TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / gabriel_antonio / Alguna vez el ciego quiso ver y el estúpido ser hábil…

[C:386599]


En una breve realidad sin prisa él vivió siendo un farol más de luz tenue en la interminable calle; uno mas que apuntaba su mirada al escaso firmamento que lograba iluminar. Tan pequeño tan limitado, tan inseguro de si mismo que incluso no siendo él era tanto y mas desdichado.
Desde muy niño fue torturado por una malignidad que nacía de su sangre defectuosa, un mal que lo mantuvo en el ceno materno por más tiempo del necesario. Antecedente es de una dependencia dormida que siempre se cuestionó.
Ella tuvo todo lo que él deseo y ella misma siempre fue su mayor deseo. La alegría y vida que de los pasos curvos de esa gigante estrella en su vida lo absorbían en una euforia pocas veces reconocida, incluso por él mismo. En la pasividad de ser, un ente opaco y por mucho que deseara con todo su afán admirarla con propiedad y licencia, mantuvo su distancia esperando que por algún extraño giro del destino que esa flor de mil colores se posara bajo su tenue luz y tocara la inimaginable gama de sentimientos que yacían inertes en el fondo de su ser. El soñaba en cada palpitar insólito en cada minuto de sosiego, esperando sin esperanza, aunque suene contradictorio así siempre fue, día tras día.
Los cuestionamientos lo inquietaban y asfixiaban de una manera insoportable, punzaba cada incongruencia su cien con la fuerza de un puñal asesino, la respuesta no la tuvo ni dios ni el diablo, menos su infinita ignorancia. La pregunta constante, -¿por qué?- por qué el día termina antes de comenzar?, por que su luz no se mezcla con la mía?... respuesta que por años le fue negada.
El tiempo pasaba por el y por su piel, y su extraña inercia atrajo de manera insólita a quien siempre inspiró su alicaída forma de vida, a continuar respirando aunque no sintiera alma dentro de él. Sin si quiera imaginarse que el tiempo inerte le coarto la posibilidad de caer, el aprendió a dar paso tras paso sin mirar el camino, su sendero se cimentó antes de que dejase el ceno materno, y esa solidez ella abrazo buscando seguridad al compartir su camino. El fue feliz por primera vez en su vida…

Texto agregado el 03-01-2009, y leído por 165 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
03-01-2009 esta bonito- ESTRELLITAS*********** issahadita
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]