TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / rodrigo / Entrevista con Satanás

[C:36256]

Entrevista con Satanás

Esta vez se me atravesaba algo en la garganta. El corazón me palpitaba más aceleradamente que lo normal, a pesar de los 100 miligramos de atenolol que me había tomado esa mañana.

Una sala amplia, oscura, con leve olor a azufre, dominaba el lobby del Infierno. Había grandes aparatos de aire acondicionado intentando eliminar, sin conseguirlo totalmente, el calor que se adivinaba procedía del interior del descomunal edificio.

Incubos y súcubos, montados en patines, se movía aceleradamente por aquel salón; unos llevando papeles, sentencias y fideicomisos y otros unos aparatos de hierro que luego averiguaría su origen.

Me encontraba de pié en el vestíbulo, observando con cierto temor el movimiento de todas aquellas digamos... personas, cuando de pronto alguien tocó mi hombro.

-Es hora. Sígame.

Era una dama elegante, vestida de forma impecable con traje de un asbesto fino, collar de perlas negras. Mirada imposible de describir, pero profunda. Iris y córnea rojos, con una pupila dilatada de fondo verde brillante.

La seguí por varios pasillos sumamente limpios, pero sin abandonar el olorcillo a azufre que se respiraba en la sala de espera del Lobby.

Un rótulo, que miré de soslayo, me llamó la atención: “Cuarto de computadoras”, escrito con letras bien definidas y sólidas. –Hay adelantos, pensé.

Al final del pasillo azul, porque todos estaban pintados de colores diferentes, había una puerta amplia, de caoba forrada de asbesto, pesada, pero que fue abierta con suma facilidad por mi guía.

Una potente luz verde-azulada invadía la estancia. Mis pupilas se fueron acomodando poco a poco hasta distinguir una butaca de cuero vacía y otra, similar, enfrente.

-Siéntese, por favor. Su Eminencia ya vendrá.

Tomé asiento. Un leve olor a colonia barata intentaba ocultar el azufre. “Siete Machos” creí reconocer. Se me ofreció un vaso frío con una bebida que se me antojaba sangría.

-Hola. Resonó una voz ronca, potente, pero levemente amanerada. ¿Le han tratado bien?.

-Sí... dije titubeando. Me siento bien atendido.

Tomó asiento en la butaca de enfrente. Al sentarse, una nubecilla azufrosa salió de su “derriere”. Simplemente se disculpó y dijo:

-Adelante- Pregunte. Soy todo oídos. ¿Ya entrevistó al de arriba?.

-Sí- Fue muy interesante y constructiva su entrevista.

-La leí en los cuentos y la oí por Radio Vaticano. Brrrr.

P. -Nombre, señor.

S: -Satanás, Diablo, Demonio, Botero, Pascual Abaj, Lucifer, Luzbel, 666 y un sin fin de nombre que me tienen, me dicen, y se inventan.

P: - ¿Cuál le gusta más?.

S: - Me da igual. Talvez Luzbel, que suena un poco más a mi manera; “Luz Hermosa”.

P: -¿Cuál es en sí su función, señor Luzbel, en el mundo de los hombres?

S: - Depende de quien lo vea. Si soy yo, diría que es aconsejar y desaconsejar; tratar de fastidiar al de allá arriba; conseguir prosélitos para mi causa y candidatos para mi Refugio Final. Los religiosos dicen que solamente sirvo para incitar al mal y me usan para asustar a niños, no tan niños y ancianos, para que se porten bien y no pequen. Los Rokeros, entre los que estoy más que nunca de moda, me cantan y alaban. Hasta se queman las barbas a mi salud. En fin, depende, como te dije al principio.

P: ¿Y cómo usted cree que lo ven desde la tierra?

S: - No creo, mi querido periodista. Estoy seguro. Tengo tan buena prensa que los estadounidenses proclaman que mis amigos Bin Laden y Houssein son imágenes mías en la tierra, y los iraquíes, iraníes, palestinos, indonesios, muchos latinoamericanos dicen que mi protegido Bush es la verdadera imagen mía en el universo. Fíjese, estoy en todas partes... aunque no le guste al de arriba.

P: Me deja perplejo con su filosofía, don Bush... perdón, digo don Luzbel. Eso no es totalmente cierto. Hay gente donde usted no tiene muy buena prensa... Digamos en el Vaticano, entre muchos líderes religiosos, entre muchísima gente del pueblo...

S: -Muchos de ellos mojigatos. Juan Pablo es excelente persona. A este no lo toco. Pero... ¿A cuántos no he podido yo traer a mi redil, que se cantaban religiosos y amigos de Dios (Brrrr)? Franco caminaba bajo Palio, rodeado de curas y míralo... en breve te lo enseño, jugando fuego con Torquemada y Nerón. Trujillo y Somoza me lavan la ropa interior y la planchan con las manos, de tan calientes que las tienen. Tengo unos cuantos evangelizadores en salmuera .Pidiendo pista tengo ya a Pinochet y Ríos Montt, uno al que le dicen misas privadas y el otro que predica en público. A ambos los traigo de la mano hace años... y me siguen como corderitos.

P: Escalofriante lista de individuos a su servicio, señor Luzbel.

S: - Y los que no le digo. Mire usted, podría mencionarle una lista de cientos de ellos, importantes y no importantes, vivos y muertos: Caín, Judas, Caifás, Goliat, David (Este tiraba la piedra y escondía la mano), y varios más de libro del de arriba; Atila, Pizarro, Fernando e Isabel, mantenedores de la Inquisición (Una de mis obras maestras), Gregorio IV. Más recientemente Hitler y su pandilla, Stalin, Los Duvalier, Saddam, Méngüele, Roosevelt, Milosevic, etc., etc., etc. Léete esta dirección en Internet: http://www.moreorless.au.com/killers/killers.htm Allí te describen mis diablitos del siglo XX.

P: Ya. Me pasearé por esa dirección. Suena interesante. A propósito, veo que tiene una sala de computadoras.

S: Hay que modernizarse, mi amigo. Modernizarse o morir. Yo no soy eterno como el señor de arriba. En mis computadoras llevo el registro de cada cual. Preparo páginas especiales, promociones en revistas, periódicos... en fin, de todo. Tengo hasta agencia de publicidad.

(Ante tanta modernidad y apabullantes pruebas, me metí la mano en el bolsillo y tomé una medallita que llevo en él y, disimuladamente, la apreté entre mis manos.)

P: Me voy despidiendo, porque la entrevista se ha alargado. ¿Podría decirme, como última pregunta, de cuántas salas consta su Refugio Final?.

S: Tenemos la de Olas, la de tormentos Rectales, la de las lenguas, la de tormentos sexuales, cerebrales, auditivos... y visuales. Mis corresponsales de la C.I.A. me tienen al día en este renglón. Venga, se las mostraré en un video.

P: Lo seguí. Miré todo aquello y apreté con más fuerza la medallita. En otra ocasión se los cuento. Pero vi a casi todos los personajes que me mencionó don Diablo. Brrrr.

Me despedí. Le di la mano, la cual, luego de varios días aún conserva olorcillo a azufre... y a “Siete machos”.

Satanás se fue caminando, sin ni siquiera voltear pero, estoy seguro, se tiró un viento en el camino, porque el olorcito a huevo duro subía y subía.

Esta noche la publicamos en la BBC.

Texto agregado el 26-04-2004, y leído por 1289 visitantes. (11 votos)


Lectores Opinan
23-12-2004 Excelente, eres un gran entrevistador. Esta es casi igual o mejor que la entrevista al señor de arriba.Felicitaciones. jorval
07-05-2004 Una gran entrevista felicidades muy lograda y en canal internacional. saludos. gatelgto
04-05-2004 Buena entrevista, no cuelquiera lo hace, buena razon para tener tantos comentarios, un saludo maestro. te leere. ojosdelcielo
04-05-2004 buenísima la enrevista, realmente original y de una actualidad increíble india
01-05-2004 Muy bueno rodrigo, pero te olvidaste de visitar la sala del Spam, donde están los cuenteros molestos, que no respetan nuestra página, jajaja. Besos maravillas
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]