TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / aaaaaaaaaah / Algo me pasa. El principio del final

[C:380175]

(esto fue re-editado)


"Vamos, nene", dijo. "¿No vas a besarme?". "No vayamos tan rápido", le dije yo. Y se rió. Pero no se rió para burlarse de mí, sino que se rió con gusto. "Sos único, Bobby Brown". Y se me echó encima.
Grité. Sí, grité como un desgraciado porque ella, toda entusiasmo, removió arena y unos generosos granos de arena brasilera, que por ser blanca no es menos peligrosa, se me metieron en los ojos. Al principio creí que, pese al dolor que experimentaba (soy un hombre de córneas sensibles), esa iba a ser mi salvación; mi excusa para volver. Pero la muy mujer supo cómo deshacerse de las partículas arenosas que me atormentaban. Hizo tres movimientos enérgicos, pero tan suaves como sólo una madre puede, y me devolvió la vista. Entonces sí estaba en sus garras. Y estaba en deuda con ella: tenía que besarla.
Con los ojos vidriosos (en parte por la irritación, en parte por el llanto reprimido) traté de concentrarme. Pensé: "Esto tiene que ser fácil, ¿acaso no se besa la gente en las discotecas? ¿Y los actores? ¿Qué hay de los besos de actores?". Tenía que mentalizarme. Relajé todos los músculos de mi cuerpo; me imaginé ingrávido, suspendido en el fondo del océano rodeado de caballitos de mar. Una sirena u otro ser de cuerpo andrógino y perfecto me guiñaba el ojo detrás de las algas. Se acercaba a mí como en un sueño. "Oh, ser de las profundidades, enséñame a amar, quiero retorcerme de éxtasis". "Retorcerme de éxtasis", lo dije en voz alta. Ahí estaba ella, mirándome. Pero volví junto al ser acuático y dotado de bellos movimientos, que acercó sus labios a los míos. "Listo", pensé, "lo estoy haciendo bien". Al separarse apenas de mí pude distinguir por primera vez su identidad: era el negro, mi negro. Con piel de nácar y dientes como perlas. Con su cara que me decía formas y colores deliciosos como frutas maduras. Me entregué al sentimiento. Besé al ser con todas mis fuerzas, como si fuera a morir en ese mismo instante, que ya era eterno.
"¿En tu casa o en la mía?", aprontó la voz de Sharleena.


Enviá SHARLEE al 2112 si querés que vaya a casa de la candente Sharleena o HECTOR al mismo número si querés que vuelva a la cabaña para descansar sus temores en brazos de su amigo. (Una de las dos opciones incluye final con gremlims, la otra final con predicadores evangelistas mutantes. Sorpresa.)


Texto agregado el 18-11-2008, y leído por 575 visitantes. (4 votos)


Lectores Opinan
12-03-2009 jajajaajajajajajj es mortal LAMADONNA
16-02-2009 jajajaja a lo del negroooooooo jajajajajaja yellow_ink
29-01-2009 JIJIJIJI... naiviv
27-11-2008 Envié sharlena. Pero concentrate en ella che!!. Sigo. ggg
18-11-2008 jahajahajahjaajahajahjahajahajahajahajahajha mar-irascible
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]