TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / jaime_bss / Hermosos pasos asesinos.

[C:426893]

Permaneció sentada bajo el sol de septiembre durante varias horas, mientras nacía tibio el sudor de su frente y se le partían los labios. Los minutos dejaron de significar algo para ella, media el tiempo en lagrimas y ausencias.
Su cerebro se bloqueo de tantos males y se inundaba de dudas, incertidumbre y tristeza. No fueron suficientes las vueltas que le dio a su infortunio. Desempleada, abandonada y de luto. Un coctel de males para la persona menos preparada para enfrentarlos, esa fue la orden que despacharon.
Tres semana antes su madre falleció súbitamente, causa de la más simple de las gripas; entre la congoja y los regulares ritos mortuorios se ausento del empleo por dos semanas Lo siento, pero ni un aviso dio Margarita, sabe usted que no es mi decisión, pero le doy mi pésame y le deseo mucha suerte, gracias-, fue la ultima frase de su preadolescente jefe. Su vida se quedo en pausa, su mente se desconecto de su cuerpo y se aíslo del mundo, acompañada sola de un sudor frío que abrazo su cuerpo durante días.
El siempre distante Andrés, con la corta vida y las pequeñas decisiones que se había obligado a tomar, no lo soporto mas, esa mañana se despidió de ella con un beso en la mejilla sin decir una sola palabra.
Su último recurso escapo y se quedo esa mañana bajo el sol que recorría paso a paso su vida, que en tres semanas paulatinamente se hizo pedazos. Se aferraba a la compañía y obligación que le proporcionaba su hijo de tres años.
Se levanto de la banca en que permanecía, camino sin propósito pero con rumbo a su casa, con la boca reseca y la cara manchada de lágrimas resecas, los pasos lentos y pesados hicieron su camino mas lento, y su depresión mas aguda. Abrió la puerta casi por inercia y omitió su tradicional saludo en el umbral de si casa; siguió derecho hasta pasar al jardín y se tiro en el suelo sobre sus nalgas insensibles. Pesados los parpados en peso puerto bajaron su mirada y la posaron en una naciente flor, aquella que fuera la preferida de su madre y la que le diera el nombre. Una margarita crecía en un suelo apto solo para pasto reseco y yerba mala. Indefenso, solitario y triunfante el botón naciente parecía sonreírle piadosamente a su miserable existencia.
Pocos segundos después de apreciar el aventurado acontecimiento su cara dibujo la primera sonrisa en semanas, una sonrisa casi de felicidad pero con tonos de ironía.
Permaneció cautivada, acompañada de su sonrisa por varios minutos. Armando bajo corriendo las escaleras para saludar a su madre. Tras dos tropiezos y varias dificultades se aproximo a ella. A pesar de sus graves problemas motrices Armando consiguió su primer salto, despego en del suelo y pareció planear por varios segundos, una hazaña que para Mago supero por creces los mejores vuelos imaginables. Sus zapatitos suspendidos, la tierra despedía, la incomoda apariencia y el danzar del cabello de Armando recibieron una respuesta casi de jubilo de la sonrisa Mago, una sonrisa que no tomaba prestada hace años.
El sol de medio día provocaba cierto fulgor en la vida y uno aun mayor en los ojos inyectados de adrenalina de Mando. Los segundos se hicieron eternos y Margarita Azalia casi olvido el dolor agobiante.
Casi tres horas después, en tiempo humano, Armando perdió impulso y descendió. El aterrizaje fue forzoso y culmino en el rugir estruendoso de la muerte del botón, de la muerte de la esperanza y el consuelo de Mago, en la muerte del lejano recuerdo de su madre.
Yació muerta la flor, al igual que los restos de la humanidad de Mago.
Margarita Azalia permaneció y fue recordada de esa forma, una mujer inerte, insensible e inhumana. Asesinada por el mas feliz pisotón en su historia.

Jaime Cracaño.

Texto agregado el 18-10-2009, y leído por 174 visitantes. (4 votos)


Lectores Opinan
18-10-2009 Muy bien narrado. Pero pero bastante triste. Lo manejaste con maestria.5* carolina52
18-10-2009 Muy buen cuento, gran historia, gracias por el convite, mis***** nanajua
18-10-2009 bellamente narrado... pero muy triste. abita
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]