TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / doctorpi / UN ANGEL SIN INGENIO

[C:420703]


Me encontraba sentado en mi sillón favorito leyendo un libro que demandaba mucho esfuerzo cuando un ángel abrió la puerta ventana y entró al living.
- ¡Tranquilo! No temas. No te hare daño. Soy un ángel - Me dijo en un perfecto castellano neutro porque este ángel era el representante de Sudamérica.
- Te estuve observando desde hace unos días como luchas con ese libro que es muy difícil. Y como premio a tu esfuerzo vengo a concederte ¡UN DESEO!!
- ¿Un deseo? ¿Pero esa no es tarea de los genios?
Mi pregunta lo incomodó un poco.
- ¿Que importa eso, quieres que te conceda un deseo o no?
- Bueno, si... pero no se me ocurre nada....
- Algo debes desear más que nada en esta vida hombre. Piensa.
- Mmmm... Dejame ver. ¡Ah! ¡Ya lo tengo! ¡Deseo una máquina, una máquina que pueda cebar mate! ¿Que te parece?
Sorprendido respondió:
- Explícate mejor por favor.
- Es fácil - respondí - una máquina que me cebe mate mientras leo o escribo, así no tengo que interrumpir mi actividad y puedo aprovechar mejor mí tiempo.
- ¿Pero que clase de deseo es ese?
- Intentá leer y tomar mate al mismo tiempo y te vas a dar cuenta que tengo razón. Es muy incómodo. Hay que interrumpir la lectura a cada rato para volcar el agua en el mate y al final ni leo ni cebo. En cambio con una máquina que yo pueda acomodar junto al sillón que vaya cebando y cambiando la yerba estaría más que cómodo y te lo agradecería mucho.
Se quedó pensativo
- No prefieres una buena suma de dinero, serías millonario y podrías contratar a alguien que te la fabrique. Hay buenos inventores en tu planeta....
- De ninguna manera, no necesito dinero, solo quiero mi máquina cebadora de mate.
- ¡Ufff!! Está bien. Eso si, me podrías hacer un dibujo porque no se por donde empezar.
No soy muy buen dibujante, pero accedí a su pedido y dibujé una maquina que tenía cuatro brazos dos para calentar el agua y dos para cebar y cambiar la yerba. Tenía también otras prestaciones pero no quiero extenderme demasiado con tecnicismos que no vienen al caso.
Le entregué el plano. El ángel lo estudió detenidamente y dijo:
- Muy bien. Voy a cumplir con tu deseo.
Después de unos minutos de máxima concentración finalmente hizo aparecer la máquina.
- Listo. ¿Es esta la máquina que querías?
- Creo que si, tengo que estudiarla.
- Ah! me olvidaba- dijo y me extendió un manual - No tengo tiempo para explicarte cómo funciona.
Tomé el manual.
- Fue un placer conocerte. Si vuelvo a verte espero que tengas deseos menos complicados. Adiós.
Abrió la puerta-ventana y salió volando.
Uds. se preguntarán como me fue con la máquina. Mal, funcionó unos meses y después se descompuso. Actualmente duerme en mi baulera junto a una bicicleta que le regalé a mi hija y que nunca usa.
De todos modos la culpa fue mía. Tendría que haber reclamado la garantía.
FIN.

Texto agregado el 04-09-2009, y leído por 77 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
04-09-2009 Genial! Parisse
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]