TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / juanfran / Todo lo que sube baja

[C:430695]

Tenía 48 años, no era muy alto, mas bien estaba sobre la media nacional, sin contar a los adolescentes actuales. Su calvicie no era incipiente era pasada. Estaba casado con una mujer anodina en todo, a la par que sumisa y servicial. No tenia hijos. Lo intentó de todas las formas posibles. Se hicieron análisis. Cuando le dieron los resultados se confirmó, que tenía algunos espermatozoides pero cojos. Y claro el óvulo cansado de esperar se marchaba a donde sea que se vayan los óvulos. Este resultado lo ocultó. Y a todos dijo que el problema era de ella, que tenía los óvulos como una pasa de Corinto y claro así imposible. Con esto, su mujer se hizo todavía más anodina y más sumisa. Y él aprovecho para tratarla con mas despotismo que antes. Por lo que se creyó, no el rey sino el emperador de su casa. Con lo cual pensó que a pesar de la humillación del resultado del análisis, el asunto en su casa funcionaba de cine. Además ¿para qué hijos, para perpetuar el apellido?. Terminaría su estirpe con él y eso era suficiente. Claro que la verdad sea dicha, compartía su apellido con casi la mitad del país.

No tenía estudios. A los catorce años entró de aprendiz en una charcutería. A los 16 en una peluquería. A los 16 y tres meses después de cortar media oreja a un cliente, entró de ayudante de peón de albañil en una constructora. El constructor de dicha constructora, persona espabilada y sin escrúpulos como pocos; que pasó de ser pastor de cabras, a constructor prospero y acaudalado. Este tenía cinco hijas, todas anodinas. Y efectivamente, como estáis pensando, nuestro ayudante de peón de albañil, con el tiempo, pegó el braguetazo y paso directamente a ser Director General de la susodicha constructora. Lo de Director General era un eufemismo pues no sabia a ciencia cierta de que se trataba. Con el tiempo empezó a actuar como tal, en la parte de mandar mucho, gritar cuando hiciera falta, y sino también. De su suegro, aprendió, a pagar mal a sus empleados, a ahorrar en los materiales de las obras que construían, a liar a sobornar a manipular y a ganar dinero a espuertas.

Por supuesto este currículum no era el oficial. El verdadero y feten era:
-“Provengo de una familia muy humilde pero honrada. Empecé a trabajar muy joven en un despacho de abogados, donde era muy apreciado. Allí siempre que podía cogía libros de derecho y me los leía, así como seguía los casos que llevaba el bufete. Allí empecé a estudiar derecho por la universidad a distancia. Cuando me faltaba un curso entré a trabajar en la Constructora, como Director General y claro, no pude continuar los estudios. Algún día terminaré las pocas asignaturas que me quedan.”

Así pasaron los años en plena burbuja inmobiliaria, donde nuestro individuo se supero en todo. Empezó a tener que viajar. ¡Y cómo disfrutaba en los aeropuertos,! Con su chaqueta y corbata, su maletín con el portátil. Hablando con el móvil. Se compraba un periódico de economía y hacía como sí lo leyera con gran interés. De vez en cuando, sobre todo cuando cercano a el había un grupo de clónicos ejecutivos, cogía el móvil y empezaba:
-“Vende cuanto antes, si, vale, compra. ¿A cuantos enteros esta?, Bien compra.”
Y tonterías parecidas. Durante todo el vuelo ponía en marcha el portátil, haciendo como si trabajara con él. En fin todas las bobadas que había visto hacer a los “yupis” de pró, en los aeropuertos.

Una vez en un aeropuerto en la cola de la aerolínea, alguien le empujó, se volvió airado y vió que el autor del choque era alguien del tipo de gente que odiaba en particular. Chico joven, pelo rasta con camisa y chaleco abierto, pantalón de vaquero, raido (posiblemente adrede,) con mochila, pasota. Personaje habitual en los aeropuertos. Ciudadanos del mundo. Libres. Sin ataduras. Aparentemente, feliz. Su antitesis. Lo mas odiado. ¡Escoria. Vagos. Garrapatas de la sociedad. Anarquistas, rojos de mierda!. Todo esto lo pensaba y lo decía voz en grito nuestro personaje. ¡Será posible!.

Por supuesto era de derechas de toda la vida. A pesar de que cuando era peón de albañil se afilio al sindicato Comisiones Obreras. Del cual lo expulsaron por no pagar. Sus comentarios políticos y de los políticos en particular (de izquierdas por supuesto) eran de lo más peregrino, insultantes e inconsistentes.

Tenia una vida sexual intensa, pagando, claro. En fin el perfil de un triunfador.

Pero, un mal día, todo cambió.

Salió de casa, con su traje de chaqueta de seda, pasó por debajo de una obra y le cayo un gran pegote de cemento fresco, que le dejó el caro traje, hecho unos zorros. Después de armar la marimorena, insultando al gremio de obreros del que él formó parte en su día, entró en un bar para beber algo que le quitara el sofoco. Estaba la televisión puesta. Las noticias. Estaba hablando el corresponsal en Nueva York.
-“Ha sido detenido el magnate de Wall Street, Madoff, por estafa...”
-¿Madoff, no era ese el nombre de la segura inversión, que le había recomendado el simpático director de su banco.? Le entró un sudor frío acompañado de un vahído. Tambaleándose salió del bar.

-Todos mis ahorros, todo mi dinero, no puede ser.
Se sentó en un banco de un jardín público, para serenarse. Poco a poco se fue calmando. Y se dijo.
-Bueno, cálmate, esta mi suegro que no me dejará en la estacada, además, cuando se realice la urbanización de Cabramonte de la Sierra, que mis buenos sobornos me ha costado, ganare un pastón y a vivir. ¡Si nos dejan los socialistas de los cojones, claro.!

Con estas disquisiciones se fue tranquilizando. Y de pronto recordó, que tenia hora con el especialista, que le daría el resultado de esas molestias de los bajos que tenia últimamente, Nada de importancia.

-Bien el resultado de los análisis, nos dice claramente que tiene sífilis complicado con blenorrea, además de ladillas. Debería de tener mas cuidado en sus relaciones sexuales.

Cabizbajo andaba sin rumbo fijo rumiando todo ese acumulo de desgracias.

-Ya no puedo más. ¿Que he hecho yo para merecer esto,? Soy buen católico, voy a misa, casi siempre. Cumplo los mandamientos, bueno, algunos si. Doy trabajo. Pago poco, pero pago. Estoy con mi mujer, casi nunca le pego. Víve como una marquesa, tiene de todo. ¡Una injusticia, eso es lo que es!.

Pero el día no había acabado.

Decide volver a su casa. Cruza el umbral. Sube el ascensor. Abre la puerta de su casa. Oye risas en su habitación. Entra.

La anodina y el portero, en pelota picada, que se revuelcan en la cama. Horror.

Tira al portero a patadas, abofetea a la anodina (no tan anodina.) Gritos. Lloros. La empuja a golpes fuera de casa. Temblando se sirve un coñac. Se sienta en el sofá. Pasan las horas.
Suena insistentemente el teléfono. Lo descuelga.

-¡Cabrón, mas que cabrón, como te atreves a pegar a mi hija y a tirarla de mi casa, porque es mi casa por si no te acordabas. ! ¡ Además, cornudo, pues me ha dicho mi hija que lleva cinco años jodiendo con Mariano (el portero) que además es de mi pueblo. Y para que sepas, está preñada y no es tuyo, es de Mariano. No vuelvas por la Constructora, pues te pego un tiro, fijo. !

Aeropuerto de la ciudad. En la cola de la aerolínea. Ejecutivo airado, porque un personaje le ha empujado. Insultos. El personaje es calvo estatura mediana, de unos 48 años, cara resignada, pelo sucio, con camisa y chaleco abierto, pantalón de vaquero raido, con mochila.

-Deme un billete para el sitio mas lejos.

-¿Mas lejos,?Veamos ¿Kuala Lumpur, con escala en Rótterdam, Helsinki y San Petersburgo.?

-Vale.

No fue feliz, pero lo intentó.

Texto agregado el 10-11-2009, y leído por 333 visitantes. (6 votos)


Lectores Opinan
11-02-2012 Buena narración, lenguaje adecuado y con ese toque de fino humor negro, estupendo******* shosha
09-02-2010 Bueno, es cierto que todo lo que sube, baja pero la inversa, "todo lo que baja, sube", no tiene por qué ser así. Te lo demuestro en uno de mis cuentos: "Mala Suerte" que me ha recordado bastante a este que acabo de leer. Permíteme que te lo recomiende. Un abrazo y felicidades.http://www.loscuentos.net/cuentos/link/369/369330/ Poirot
21-12-2009 Me gustó.En alguna parte tiene un desarrollo de estilo teatral.Muy bueno,te saludo. escofina
17-11-2009 Esta bueno!! te va llevando con interes y pinta muy bien todo lo que aborda. Aaronico
12-11-2009 Es un cuento con enseñanza moral para todos y divertido....***** huellys
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]