TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / aaaaaaauchhhh / ALGUIEN TIENE QUE MORIR

[C:362353]

Alguien tiene que morir

Hubo un toque de queda, entrada la noche todas las letras estaban en sus casas, guardadas por miedo a un final. Los anuncios del periódico y las noticias anunciaban que seria cuestión de uno, máximo dos días, para que toda la novela quedase terminada.

En las calles encontré palabras crudas , reunidas al calor del fuego, inmediatamente las sorprendí, corrieron a refugiarse en el negro de mi sombra, yo solo quería una frase para que mi hechizo terminara, y así salir de aquel mundo de frases incorrectas, y reflexiones absurdas, solo necesitaba una moraleja que todo el mundo entendiera y que creyeran suya, no mía!. Necesitaba salir de ese mundo para poder abrir los ojos. No quería seguir caminando a tientas, ni volverme a sentir fantasma, bastaba una frase para terminar con lo obvio.

Cuando llegue a mi casa puse un pollo en una olla , junto con unas hierbas y me olvide por un instante de haber iniciado esa historia, aquel instante fue más breve de lo que tenia presupuestado, pues me surgió una duda, bueno, más que una duda una reflexión. Todas las historias por tiernas, o infantiles que fueran estaban argumentadas en la muerte, la muerte del malo y en muy contadas veces la del bueno, pero siempre "alguien" tenía que morir, Pensé que en mi historia no había muerto nadie, y que quiza ese era el elemento vibrante del cual carecia el argumento, mientras le echaba la sustancia a la sopa y le graduaba fuego alto, se me vino la idea de matar a alguien, corrí al escritorio con un espíritu criminal. -Tengo que matar a alguien-. me dije, ¿pero a quien?.

Sentado en mi escritorio y armado con un lápiz, puse frente a mí, las hojas, que contenían mi existencia, mi alma oculta entre las venas de un párrafo, el presupuesto de los últimos cinco meses, que al final de cuentas eran un montón de palabras vestidas de negro esperando una gala. Cuando vi la historia nadie me parecía lo suficientemente malo como para morir, y los buenos me parecieron, tan buenos que si llegara a matarlos podría pasar como un capricho diabólico de mi parte. Pueden creerme que se me paso por la cabeza matar a la madre del protagonista, para que el creara un fantasma al cual brindarle su vida, y su éxito, como esa, otras ideas tan descabelladas se me pasaban por la cabeza, pero todas atacaban la ética de mis palabras, no entendia por que extraña razon, tenía que ensuciar mis manos. Era mi primera novela, y me estaba dando cuenta, que no servía para ser Dios de fantasía.

La olla pito, la sopa estaba lista. Pero tenía una necesidad extraña de terminar aquella historia. Así que deje que la olla continuara pitando. Estaba a punto de iniciar la última frase, cuando escuche la puerta, no le preste mucha atención, pues una frase radical estaba naciendo, luego volví a escuchar la puerta con mayor insistencia, parecían tener alguna urgencia, sin embargo continúe escribiendo, cuando estaba a punto de dibujar el punto final, escuche una explosión.

"Alguien" había muerto.

Texto agregado el 18-07-2008, y leído por 804 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
03-09-2008 ¿Nos contarás algún día a quién le llegó el pitazo de tu olla a presión? Me entretuvo . pantera1
13-08-2008 Vaya! que sorpresa me llevé al final. Me gustó tu relato, y la narrativa que le impones. starfish
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]