TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / marxtuein / RELATO INCONCLUSO

[C:398672]

Le creyó la advertencia de que tarde o temprano cobraría venganza, porque conocía su carácter explosivo. Lo que nunca imaginó fue la forma tan salvaje en que lo haría.

El rostro de María era limpio, como recién lavado. Un lienzo blanco y nuevo en el que resaltaban solamente las cejas arqueadas como arco triunfal que protegía los ojos marrón; la nariz perfilada en un trazo difuminado en las cejas hasta definirse en las fosas nasales perpetuamente expandidas, jalando aire para alimentar el sempiterno estado de exaltación y la boca estrecha, de labios carnosos. Nada más. Ni lunares ni manchas. Arrugas o cicatrices. Un prototipo de las “marías” de Murillo.
Cuando la miró por primera vez no pudo dejar de evocar a esas modelos jóvenes españolas del siglo XVII. Doncellas de finas manos, grandes ojos negros, blonda cabellera y formas redondas, que posaron para el artista andaluz con la expresión necesaria para transformarlas en seres en cuya contemplación desaparecen los encantos puramente sensuales y humanos para dar lugar a una admiración casta y religiosa.

Que equivocado estaba. En esa mujer no había bondad y mucho de demoníaco, que también tiene grado de credo
Pero basta de regodearse en la historia del arte porque el lector es un ser ocupado que no tiene tiempo y tal vez recursos e interés para ir al Museo del Prado para examinar el tino o desatino de la descripción de la modelo que inspiró la “Inmaculada Concepción de María”, y al que seguramente tampoco le interesará adentrarse en los vericuetos del culto religioso católico, incluyendo el mundillo erótico y galante de los artistas andaluces, y menos el culto a belcebú.
Seguramente está más interesado en saber que María no vestía un sayal amplio, vaporoso y amarillo, tocado con una especie de capa verde, como solía pintar Murillo a las ninfas sacras, y tampoco una ajustada malla roja con un rabo como colgando de las respingadas nalgas. No, la muchacha vestía solamente una camiseta, esa si, amarilla aunque ajustadísima y corta hasta más arriba del ombligo con el número 10, y jeans pescadores que dejaban ver unas pantorrillas bronceadas y definidas que el mismo Ronaldo envidiaría.
Tampoco esta María estaba rodeada de media docena de ángeles, esos que dicen las malas lenguas los artistas buscaban como modelos entre los niños homosexuales de los barrios bajos, o de uno que otro viejo y baboso demonio, sino de un trío de gamberros, más que púberes, treintañeros e inmersos en la peliaguda tarea de sobrevivir al torbellino provocado por el red bull mezclado con vodka.

En ese momento, en esa noche de luna llena, Andalucía reclamaba a Sevilla la falta de espiritualidad. La carencia de misticismo. Y es que era el colmo que María se empeñara en confundir la Harley con los querubines de sedosas alas alzando hacia los cielos a la madre de Cristo.

En ese paisaje y condiciones, él apareció como un arcangel bizarro enfundado en chamarra de piel. Prepotente a fuerza de pulsar el acelerador de la motocicleta y accionar el freno para dejar la labor de conquista a la estridencia quejosa del motor. Luego un breve silencio para dar paso a la voz aguardientosa - hola guapa, ¿te llevo a paseo ?-.

Ella, María, con ojos achispados y la aletillas de la nariz expandidas, como de excitación en película porno, no contestó con palabras sino con la pierna derecha en el aire como impulso para asentar sus redondo trasero en la trasera parte, que también la tiene, el asiento de la motocicleta.

!Coño ! ¿dónde está el cuento ? A este paso vamos a terminar en un culebrón. Pero ni siquiera eso, que bien es sabido que al autor le cuesta ir más allá de las doscientas líneas. Se aburre, necesita beber más y fumar hasta caer en el agotamiento, y luego un final precipitado y burdo.

Permitámonos entonces una pausa para preparar un Whisky, checar el mail, mear, repasar los estados de cuenta del banco, y ya, mandando a la mierda a los usureros de la globalización a ver qué pasa con la María encaramada en la motocicleta, embarrando los senos en la espalda del jinete de blonda cabellera cana y pulso firme.

¿Se romperán la crisma en las vueltas y vueltas en el parque del pueblo como pista de prueba ?
No, hombre, no, que el inicio del relato habla de una venganza.
Tecleador, sea congruente, lleve al final la historia sin saltos epilépticos y descripciones de rococó.

María abrazo con fuerza la cintura del motociclista después de completar el primer circuíto y pegó su estrecha boca de labios carnosos al aturdido oído del conductor gritando - dale tío, dale más, con cojones ! y él, feliz contestó, ¡vámonos ! pulsando el acelerador.
La exigencia de María se repitió luego del segundo circuito, pero él mirando el velocímetro tocar los 140 Kilómetros por hora se arrugó. Bajó la velocidad y se dirigió lentamente hacia las luces de neón del bar que invitaban a una refrescante pausa.
Ella desmontó la Harley, le pidió se quitara el casco con una sonrisa dulce que prometía un beso, y en cambio le asestó una bofetada. Él como macho que se respeta la tomó del brazo y la jaló hacia hasta que quedó en posición de besarla en la boca, y naturalmente, lo hizo metiendo la lengua hasta el paladar.

El recurso fue premiado con una noche de sexo en que el motociclista se reencontró con su potencia adolescente.

Con esa mujer era capaz de hacer el amor una y otra vez. Pasar encerrado en una habitación día tras día admirando el rostro impoluto de María. Su forma de amar salvaje le hizo olvidar temporalmente sus obligaciones, pero el embrujo acabó la noche siguiente cuando el rugido de la Harley le anunció que alguien la robaba.
Se asomó por la ventana y alcanzó a distinguir a dos de los gamberros que acompañaban aquella noche a María virlándose la motocicleta.

Vamos, ya se empieza a vislumbrar la trama de la historia. Por cierto bastante convencional. María era el gancho de los viciosos para robar al viejo casanova.
¿Y para eso tantas vueltas ? ¿Y los cabos sueltos ?¡ por favor !. Disciplina, revisión del texto y seriedad, que a este paso el escritor se perfila como un burdo imitador de Manuel Vincent.

Se acepta el regaño. La parte autobiográfica e ineludible en cada texto se sincera con el motociclista descargando la impotencia a golpes contra el inmaculado rostro de María. Pero no, busquemos un final mejor. Porque cuando el escritor disfruta el teclado del ordenador, la luz y la dotación de alcohol y tabaco la conclusión deberá ser impactante. Por eso se propone que el aguerrido y otoñal macho tome la pistola que había guardado debajo la cama, una Pietro Barreta que reportó como robada en sus años de policía de la interpol y que era su fiel compañera de sobaco en su jubilación de tan peligrosos menesteres.

Acto seguido, María le arrebata el arma y descarga los tres cartuchos restantes en el cráneo del motociclista.
No, el final es convencional. Qué tal mejor más cercano a la realidad? Él se encabrona, le atiza tres bofetadas a María, la arroja en la cama y le hace sexo anal.

Pero no, el escritor todavía tiene escrúpulos, una novia a quien respetar y un estaus de hombre respetable para estar proponiendo desenlaces guarros. Por tanto propone un final sensato.
El motociclista cincuentón telefonea al seguro para reportar el robo de la Harley y...pero recapitulando ¿dónde queda la venganza de María ? Muy simple. Desnuda, reluciente, como viva imagen de la virgen se aproxima al preocupado hombre, ronronea y .... ¡apreciable lector, ponga usted lo que quiera como final, que alguien, en esta vida, en este instante, ha entrado violentamente a la casa del escritor !

Texto agregado el 02-04-2009, y leído por 399 visitantes. (32 votos)


Lectores Opinan
17-12-2012 "embarrando los senos en la espalda..." Muy buena esta frase. El cuento debió ser solo esto. Lo demás fue sobrante experimental. Delirium
29-08-2012 Hola hombre-anuncio, ya hacías publicidad en 2009? mariana27
25-06-2009 Considero al pobre a quien le estás plagiando. Le estás cagando de paso la cara. jugama
22-06-2009 -5* Murov
12-06-2009 dònde està el cuento?...tambièn es mi pregunta.. te dejo mis saluditos..jajaja pampita
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]