TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / ratonero / La energia del Tepozteco

[C:369847]

La energía del tepozteco

Esa mañana desperté con el ritmo cardiaco acelerado, había tenido un sueño y por más que trataba no podía recordarlo. Era martes y como todos los días levante mi cama (me extraño encontrar 2 plumas muy hermosas que nunca supe quien las llevo a casa, ni que hacían en mi cama).

Ese día no me tocaba lavar los trastes, ni ir a las tortillas así que dedique toda la mañana a tratar de recordar el sueño, llego la hora de la escuela y me olvide del sueño.

El sábado uno de mis hermanos que estudiaba Etnología de pronto dijo: Vamos a Morelos, tengo una tarea en Tepoztlan. Yo no podía creer que me estuviera invitando, ya que es 6 años mayor e iría con varios compañeros, en ese tiempo tenia 14 años, sin dudarlo acepte y el domingo por la mañana partimos a Tepoztlan, en lo personal no tenia ni idea de lo que era Tepoztlan.
Al ver el cerro del Tepozteco mi corazón latió de una manera anormal, mi mente se ilumino cual si hubiera recibido un flashazo y de inmediato recordé el sueño que días antes había tenido.

Subimos por un costado del cerro, por una escalera que según mi hermano era de origen prehispánico, al llegar a la sima que es de más de 600 metros de altura, pudimos apreciar una pirámide que era el motivo por el cual estábamos en ese lugar, poco después me comento que en ese templo prehispánico se veneraba al dios tepoztecatl que era una variante de Quetzalcóatl.

Pudimos apreciar en los muros serpientes emplumadas y según mi hermano flores y mariposas estilizadas, también me dijo: Este templo data del año matlahtli tochtli 10 conejo en el calendario Azteca y 1502 en el calendario Gregoriano.
Después de esto contemplaba los alrededores del cerro y mi vista se nubló, mi respiración se acelero y un fuerte mareo se adueño de mí, de pronto me sentí parte de ese lugar y me remonte a sus tiempos de esplendor.
Pude apreciar seres vestidos a la usanza azteca que celebraban una especie de ceremonia, donde todas las miradas se dirigían hacia varios guerreros vestidos con unos preciosos atuendos de plumas y pieles de diversos animales: me frote los ojos varias veces para constatar que no estaba dormido, me deleitaba escuchando el sonido tan especial que salía del teponaztle y el impresionante sonido del huehuetl así como el melódico trinar de aves que emergían de diversas flautas y ocarinas. Mire entonces la destreza con que movían los pies los niños, jóvenes y adultos que estaban formados en círculos concéntricos de acuerdo a su jerarquía y agilidad, donde los músicos eran el centro.
De pronto se acerco mi hermano y me pregunto si me sentía bien, al voltear a verlo y decirle: Mira… regrese la vista y ya no había nada.
Una tremenda punzada llego a mi cabeza y me desmaye, no supe cuanto tiempo estuve ausente pero todos dicen que por suerte fue solo un momento y me preguntaban que me había sucedido.
Después de platicarles lo ocurrido, dieron su diagnostico: Que no desayune, que se me subió la presión, que me dio mal de montaña, que me las había tronado, y mil tonterías más....
Pero yo sé lo que vi y esta ves, no estaba dormido.


Jorge Ureño de la O

Texto agregado el 10-09-2008, y leído por 277 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
10-09-2008 Estimado ratonero veo que te gusta tocar temas indigenas ancestrales. Te felicito esta bien narrado tu cuento. Una sugerencia para darle mas impacto al final (que dicen los teoricos que asi debe rematar uno los cuentos), Se me ocurre que al bajar, en tu bolso traes una punta de flecha o algo asi que pudiera denotar que si viajaste en el tiempo. dinosauro
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]