TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / emergente / El camino del amor

[C:365855]

Quisiera poder llenarte de palabras bellas, amorosas y tiernas; pero el miedo me desvela al compenetrarme cada vez más en tus ojos de niña buena. Crees acaso que esos ojos no los veía en aquella mujer que me traiciono? Ella también los tenia, igual que vos; quizás, imaginas que esa mujer que me clavo un puñal por la espalda atravesando mi corazón siempre fue una persona terca y agresiva, por ahí crees que nunca fue dulce conmigo, que todo el tiempo fue un triste castigo que asechaba a mi vida. Lamentablemente no es así, aquella que me traicionó y me hirió de muerte utilizaba estrategias de enojos y ternura de la misma forma que haces vos ahora. Para entrar en su juego de mentiras crueles y duros castigos, yo he sucumbido frente a palabras de cariño; palabras en las cuales siempre el amor estaba de testigo y me llevo a aceptar mentiras increíbles y descreer de verdades innombrables.
No creas que confundo, entiendo que sos una persona completamente diferente y que tus reacciones no son con una maldad imponente, sin embargo cómo podré lanzarme a ese abismo con los ojos cerrados cuando tus tratos parecen muchas veces tan amargos? No ha pasado el tiempo suficiente como para que puedas conocerme y conocerte de la manera en que necesitan los corazones arruinados por la furiosa tempestad a la intemperie, pero, aún así, quieres pisar el acelerador a fondo por esta ruta obscura con nuestros faroles que poco alumbran. No hay garantía alguna de que al final de este camino no haya una pared de concreto, en la cual vallamos a chocar a esta velocidad y así terminarnos de desangrar.
Vos estabas acostumbrada a determinadas cosas, me dijiste, como queriendo seguir en el mismo camino pero con otro compañero de viaje. Es difícil que si cambiaste de compañero, este quiera seguir el mismo camino que vos estuviste transitando, no por maldad, sencillamente porque él estaba transitando otro rumbo y seguramente esté ahí, debido a que ya ha chocado. Este pobre copiloto que tenés al lado se ha bajado de una ruta para apuntar a otro lado, en el camino se encontró con vos y tu auto abandonado, y quiero que siempre recuerdes que se subió con una condición, la de empezar una nueva ruta a tu lado, donde se mezclen tus cosas y las suyas, donde se mezclan la alegría y el llanto, pero siempre teniendo cuidado de que los obstáculos no nos hagan desbarrancar y que si hay una pared al final no nos vaya a matar y así poder llegar a ese final, si es que está, bien parados, habiendo disfrutado, y sin rencores siempre recordar que aquel compañero lo hemos amado y nos ha amado.

Texto agregado el 13-08-2008, y leído por 60 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]