TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / atma / Don Jose

[C:365815]

Ese día me desperté muy tarde y vi en mi teléfono un mensaje y varias llamadas perdidas. Eran las 11:30, baje de la cama y llame a Carlos. Me contó lo que había sucedido y aunque le dije que me daba mucha pena, la verdad es que no me inmuté, era como si nada hubiese sucedido. Le dije que estaría esperando hasta esa hora y que lo iría a ver. Me acerque al armario y busque ropa adecuada para la ocasión.
Había sido el cumpleaños de mi padre hace dos días, y esa tarde la pase con el, recordaba ese día que había sido muy agradable y en ese momento encontré aquella camisa de mangas largas que había comprado junto con los regalos de mi padre. Me detuve a ver sus largas rayas blancas y negras en forma vertical, y junto a la camisa vi también el pantalón negro que compre con la camisa. Los hice a un lado y espere hasta la hora adecuada. Me duche y con la toalla atada a la cintura busque los zapatos negros de mi padre. Los limpie y empecé a vestirme. Mientras abotonaba mi camisa pensaba en como se sentiría mi amigo, pero no quería profundizar en eso, así que me apresure, use lo ultimo del perfume que me regalo mi hermana por mi cumpleaños, me despedí de mis padres y me fui.
Llegue a la casa de Carlos y lo salude. Conversamos por un rato sin tocar el tema, escuchamos música y nos reímos un poco. Fuimos al lugar indicado y al llegar, mientras estacionábamos el auto vimos entrar a Vicente en el edificio con una cara de preocupación y de tristeza de tal magnitud que apenas levanto su mano a lo lejos para saludarnos. Justo en ese instante recibí una llamada de Cristian pidiendo que lo vayamos a recoger. Fuimos tan rápido como pudimos y regresamos con Cristian para ver a Vicente. El estaba ahí parado, hablando con Leonidas, su primo. Nos acercamos a el y lo saludamos. En medio de una conversación incomoda esperamos hasta las 17:00, pero los del transporte se habían demorado y salimos del lugar media hora mas tarde. Vicente se fue en su auto y los demás lo seguimos hasta el cementerio. Cuando llegamos vimos a las hijas del difunto y les dimos el pésame. Subimos a un cuarto pequeño, parecido a una especie de capilla improvisada y ahí estaba el resto de la familia. Carlos y yo nos sentamos juntos en la tercera fila, Cristian se quedo atrás con una de las tías de Vicente porque era amigo de la familia. Estando juntos Carlos y yo, no dijimos nada. Hice una corta oración y sentí ganas de llorar pensando en el dolor de mi amigo. Después de todo, ese hombre amargado, que estaba inmóvil y expuesto en frente de todos había sido como el padre al que apenas ha visto 2 o 3 veces en su vida. En cierto modo me alegre de que no me respondiera el cuando llame por teléfono y que no me viera con su expresión de constante enojo cuando llamaba a la puerta de su casa. Carlos tomo la caja de cigarrillos que tenia en el bolsillo de mi camisa y salio de la habitación. Yo salí detrás de él y con Vicente fuimos a fumar por donde están las tumbas en el piso. Le dije lo que estaba de sobra. Que éramos sus amigos y que estábamos ahí para apoyarlo. Dijo que estaba bien y nos quedamos ahí por unas cuantas horas. Murió ese día y ese fue todo el duelo que hicimos por el. Al día siguiente fuimos por unas cervezas y Vicente se fue a bailar la noche siguiente. Cuando llegue a mi casa después del velorio colgué mi ropa en un armador y recordé lo que había pasado durante ese día. Me moleste porque esa no era la clase de ocasión en la que me hubiera gustado estrenar esa camisa nueva. Pensé en ello por unos segundos y me fui a dormir.

Texto agregado el 12-08-2008, y leído por 145 visitantes. (0 votos)


Lectores Opinan
28-08-2008 jajaja Gran final... me hciste viajar por diferentes emociones. Hebziba
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]