TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / zarego920 / A un niño...

[C:328837]

Un día saliste, pequeño niño, en busca de nuevos sueños porque los que ya tenías terminaron perdiéndose en el aire cargado de tristeza que rodeaba tu solitario hogar. Ahora ya no estás con nosotros.Y ni siquiera sé por qué digo "nosotros", si nadie ha notado tu ausencia. Solo yo, y creo que no cuento.

Aquel día fue muy largo e intenso para ti. Te levantaste de cama, como siempre, recorriste los veintidos escalones que llevaban hacia el primer piso, saludaste a mamá, tomaste tu taza de leche,pensaste qué hacer...Te habías despertado con unas ganas inmensas de vivir, y no sabías porqué, así que decidiste salir de casa sin decir nada a nadie. Tú y tus ocho cortos años de edad caminaban por las alegres calles de la ciudad. Encontrabas gente nueva, algunos tipos extraños, como el señor que estaba tirado en medio de la calle, jugaste un partido de fútbol con unos niñitos a los que no conocías y que terminaron por hacerse tus amigos. Todo parecía ir bien hasta ese momento.
Llegamos juntos a casa. No encontraste al abuelo que siempre esperaba sentado en su sillón con su radio sobre las piernas. Cruzaste la puerta, extrañado por esa ausencia y te sorprendiste, por el contrario al ver a toda la familia reunida en la sala. Pensaste que quizá estaban preocupados por tu ausencia, pero nadie pareció inmutarse con tu llegada. Era una escena extraña y bañada de incertidumbre, porque no sabías lo que sucedía. Buscaste la mirada de tu madre, pero ella, ajena al igual que los demás , miraba al suelo como si en cualquier momento se fuese a abrir...

Al fin mamá se dio cuenta de tu presencia, te tomó del brazo, apartándote hacia ambiente de la casa. Levantó el rostro y pudiste ver sus ojos, estaban llorosos.¿Qué habría pasado? ¿Quién habría hecho llorar a mamá? Ella te dijo que nunca más volvieras a salir de casa sin avisar, pero tú sabías que no lloraba por eso y que ese no era su acostumbrado tono de regaño."¿Qué ha pasado mamá?", preguntabas con inocencia"¿Por qué no está el abuelo en su sillón?¿Pasó algo con él?"Y mamá seguía llorando "¿Por qué tienes los ojos rojos?" Y las lágrimas rozaban su rostro..."Mamá, mamá!"...

Ese día mamá no te pudo decir nada, porque sus sollozos le impedían hablarte con claridad, pero papá fue quien te dijó. El abuelo se había ido al cielo. El tipo al que viste tirado en la calle lo había matado. Aún no se sabía el porqué pero lo había hecho. Quizá era un orate.
Los días que se vinieron fueron los más desgraciados para tí y poco a poco te ibas yendo de este mundo. Tú, espíritu libre y feliz, te fuiste...te fuiste y me dejaste solo. Tú, mi niño interior, te largaste por aquellos meláncolicos días y te volviste como el abuelo, solitario y triste; y en cierta forma lo comprendiste...

Ahora buscas refugio en Dios, en la música de The Beatles, en tu madre, en el escribir, en ella, que tiene un "no sé qué" que qué sé yo...Estoy llorando por tu ausencia, pequeño niño...Estoy llorando, yo y mis catorce años de edad...

Texto agregado el 28-12-2007, y leído por 118 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]