TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / gesyra / La Vida Fácil

[C:338131]

La vida Fàcil

Virginia estaba parada allì, en la esquina de siempre. Cuànto tiempo había pasado? Cuarenta y cinco minutos, media hora? No sabìa, pero tenía que seguir esperándolo. El frìo le calaba hasta los huesos, los pies le dolían con aquellas botas tan altas, èl le pidió que se vistiera de ese modo. La pequeña minifalda dejaba ver las medias de malla y algo del liguero que usaba aquella noche. Y que decir de la corta blusita que llevaba que apretaba sus pechos hasta casi no dejarla respirar. Pero esa era su exigencia, a èl le gustaba verla asi. Ese era su trabajo, era una chia de “La vida fàcil”. El viento seguía agitando la larga cabellera. El cielo empezó a tornarse oscuro, y algunos relámpagos iluminaron la noche. Sino llega por lo menos en diez minutos, tendrè que irme, pensó Virginia. De pronto, a lo lejos, sintió el conocido ronronear del automóvil que siempre la recogía. Su corazón palpitò y se alegrò , esa noche… ella lo necesitaba.
El oscuro auto se acercò y se abrió la portezuela, Virginia ingresò. Se extrañò al ver al hombre que la saludò. “y Pascual?” preguntò Virginia. El hombre extendió su brazo y le entregò un sobre. “lèela, Pascual te la ha enviado”, dijo.

Con manos temblorosas empezó a leer:

“Amada Virginia:

Te sorprendes…. ¿No sabìas que te amaba? Ya lo sabes. Te he amado casi desde siempre, casi desde el primer dìa que te recogì en la esquina donde estabas hace unos minutos parada. Traes puesta la ropa que me gusta? Gracias! Estaràs hermosa. Se que te incomoda la indumentaria, pero por todas esas pequeñas cosas, es que te amaba.
Bueno… al grano mi amada Virginia. Si estas lleyendo èsta carta, es porque yo ya no estoy, me he ido. Tu sabes a donde, y quiero que entiendas por estoy haciendo todo esto. Cuando te recogì por vez primera en esa esquina aquella noche de diciembre, te explique las razones por las cuales me atrevì a realizar algo que nuca había hecho. No me creìste, te reíste y dijiste que yo era igual a todos. Estabas tan hermosa aquella noche, parecías un cachorro perdido y triste.
Porquè me acerque?…. No lo se, pero lo hice y nunca me he arrepentido, es màs doy gracias a la vida por haberte encontrado aunque fueras, como tu lo decías una chica de “La vida Fàcil”. Ahh mi querida Virginia, cuàntas quiseran ser como tu. Aquella noche nos desahogamos, nos contamos todas nuestras penas me escuchaste y te escuche, me entendiste y te comprendì.
Por eso te busquè cada noche, porque sabìas escucharme, porque no exigias nada de mi, te conformabas con lo que te daba, te sonrojabas con cada regalo y lo màs importante….. nunca me llamaste Viejo. Si…. Porque era viejo para ti, mayorcito…. Por asì decirlo. En mis momentos de baja autoestima siempre estuviste con una palabra y una caricia de aliento. Sabès? Mi sexualidad mejorò muchìsisisimo contigo. Pensè que ya estaba muerto para ello cuanto te conocì. Desde que mi esposa murió, decidì no involucrarme sentimentalmente con nadie…. Pensé que era lo mejor, hasta que tu llegaste. Sabès? Yo nunca paguè por tus servicios….. te di regalos y espero que asì lo hayas entendido. “Vida Fàcil?” dicen muchos, pero tu y yo sabemos que no es asì, la sociedad corrompe y luego exige; deshonra y luego evita responsabilidades…. No mi niña….. “Vida Fàcil” la mìa.

Es hora de que lo sepas; no me llamo Pascual, mi verdadero nombre està en la tarjeta que te adjunto, y yo si he tenido una “Vida Fàcil” de lujos, de dinero, de carros; puedes imaginarte lo que quieras. Nunca mire hacia abajo, siempre di òrdenes y me hice obedecer, siempre bajaron ante mi la cabeza los adictos al poder, al dinero, al engaño. Siempre hice lo que quise, hasta que tu llegaste a mi vida. Entonces disfrutè de las cosas simples, las miserias de otros y las tuyas fueron mi ejemplo; y asì contigo, aprendì a ser mejor ser humano. Te debo tanto! Hubiera querido hacerte mi esposa, pero mi sociedad te habrìa destruido, nunca te hubieran perdonado haber conquistado al magnate, al hombre poderoso que yo era. Tu eras mi secreto, mi refugio, mi felicidad. Cuanto te disfrutè, me devolviste la vida. Yo sè que también llegaste a amarme un poco y también se que extrañaras nuestros momentos. Si al lugar donde voy se me permite extrañarte, ten la seguridad que el cielo me quedara corto (no creo que vaya al infierno, en vida me llevaste muchas veces al cielo, ya lo conozco).

Virginia…… esta es mi despedida. Quise hacerlo de este modo para que no pienses que he desaparecido de tu vida sin una palabra, como tus otros amantes. No, te amo y te respeto. El hombre a tu lado es mi abogado. Èl te indicarà todo lo que debes hacer. Todo està dispuesto. Vete a otro país donde nadie te conozca y no te juzgue por tu “Vida Facill”. Ahora tienes dinero, eres millonaria……disfruta realmente de “La Vida Fàcil”.

Te extrañarè màs allà de la eternidad. Tuyo……Pascuall”

Virginia estrujò la carta y empezó a llorar.


Texto agregado el 18-02-2008, y leído por 121 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
02-03-2008 y yo me pregunto ¿que vida es facil? tangerina
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]