TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / rodrigo / Cueca Marina (Para Anemona y Gui)

[C:32311]

Guidopach, el pingüino mapuche y Marisab, la anémona marina, bailaban cueca en la bella Valparaíso, en los primeros días otoñales, cuando ya las playas eran abandonadas por los miles de turistas con resaca de verano.
A lo lejos, el disco de los Hermanos Silva, con el ritmo pegajoso de “Dos puntas”, servía de fondo a esta pareja singular que se divertía en el ocaso del sol.

Estaban dispuestos a escurrirse entre las aguas de Pacik- el mar, ante cualquier peligro originado por Hombre-Tur el turista, ensuciador de aguas y contaminador de ambientes.

Cerca de ellos, dentro de Pacik, el mar, nadaba, vigilante, Esqualyos, el temible Tiburón Blanco, esperando el momento en que algún Hombre-Tur entrara a las aguas...

La música marcaba sus compases y el espectacular Guidopach, el pingüino mapuche, ahora despojado de su traje de etiqueta y humita, el cual había sustituido por botas de cuero, chaleco, pañuelo colorado y sombrero, daba vueltas y vueltas siguiendo el ritmo, y como queriendo acompañar los dulces vaivenes de la no-menos dulce Marisab, la anémona marina.

Una pléyade de almejas, mejillones, chirlas y burgaos, se golpeaban unos contra otros, cual castañuelas marinas y le daban un deje de nostalgia a la cueca. Neco, la nécora, movía sus ojos de un lado a otro, como queriendo seguirle los movimientos de Guidopach, el pingüino mapuche, y de Marisab la anémona marina.

De pronto, en medio de tan alegre fiesta, una manada de Hombres-tur, los turistas, venían corriendo por la playa, con un gran radio en los brazos de uno de ellos, oyendo Rap: Tum, que te tumb, rac rac rac, un besugo moribundo a la escuela partirá... rac, rac, tumb, tumb. Con esto, la música de cueca se fue perdiendo en la distancia... latas de cerveza, vasos de refrescos y mil cosas más empezaron a caer en la limpia arena.

El primer Hombre-tur en tirarse al agua, con una lata en la mano y cantando Rap, se encontró de frente, con la gran boca de Esqualyos, el Gran Tiburón Blanco. Dio media vuelta con la velocidad de un rayo. Sus gritos se oían a un kilómetro... ¡Tiburón... tiburón!... La playa, en menos de un segundo, quedó completamente vacía. A lo lejos se volvió a oír la cueca. Un gran vozarrón vino de Pacik, el mar: ¡Que siga la cueca, que siga la fiesta, yo Esqualyos, el Tiburón Blanco, cuido la playa! ¡Viva la chicha y el vino... viva la cueca y la samba!. !
Guidopach, el pingüino mapuche, Marisab la anémona marina y anemonita, su cría, al compás de almejas, chirlas, mejillones y cangrejos, siguieron la fiesta hasta la madrugada...

Texto agregado el 30-03-2004, y leído por 1249 visitantes. (9 votos)


Lectores Opinan
22-12-2004 Valparaíso, playas, pero mucho mas cerros y ascensores.Felicitaciones. jorval
02-04-2004 "....siguieron la fiesta hasta la madrugada". ¿Por qué no aparecen estos bailes en los eventos de la página? . Así podríamos danzar todos y Rodrigo tener más trabajo con el cuento. maravillas
01-04-2004 esta precioso, los homenajeados estaran orgullosos, un beso. lisinka
31-03-2004 Provoca sentarse cuando el día comienza a caer y escuchar estos cuentos tuyos, mágicos, dulces y cercanos. Mil gracias, como siempre. Flor_marina
31-03-2004 !Rodrigo! Me muero de envidia. Yo quiero que me pongas en otro magnífico cuento, como éste y si no, agarro una pataleta de mil demonios coloraos. margarita-zamudio
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]