TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Tharkun / Un domingo por la tarde

[C:404486]


All those moments will be lost in time,
Like tears in rain…
(Blade Runner)


Un domingo por la tarde

Era una tarde soleada: limpio el cielo azul y suave la brisa que soplaba en ráfagas. Imposible y fantástico se alzaba el inmueble, con el escenario puesto para lo inmortal, tan alto que parecía que nos aislaba en una burbuja mientras las leyes del mundo se derrumbaban en sus fronteras. Menos de cien mil no había, todos con sus banderas y sus gritos de anticipación esperando el momento de la consagración. Cantaba la gente y sonaban las trompetas, ambas retumbando en las paredes, envenenándonos de adrenalina que electrizaban nuestras venas y hacían temblar las piernas.
Ahí estábamos todos juntos como un pelotón, o simplemente como una familia que se juntara a comer un asado el domingo. Puestos en posición para liberar la mente y el corazón, y hacer despegar las piernas y los brazos que momentos antes del inicio se quedaban como sembrados en la tierra.
Por fin se soltó y todos corrieron: todos los ojos puestos en la víctima. Todo el lugar gritaba de emoción y suspiraba de temor, comiéndose las uñas o exclamando nomenclaturas que retumbaban en el cemento de la inmensa catedral de plegarias y deseos. Nosotros en medio de todo, corríamos, moviéndonos en un baile sincronizado, perfecto en la ejecución como estético en su esencia. Los héroes combatían así; la sangre hirviendo y sereno el corazón, en fuego las armas pero congelado el tiempo y el mundo.
Hubo un momento en el cual el baile cesó y la sombra pareció que oscurecía todo. Sin embargo, como si de entre la gente y el movimiento, una presencia me cubrió y silenció el temor y calmó el apremio. No fui yo quien fue por ella, fue ella quien vino a mí, como si hubiera bajado desde el cielo en busca de una expresión –una palabra– que la definiera y le diera aquél sentido que arriba en las nubes –siendo etérea e intangible– no tenía.
La acaricié suavemente, imaginándola en una forma más madura y sólida. La protegí como si allí estuviera mi vida entera. Vi pasar de soslayo a varios que la atacaban con sus picos y sus manotazos, queriendo violarla y destruirla, convertirla en un demonio o en fantasma. Apoyándome en ella, los dejé sembrados, con sus caras atónitas y su jadeo incesante, viéndome cada vez más lejos y más fantástico que nunca jamás. Ahora estaba viéndola de frente, galopando al paso que me dictaba. Quería correr sin frenar y ganar por fuerza y deseo, sin embargo, ella era más fuerte que yo y al ver al enemigo cerca, lo quebró dejando su zarpazo volar cerca de mí, disparándome hacía dentro. Ahora éramos como uno solo, sintiendo y bailando bajo la misma melodía que nos liberaba. Vi al siguiente llegar, su mirada clavada en mis armas, esperándome de frente listo para pararme en seco. Pero no podía ser así, la imaginación siempre es más que las reglas, y con un movimiento ágil y fugaz, lo desparramé, salté sus hachazos y me quité sus porrazos sin más.
De pronto me encontré solo frente a la gloria inalcanzable, solamente con uno por delante, que se crecía con su vestimenta y me enfrentaba con las manos abiertas. Quería sacarlo por potencia, destruirlo en mil y reventarlo hasta que nada más que una figura impotente e insignificante quedara de él. Pero no era ese el camino predilecto, a último momento, como si por un hechizo desafiante, rompiendo por completo el orden que afuera seguía acechando, lo fusilé con aire y cayó de espaldas, con las manos por los cielos, como si descendiera al infierno luego de haber expirado en frente de un pelotón de fusilamiento. Mantuve el mismo paso, arrastrándola siempre como sosteniendo un recién nacido, y fue allí que lo vi; el arco vacío, destruido por guerras, agotado por sudor y traicionado por la brutalidad de la fuerza. Solté el latigazo, como liberando una paloma, al mismo tiempo que un pinchazo atolondraba mis piernas y me sacaba volando por los aires. Irrumpió las arcas de lo perdido e inconcebible, reuniéndolas con lo místico y lo perenne, como si desde el mar regresara una esposa perdida, imposiblemente limpia de musgo y arena.
Corría como tratando de perseguirla hasta lo último, todavía con sus tintes, tan elegantes como femeninos, impregnados en todo mi cuerpo. Mi mente seguía repasando su último vuelo, que revoloteaba como un barrilete cósmico entre mis sienes. Llegaron todos, entre lágrimas y abrazos, con la euforia incontenible que hacía tanto tiempo hinchaba sus corazones y quería hacer estallar su mundo. Ahí, en un soleado andurrial, estábamos todos en algarabía, arropados por su dulce y cálido aliento que todavía sobrevolaba los aires llenos de cantos enloquecidos y saltos incontrolables. Parecía como si el cielo hubiera explotado, con papelillos volando y gritos ensordecedores que poblaban hasta el más oscuro y alejado rincón de este mundo…
Me era imposible imaginar en ese instante que ahora recordaría ese momento con nostalgia, todavía sintiendo de repente cómo una ráfaga de luz y viento me trae de nuevo ese suave murmullo. Y la melancolía se asienta, pero como escondida delante de una satisfacción que no deja respirar, cuando me siento con la familia a un lado, en los templos de la estética y el esfuerzo –protegida siempre por los fieles paladines de la fuerza y el honor–, y una simple pincelada o gesto hacen que desde el fondo de mi corazón, aquella que en otro tiempo acarició nuestras almas, empuje una pequeña lágrima que me hace olvidar todo hasta que de entre la caverna de los esclavos hay algo que logra que todas las gargantas se junten y tambaleen los cimientos de la conciencia. Liberan un grito unísono que nos infla y nos avienta más unidos que nunca; gestos distintos y tonos dispares, pero siempre el mismo: Gol.

Texto agregado el 14-05-2009, y leído por 115 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
14-05-2009 exclente diego, enverad que si. te luciste con las descripcones y analogias. SEXSI!!! bungalabungala
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]