TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / juaniramirez / Lucero

[C:424183]

Se aferraba a la vida como esas plantas que ella cuidaba a las raíces que se alimentaban en esa tierra fértil de las macetas. Era fuerte y activa como ella sola. Se levantaba con un ímpetu y unas ganas de vivir tan inmensas que contagiaba a cuantos estaban a su alrededor.
Su generación estaba compuesta de personas fuertes mental y físicamente. Sin embargo habían crecido con pocos alimentos y en circunstancias duras y difíciles como los años de guerra y posguerra. Habían superado muertes cercanas y lejanas: familiares o vecinos o conocidos que desaparecían en la guerra o eran arrestados de madrugada por el chivatazo de también otro conocido.
La superación del miedo a lo largo de sus vidas les hacían héroes de pequeños problemas que se presentaban día a día. Su templanza y su cordura les hacían inmunes a enfermedades que son actuales en nuestra sociedad, como el estrés, la depresión, la ansiedad, etc.
No han tenido la alimentación tan cuidada y estudiada de vitaminas y proteínas, pero sí han sido base de su dieta alimentos sanos y de primera mano sin fertilizantes, ni aditivos ni conservantes como los que comen nuestros hijos hoy en día. Lo que sí han sido escasos esos alimentos. No había comida, los campos estaban abandonados puesto que los campesinos eran arrojados a otro campo, al de batalla. Las industrias también estaban cerradas, las únicas que aún estaban en activo eran las que se habían adaptado a producir armas para la guerra.
Mujeres vestidas siempre de negro, con la foto colgada del pariente fallecido en la guerra o del fusilado o del que habían mandado a Alemania. Siempre con la pena de tener a un ser querido muerto pero tan presente en sus vidas como esa foto de boda de una muchachita de luto por su padre, casándose en esa humilde parroquia de barrio. Un día tan feliz y con la ilusión de casarse con un buen hombre, ensombrecido por el negro del duelo del que ya no está entre nosotros.
Con semejante panorama, ¿quién no va a madurar pronto en su vida?, ¿quién no va a tener conciencia de lo precioso que es la vida y lo que merece saborearla en cada minuto? Eso también se inculca y se enseña sin que una se lo proponga, simplemente se desprende de sus actos y palabras. Sólo por eso o “todo” por eso tengo que estar bien, que cuidarme y no preocuparme de lo que no merece la pena. Lo hago por supuesto por mí y los míos, pero también en honor a ella, a lo que me ha enseñado y he mamado desde pequeñita.
A ti mamá. A tu piel curtida por los años y surcada por unas arrugas profundas pero manifiestas de sabiduría y que dan fe de las alegrías y las tristezas que han forjado tu extensa vida.

Siempre a mi lado siempre.

Texto agregado el 28-09-2009, y leído por 114 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
14-10-2010 Nuestras madres, siempre presentes. Emotivo texto. ***** susana-del-rosal
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]