TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / bienvenida / La borrachera inocente

[C:358791]

Carlitos y yo jugabamos al sol en la galería de casa;cada uno al lado de su columna, él con sus autitos, y yo con un juego de té nuevito de plástico rosa. Vivíamos en una casa del ferrocarril; tenía paredes muy gruesas pintadas de amarillo, y tejas rojas, y detrás nuestro estaba la puerta principal, que era la entrada al consultorio de papá.
Era el único médico en varios kilómetros a la redonda, y viajaba de pueblo en pueblo para ver enfermos: a veces en el camión de Gendarmería, y donde no llegaba el camión, a lomo de mula.Nuestro lugar , San Antonio de los Cobres, había sido en épocas del virreynato del Río de la Plata, un punto estratégico para la comunicación de sus extensos territorios. En los años en que vivimos alli, la pobreza hacía increíble el esplendor de otros tiempos.
La gente del lugar era muy reservada, no confiaban en el que no es lugareño, y aceptar a ese médico flaco con anteojos, mujer y un grupo nutrido de hijos, no les resultó muy agradable.
Como pasa siempre,los primeros en hacer amigos fuimos los chicos.
Esa tarde de invierno, vimos llegar a Don Urbano, el enfermero que lo ayudaba. Como casi todas las tardes, venía haciendo eses.Cuando pasó a nuestro lado, el olor del vino nos hizo picar los ojos; se había tomado todo.
Entró en el consultorio,y al rato se escuchó la voz fuerte y enojada de papá, " que no podía ser, que todas las tardes venís mamado, así no podés venir a trabajar", y un montón de cosas más.La explicación de Don Urbano era de lo más lógica: los pacientes que había ido a visitar lo recibían con un vinito y decir que no era un desprecio.
Al otro día, dispuesto a demostrarle a su enfermero cómo se deben hacer las cosas, salió papá con su maletín en mano a hacer los reconocimientos.
Lo vimos volver unas horas después, caminando por el medio de la calle de tierra, bien por el medio, como si hubiese hecho un esfuerzo sobrehumano por descubrir cuál era el centro y no quisiera desviarse hacia las orillas.Derechito, casi con paso marcial, con el maletín aferrado en su mano derecha, los anteojos bien calzados y la mirada al frente.
Se detuvo frente a nosotros,sentados como siempre en la galería , miró con atención primero a las dos columnas, después apuntó hacia la puerta, dudó un momento, y con toda su dignidad intacta, le embocó de frente a la pared.
Sin mirarnos hizo marcha atras, y entró en el consultorio.
Adentro Don Urbano y mamá se doblaban de risa.

Texto agregado el 24-06-2008, y leído por 280 visitantes. (6 votos)


Lectores Opinan
02-11-2008 jejeje cuento muy divertido junto con lindas imagenes aqui_estoy
28-06-2008 Es imposible decir no a esa hospitalidad lugareña. Una preciosura, te felicito. carlitoscap
27-06-2008 Ja ja ja, divertida historia, felicidades. Un saludo de SOL-O-LUNA
26-06-2008 que hermoso escenario... una pintura que valía la pena ver... te felicito... sergio_vizcarra
25-06-2008 Muy buena historia! Tan bien descrita que se ve nítido a ese dignísimo médico valerse de su férrea voluntad para poder atravesar sin ningún inconveniente... la pared. torovoc
24-06-2008 Genial tu papá, le demostró lo que el enfermero ya sabía,jajaja… me encanto tu relato fresco y con mucho humor. ***** Besitos lagunita
24-06-2008 Jajajaja. Es cierto. En los pueblos, esa familiaridad aún se conserva. Como un tradición inviolable de buena educación. Lástima que en Buenos Aires, se perdió hace tiempo. jejeje. Muy bien llevado el relato. Excelente. Un gusto leerte y un beso. ***** infiernodeldante
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]