TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / avjota / Tan solo un sobre

[C:404477]

Esta tarde caminaba algo cansado por la solitaria plaza de mi barrio, cuando unos metros delante de mis pasos pude observar, bajo un banco vacío, un sobre blanco. Con curiosidad, me detuve, lo levanté y me senté para ver su contenido.
Sentado, con el sobre en mis manos dejé volar mi imaginación. Mil cosas pasaron por mi mente antes de abrirlo. Pensé en documentos, en apuntes de algún estudiante, en dinero, en una carta de amor… y ahí quedé, con la vista perdida en ese césped parcialmente cubierto de hojas de un demorado otoño.
Al abrirlo me encontré con algo que jamás hubiese imaginado, una fotografía, antigua, color sepia, algo tiznada. Una hermosa mujer era el motivo de la foto, y a decir por el vestuario que llevaba y el peinado tan armado no me quedaron dudas que debía hacer muchos años que había sido tomada.
Me quedé mirando esa imagen y pensando quien podría haber dejado allí ese sobre y quién sería esa dama.
Fue en ese momento que se me acercó un anciano y mirando la foto que tenía aún entre mis manos me dijo mientras se sentaba a mi lado:
- ¿Hermosa, verdad?
- Así es, asentí. Una bella mujer.
- Era mi esposa dijo el anciano con voz trémula. Le pido me disculpe agregó, estoy algo agitado, hace un rato estuve sentado en este mismo banco observando esa foto pero mis manos temblorosas pensaron haber guardado el sobre en el bolsillo y evidentemente no fue así. Cuando llegué a mi casa me di cuenta que la había perdido y volví lo más rápido que pude para ver si la encontraba.
Al escucharlo, introduje el retrato en el sobre y se lo ofrecí al viejito quien con sus manos temblorosas, lo tomó, lo llevó a su boca y le dio in beso.
-¿Sabe algo señor?, me dijo, es el único recuerdo material que me queda de ella. Es lo único que pude salvar del incendio que se llevó su vida. Y todas las tardes, cuando el clima lo permite vengo a esta plaza a mirar su rostro, a conversar con ella, a éste mismo banco donde nos dimos el primer beso.
El anciano se puso de pie ayudado con su bastón y agradeciéndome, me tendió la mano.
Me ofrecí a acompañarlo y aceptó con un suave movimiento de su cabeza.
Al llegar a su casa, abrí la puerta con mi llave, le di un beso y le dije:
- Abuelo, ya sabes que no tienes que salir solo a la calle, y mañana sin falta haremos una copia de la foto de la abuela, yo también quiero tenerla.






Texto agregado el 14-05-2009, y leído por 215 visitantes. (12 votos)


Lectores Opinan
20-05-2009 Ah… amigo, ¡qué lindo relato! ¡Esa combinación del anciano abuelo, del bello recuerdo, de la mano que se ofrece, de la foto envejecida por el tiempo y los recuerdos! Añoranza plasmada en tus bellas letras, sentimiento que la bordan, ilusiones que la tejen y del nieto que rescata lo abstracto de las circunstancias de la vida. Me has conmovido, mi querido avejota, y mucho. Un abrazo. Sofiama
18-05-2009 ¿ Cómo , el anciano era su abuelo que no reconocía al nieto....? Como sea, una linda historia de amor. Bien contada. Con un remate tierno.****** pithusa
16-05-2009 ¡Dios! amigo mio,qué dulce eres! Qué lindo,que ternura más grande has sacado de tu alma. Eso que le dijiste a ese anciano es el regalo más grande que debe haber recibido. Me he sentido muy emocionada con tu bello,pero bello bello escrito. Como sería este mundo si hubiesen más personas que dieran tanto amor? Un beso Victoria 6236013
16-05-2009 Generoso relato. 5* jugama
15-05-2009 Muy dulce, me remataste con el final.*********** tequendama
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]