quejaba de nada, al contrario, recibía a sus clientes con una sonrisa amable y algunas veces ellos conversaban con ella.

Yo estaba ahí porque debía hacer inventario del material usado y de ver cómo se usaba, si Salustia echaba las medidas como indicaba el manual hecho por la propietaria o no, así que no podía irme hasta que ella cerrara; pero por primera vez me sentí un idiota, a las doce quince que dijo haber terminado, tenía una cara de cansancio genuino y yo podía jurar que llegaría a casa a descansar y eso dije: Salustia, vamos te llevo a casa, debes descansar, fue un dia difícil, ella con una sonrisa respondió que aún faltaba algo por hacer, darle de cenar al padre enfermo y acostarlo, que no había sido mas que un dia normal:
-Las personas somos ingratas- dijo -no valoramos el esfuerzo de los demás, eso es todo, pensamos que porque llevamos nuestra ropa a una lavandería, ellos deben quitar la mancha más difícil y entregarnos nuestras prendas como recién salida de la maquiladora, pero eso es imposible, mira muchacho, me esfuerzo, tu lo has visto, pero siempre hay alguien que vuelve para decirme que dejé sucia una prenda, una trata de explicarle al cliente, pero el no entiende y manda a llamar a la dueña, ella llega, baja de su lujoso auto, está molesta porque cuando la llamaron tenía una reunión en un café con alguna amistad y yo se le he echado a perder, al final, termina dándole siempre la razón al cliente, como debe ser, le "dona" el lavado y cuando el se va, lo anota en una libreta y después me dice, "mira ahí, firma que ya te lo descuento de tu quincena", y yo voy y firmo, ¿tengo alguna inconformidad?, ¡sí, muchas!, pero si no me gusta me quedo sin el trabajo- y tenía razón, la dueña era una mujer que vivía en los cafés haciendo amistades y siempre que se le interrumpía se enojaba mucho, además no le gustaba "regalar" su dinero decía, por lo que alguien debía pagar los platos rotos y esa, siempre era Salustia, el cliente se molestaba por algo, le gritaba, la humillaba y después la anulaba llamando a la dueña, quien al final le cobraba su esfuerzo como propio.

Esa noche al volver a casa me quedé pensando en las manos de la mujer, tenía los nudillos irritados de tanto tallar, un hombre le había gritado frente a otros clientes, le había dicho ignorante y la había humillado, yo estuve tentado a decirle que ella tenía una carrera universitaria muy buena, tenía mucho enojo al ver la escena, pero me quedé en el escritorio contando kilos y medidas, me sentí muy mal, es verdad, como dice Salustia, a veces somos muy ingratos y no valoramos el esfuerzo ajeno, a veces creemos que pagamos suficiente pero en este caso particular, nunca lo es cuando alguien se rompe los nudillos haciendo nuestro trabajo y después se lo reclamamos y lo acusamos de inepto; desde entonces y hasta hoy, miro siempre los nudillos de las chicas que me atienden en la lavandería y después de revisar mis prendas, recuerdo a Salustia y la manera en que causó esta reflexión.

Texto agregado el 17-11-2009, y leído por 764 visitantes. (9 votos)


Lectores Opinan
11-04-2010 Enhorabuena es un relato muy bueno por ser tan real. starshine
18-11-2009 bravo por esa Salustia aunque hay que avisar que ingratos encontramos en todas partes. ***** huellys
17-11-2009 muy buen relato y muy acertada tu mirada,me encanto******** shosha
17-11-2009 Un saludo solidario para todas las Salustias del mundo. Buen relato. susana-del-rosal
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]