TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / pablodeluna / La Iliada (Adaptación)

[C:319168]

La Iliada
(Adaptación del poema épico de Homero)



Personajes:


• Aquiles: jefe de los Mirmidones de Tesalia.
• Héctor: príncipe de Troya, esposo de Andrómaca y padre de Astiánax.
• Patroclo: amigo de Aquiles, cuya muerte desata su ira sobre Héctor.
• Agamenón: hijo de Atreo, rey de Micenas y de Argos, hermano de Menelao y dirigente de la coalición en Troya.
• Paris: príncipe troyano y hermano de Héctor, raptor de Helena.
• Helena: esposa de Menelao rey de Esparta y hermana de Clitemnestra.
• Deidades tales como: Zeus, Afrodita, Atenea, Ares, Hera, Poseidón, Apolo, Artemisa, Hefesto, Hermes, Leto y el dios-río Escamandro.
• Briseida: sacerdotisa de Lirneso, entregada a Aquiles como botín cuando tomaron la ciudad.
• Áyax: hay dos: uno hijo de Telamón (el grande) y otro de Oileo.
• Néstor y Odiseo (Ulises): representante de la sabiduría heredada el primero, y de la pericia frente a las masas el segundo.
• Príamo y Hécuba: padres de Héctor, condenados a ver cómo su hijo elige conscientemente la muerte, así como a prever constantemente cómo su ciudad pronto arderá y será para siempre destruida.

ACTO I
Del Origen de la ira de Aquiles y el sueño de Agamenón.
Cuadro 1
La tienda de Aquiles.
Narrador: Aquiles se encuentra este con Briseida, que es arrebatada, contra su voluntad del lado de Aquiles; por lo que este suplica a su madre, la Diosa Tetis, que sea honrado como tal.
Agamenón: Llévensela y devuelvan a la rehén al Rey de Troya.
Briseida (aferrada a Aquiles): ¡No, por misericordia, no me lleven, no quiero ir!.
Aquiles: ¡No la lleven!, ¿por qué la arrebatan de mi lado?.
Argamenón: ¡Es una orden!
Aquiles: Codicioso, no seguiré luchando a tu lado, la parte más dura de las batallas, siempre la he llevado yo.¡Algún día, te arrepentirás de no haber honrado al mejor de los aqueos, me quedaré en mi tienda y no volveré al combate!.
Narrador: Y los soldados tomaron a Briseida y se la llevaron hacia Troya.

Cuadro 2
Narrador: Aquiles, en su aflicción, invoca a su Madre, la Diosa Tetis, para que ore a su favor a Zeus, padre de los dioses.
Aquiles:¡Madre, Argamenón me ha deshonrado, me arrebató la recompensa que tuve cuando nos apoderamos de la ciudad de Etión!. El átrida me quitó a mi Briseida. ¡Madre, si puedes, honra a tu hijo!,¡habla con Zeus!
Narrador: En el Olimpo, la Diosa Tetis, accede a hablar con Zeus para pedirle el favor de su hijo Aquiles, para que el Atrida le diera toda clase de honores a éste.

Cuadro 3
En la tienda de Agamenón.
Narrador: Zeus, padre de los dioses, se presenta en sueño al Atrida Agamenón, este recibe la orden del dios para atacar Troya.
Zeus: Agamenón, es momento de atacar Troya y apoderarse de ella, no pierdas más el tiempo.
Agamenón (despertándose bruscamente): Tengo que tomar Troya ¡ya! Este es el momento.
Cuadro 4
En la playa, lugar del combate.
Narrador: Habiendo manifestado su sueño con Zeus a sus soldados, Agamenon ordena dar comienzo a la toma de Troya y pide consejos a Nèstro y Ulises quienes sabiamente aconsejaron al Atrida.
Nèstor: Hay que reclutar y ver a los mas valientes que tenemos disponibles.
Ulises: (mientras ve que muchos arrancan en sus naves): Solo los cobardes huyen ante el primer obstáculo, ustedes deben ser valientes y volver a la lucha. ¿Como volveremos a la patria derrotados?
Narrador: Todos se devuelven hacia el lugar donde se encuentra Agamenon.
Nèstor (aconsejando a Agamenon): Agrupa por tribus y familias así tendremos un ejército organizado.
Narrador: Los soldados fueron a comer y celebraron los sacrificios en honor a los dioses para que los libraran de morir en la lid.
Atenea (mirando a los guerreros): ¡luchad sin descanso hijos míos la batalla es vuestra!.
Narrador: Y se abrieron las puertas de Troya donde salio el ejercito comandado por el valeroso Hector, para enfrentarse al bravo ejercito de esparta.
ACTO II
Cuadro 1
Narrador: Los Troyanos comenzaron a avanzar dando feroces gritos en cambio los Aqueos marchaban silenciosos, Parìs iba en primera fila desafiando a los Aqueos.
Menelao: Ha llegado el momento del castigo.
-Menelao se baja de su caballo presentándose ante Parìs.
Parìs: Tengo miedo.
-Parìs retrocede y se confunde entre sus amigos.
Hector: ¡Miserable seductor irresponsable y cobarde! ¡Los dioses te brindaron belleza pero te negaron valor! Te atreviste a raptar a la bella Helena y no pensaste en la furia de su marido. Eres el hazme reír de los Aqueos al ver como tiemblas y te escondes entre tus huestes. ¡Para nada te sirve la belleza sin valor! .
Parìs: Hector no me reprendas por los dones que me brindo afrodita. Te haré una singular proposición. Detén a los Aqueos y a los troyanos. Lucharemos Menelao y yo por Helena aquel que gane se llevara las riquezas y a Helena. Luego jugaran paz y amistad y los griegos volverán a su patria.
Narrador: y habiendo echo esto Hector Menelao accedió. Los soldados dejaron sus armas en el suelo y se sentaron alrededor para contemplar el duelo. Un soldado corrió a Troya para avisar al rey Priamo para que presenciara la lid y se cumpliera la promesa.
Priamo (retirándose): No me atrevo a ver a mi hijo luchando con Menéalo. Zeus sabe quien muere o quien vive.
Narrador: Menelao lucho con entereza y habiendo arrebatado la pelea a Parìs este último fue protegido por Afrodita quien lo conduce al palacio.
- Aparece en la habitación de Helena Parìs.
Helena: Te creías superior a Menelao en fuerza y valentía pero estas equivocado, te aconsejo que no vuelvas a pelear con el si es que en algo aprecias tu vida.
Parìs: No me retes e sido protegido por Afrodita, otro día venceré yo, por ahora a vencido Menelao.
Narrador: Mientras decía esto Parìs a Helena los griegos festejaban a Menelao como triunfador cobrando la promesa a los troyanos.
Cuadro 2
En el Olimpo.
Narrador: Los Dioses se reúnen, para conversar y discutir el tema de la guerra de Troya.
Zeus: Hera y Atenea son las protectoras de Menelao solo se contentan con contemplarlo y no lo defienden ni protegen. En cambio, Afrodita ha protegido a Parìs salvándole incluso su vida. Hay que acordar si conviene que la guerra continué o finalice.
Hera (Irritada): Haz lo que quieras pero no estamos todos de acuerdo. Propongo que se envíes a Atenea a la batalla para hacer que los troyanos rompan su juramento y así se ofenderán los Aqueos y seguirá la contienda.
Atenea (Apareciendo entre los soldados): Ahora que tengo el aspecto de un soldado yo misma haré que este soldado mate a Menelao.
- Atenea se pone al oído del soldado y persuade a este de matar a Menelao.
Soldado: ¿Que me dices?
Atenea: ¡Si! Fama y gloria tendrás si matas a este hombre. Solo tira tu flecha en silencio y poderoso serás.
Narrador: Habiendo herido gravemente a Menelao todos acudieron en su ayuda. Agamenon exclamo.
Agamenon: ¡Los troyanos han violado su juramento Zeus los castigara, todos serán derrotados!
ACTO III
Cuadro 1
Narrador: La sangre corría como rió por el suelo, muchos Aqueos y troyanos vieron la luz del mundo por última vez. Hector y su gente causaron grandes estragos entre las huestes griegas y decidió Hera ir a solicitar ayuda a su esposo.
Hera: Es indignante el como Ares ocasiona los cruentos hechos sangrientos de Hector. Zeus, permite que aleje a Ares del campo de batalla.
Zeus: Azuza a Atenea para que vaya contra el, es la única que puede herirlo en la guerra.
Narrador: Hera logro herir a Ares. Este subió al Olimpo quejándose de su dolor mientras Zeus lo reprendió por ser tan pendenciero.
Cuadro 2
Hector: ¡Madre ruega a Atenea que se apiade de nosotros y que aparte de Ilion al feroz Diomedes!
Hècuba: ¿Quién es Diomedes?
Hector: Es aquel que ocasiona nuestra derrota.
Narrador: De hecho Diomedes fue quien, por persuasión de Atenea hirió a Ares.
Hector (Encontrándose con Parìs): ¡Desgraciado, deja tu casa y ven conmigo al campo de batalla!
Parìs: Permanezco en mi morada por que mi corazón esta apesadumbrado. Helena me convenció de que volviera a la batalla. Espérame, que voy a armarme convenientemente y salgo a combatir.
- Entra Helena llorando.
Helena: Hector, cuñado os he traído grandes males y he ocasionado vuestra infelicidad y la ruina de Troya.
Hector: Helena anima a Parìs a que salga a combatir, los troyanos están impacientes, ahora voy a mi casa a ver a mi esposa y a mi hijo, pues, ¡talvez los dioses hayan decretado mi muerte!
Narrador: Hector se dirige a su casa, esta con su esposa y su hijo, al salir de su casa toma en Brazo a su pequeño hijo y lo beso en su frente en sigo de darle su coraje y valor.
- Parìs ya armado sale al encuentro de Hector.
Hector: Hermano eres valiente pero te domina la cobardía, vamos juntos al combate a ver si podemos echar a los Aqueos de Troya.
Cuadro 3
Narrador: Hector y Parìs llegaron al campo de batalla, lucharon con gran ardor y ocasionaron muchas perdidas. Mientras tanto al darse cuenta la diosa Atenea de que estaba muriendo muchos Aqueos salio a apoyarlos. Apolo obstaculizo sus designios, el quería que ganaran la batalla los troyanos.
Apolo: ¿No tienes piedad de los troyanos Atenea? Lo único que quieres es que ganen los Aqueos, mejor has que Hector enfrenté a Ayax, el mas valiente después de Aquiles, así habrá una pequeña tregua.
Atenea: Tienes razón, así lo haré.
Narrador: Y aceptando la contienda Ayax acepto.
- Ayax dice a su gente con voz suplicante.
Ayax: Oren por mi al divino Zeus para derrotar a Hector.
Narrador (mientras combaten Hector y Ayax): Ambos contrincantes se enfrentaron y, mirándose con fiereza se acometieron como hambrientos y salvajes leones. Cuando el fragor del combate llegaba a su punto álgido:
Zeus: Ya cae la noche y es necesario que se interrumpa la lucha.
Hector: Dios padre de los dioses, accedo a vuestra petición.
Ayax: Otro día volveremos a paliar hasta que vos otorguéis la victoria a quien os plazca, ahora es necesario ir a descansar.
ACTO IV
Cuadro 1
En el Olimpo.
Narrador: Zeus convoca a una reunión urgente de los dioses.
Zeus: ¡Ninguno de ustedes volverá a intervenir en la guerra de Troya, aquel que lo intente será castigado severamente! Yo decretare como seguirá la contienda de ahora en adelante.

Cuadro 2
En el campo de batalla, en la tiende de Nestor.
Diomedes: Anciano los guerreros te acosan. Enfrentamos ambos al fiero Hector para que conozca el peso de mi lanza.
Nestor: Diomedes no hables necedades. Zeus protege a los troyanos hoy y mañana no, puede conceder la victoria a nuestros hombres hoy y mañana no, nosotros los mortales no podemos oponernos a los designios de los dioses, mejor volvamos con los nuestros.
Cuadro 3
En el campo de batalla.
- Agamenon suplica a Zeus en el campo de batalla.
Agamenon: ¡Zeus escúchame y apiádate de nosotros! Permite que salgamos con vida.
Cuadro 4
En el Olimpo.
Hera y Atenea: Tenemos que ayudar a los Aqueos, Hector ocasiona grandes estragos entre ellos.
Atenea: Me armo y bajo a luchar contra el impetuoso Héctor.
Zeus: Veo que ambas salen a luchar contra mis ordenes. ¡Iris anda y dile que si no regresan al momento las castigare a las dos por igual!
Narrador: Iris cumple con su misión y entrega el recado a ambas diosas, ellas vuelven al olimpo y al sentarse entre los dioses:
Zeus (En tono imponente): Les aviso que el valiente Hector deberá luchar contra Aquiles por la muerte de Patroclo.
Cuadro 5
En la tienda de Agamenon.
Agamenon: Creo que lo mejor es huir de inmediato, presiento que no tomaremos Ilion.
Diomedes: Si tú quieres irte, ándate, pero nosotros nos quedamos aquí hasta apoderarnos de Troya, acuérdate que los dioses nos protegen.
Nestor: Hay que convencer a Aquiles para que regrese al combate, su presencia es indispensable y urgente.
Agamenon: Reconozco que he actuado mal con Aquiles enviare una embajada para el con regalos fastuosos incluyendo a Briseida. ¡Ayax, Ulises, yo los envío a hablar con Aquiles!, sean cautos.
Ayax y Ulises: Así será.
Cuadro 6
En la tienda de Aquiles

Aquiles: Amigos, pasen, coman y beban conmigo, que tal vez mañana moriréis. Debo hacer mucha falta frente a las filas enemigas, porque ustedes han venido personalmente a buscarme.
Ulises: Tememos que los troyanos nos causen estragos. Hector está protegido por Zeus, nos causa graves daños. Tememos morir. Ven, ayúdanos. Te causará pesar y morirás si no nos ayudas. Agamenon te hará grandes regalos, e incluso a Briseida si accedéis a ir a pelear.
Aquiles: Ni con eso iré al campo de batalla. Bastantes victorias he conseguido para los aqueos y nunca he sido bien recompensado y me arrebató hasta a Briseida . ¡No iré de ninguna manera!.
Narrador: Ulises y Ayax comunican el mensaje al Atrida Agamenón, Agamenón se dio cuenta de que el ultraje hizo que, sin Aquiles, ellos tenían que enfrentarse solos con Héctor y el ejército troyano.

ACTO V
Cuadro 1
Campo de Batalla.
- Todos combatiendo. Aquiles observa desde un lugar lejano. En un alto está Zeus mirando lo que sucede haciendo gestos de ayuda para Hector.
Narrador: Los Aqueos espiaron a los troyanos para saber qué se veía venir en las siguientes contiendas. Los troyanos lo intentaron, pero no consiguieron tal efecto, pues el espía troyano Dolón fue asesinado mientras realizaba tal peligrosa misión, mientras que Héctor sigue siendo favorecido por Zeus, Padre de todos los Dioses. Durante la contienda siguiente, Zeus hizo que Agamenón fuese herido, sin embargo, con altruosa valentía Ulises Salió del campo de batalla airoso, sin embargo, al ver al Atrida herido los griegos huían despavoridos, la presencia de Aquiles era necesaria.
Cuadro 2
En la tienda de Aquiles
Patroclo (entrando consternado y se pone de rodillas ante Aquiles): Pelida, por favor, vuelve al campo de batalla, Néstor pide tu presencia, los troyanos queman nuestras naves.
Aquiles: ¡No intervendré!, de ninguna manera.
Patroclo: Entonces, déjame ponerme tu armadura, así los troyanos huirán y los aqueos se animarán, y tendremos momentos gloriosos por un momento.
Aquiles: Ahí tienes mi armadura, pero no vayas a Ilión. Ahora, anda amigo mío y ármate.
-Sale Patroclo de la tienda de Aquiles. Este último se arrodilla y reza a Zeus.
Aquiles (en tono de súplica): Padre de todos los dioses, oíste mis palabras cuando te pedí que derrotaras a los aqueos y dieras victoria a los troyanos. Yo me quedo en mi nave y mando a mi amigo y a los mirmidones a la contienda. Haz que patroclo eche a los enemigos de las naves y regrese sano y salvo a mi lado.
Cuadro 3
En el campo de batalla.
Patroclo (dirigiéndose a los mirmidones): ¡Mirmidones, mostrad vuestro inigualable valor! .Vosotros sois los mejores guerreros, como lo es también vuestro jefe Aquiles. Ahora, Agamenon comprenderá el error que cometió no honrando al más valiente aqueo.
Mirmidones: ¡Es Aquiles!, ¡ataquemos!, ¡a pelear!, ¡por Grecia!.
- La batalla se da, mientras se encuentran Hector y Patroclo disfrazado de Aquiles y comienzan a combatir.
Narrador: Hector, protegido por Apolo y aconsejado por él embiste a Patroclo.
Apolo: ¡Hector!, ¡embiste a ese soldado!, ¡no es Aquiles, sino su amigo Patroclo!.
Hector (habiendo matado a Patroclo y dirigiéndose a él): ¡Pensabas destruirme a mí y a mi ciudad, pero en tal empresa se te ha ido la vida! .
-Hector quita la armadura a Patroclo y se la lleva como trofeo a Troya.
Cuadro 4
En una nave está Aquiles observando la contienda. En un alto está Tetis, madre de Aquiles, observando la escena.
Mensajero: ¡Aquiles, Aquiles! .Tu amigo yace muerto en el campo de batalla. Hector acabó con él. Además el Hijo de Príamo se llevó tu armadura como trofeo a la ciudad de Troya.
-Mientras Tetis se acerca al lado de Aquiles, éste llora.
Aquiles (dirigiéndose a Tetis): ¡Madre!, mi amigo ha muerto y por mi culpa, ¡tengo pena, tengo rabia!, ¡yo lo envié a la contienda y me quedé aquí sin hacer nada! . Iré a buscar a Hector, causante de la muerte de Patroclo. Madre, no intentes detenerme, porque no podrás convencerme.
Tetis (mirando con cariño a su hijo fijo a los ojos): Por ahora Hector se vanagloria de tener tu armadura, pero su jactancia no durará mucho. La muerte lo ronda. Mañana te traeré nuevas armas fabricadas por Hefestos, espera mi regreso y las lucirás en el combate.


Cuadro 5
En el campo de batalla
Narrador: La noche inundaba el campo de batalla, mientras Héctor instaba a sus hombres:
Héctor: Guerreros míos, vigilad toda la noche. Mañana tendremos un reñido combate junto a las naves aqueas. Si Aquiles se propone embestirme, lo enfrentaré hasta matarlo.

Cuadro 6
En el campamento griego.
- Los soldados acompañan a Aquiles, depositan el cuerpo de Patroclo. Mientras el Narrador comenta el hecho.
Narrador (mientras sucede la escena): Los soldados aqueos habían traído el cadáver de Patroclo, mientras acompañaban a Aquiles, que se lamentaba ante el difunto y juraba que le haría honrosas exequias sólo cuando consiguiera la cabeza de Hector, permaneciendo hasta entonces insepulto. Los soldados lavaron el cadáver, le quitaron las manchas de sangre y lo ungieron con aceite. Luego, lo envolvieron con un blanco velo y lo depositaron en el lecho.
ACTO VI
Cuadro 1
De madrugada en la tienda de Aquiles.
-Llega Tetis con la armadura que Hefestos le hizo.
Aquiles: ¡Madre!, nunca vi nada tan hermoso como la armadura que me hizo Hefestos. Al momento vestiré con ella…
- Tetis interrumpe las palabras de Aquiles.
Tetis (Alzando un poco la voz y luego suaviza su tono mientras le entrega la armadura): Antes convoca a reunión a los jefes aqueos, harás las paces con Agamenón y luego ármate y ve a luchar contra los troyanos.




Cuadro 2
En las afueras de la tienda de Aquiles.

Narrador: Aquiles convoca a los aqueos y cuando todos estuvieron reunidos...
Aquiles (dirigiéndose a Agamenón): Atrida, nunca debimos haber llegado a esta pugna. Todo esto ha sido prejudicial para nosotros y beneficiosa para Hector. Hago en este momento, las paces contigo, vuelvo a la contienda. Incita a los aqueos a que me luchen conmigo…No perdamos más tiempo y volvamos a la lucha, para que el enemigo me vea entre tus combatientes.
- Mientras los aqueos se retiran, Aquiles entra a su tienda y se pone su armadura.
Narrador: Y vistió Aquiles su armadura, se puso coraza, elmo y grebas, colgó de su hombro la gran espada, embrazó el escudo y cogió su potente lanza. Una vez que estuvo listo, se fue a dirigir a las primeras filas del ejército.
Cuadro 3
En el campo de batalla.
Escena 1
- En esta escena están los dioses, troyanos y aqueos. En un alto está Zeus. Zeus hace gestos de convocar a los dioses, los dioses van a su presencia.
Zeus: ¡Tenéis toda libertad de ayudar y proteger a quienes queráis, yo por mi parte, observaré la contienda desde mi trono! .
Hera: Atenea y yo protegeremos a los aqueos.
Hefestos: Yo también me uno por causa de Aquiles.
Ares: Y vos Bello Apolo, ¿a quién defendéis? .
Apolo: Sabes poderoso Ares, que mi lucha va a favor de los buenos y románticos troyanos, ellos nos oran y dan ofrendas agradables. Yo protejo a Hector.
Afrodita (dirigiéndose hacia Ares y Apolo): Yo sigo la causa de Troya junto a vosotros.
Escena 2
- Bajan del alto los dioses y se colocan junto a sus protegidos mientras Aquiles en acción valerosa increpa a sus hombres paseándose entre ellos. En frente están los troyanos Hector alienta a sus soldados todos listos para el combate.
Aquiles: ¡Aqueos!, ¡no permanezcan lejos del enemigo! .¡Cada hombre debe atacar a otro y sentir placer en lidiar, en pelear y matar! .
-Mientras Héctor habla a los suyos.
Hector: No temáis a Aquiles. Yo saldré a su encuentro y lo mataré.
Troyanos: ¡Siii!, ¡muerte a Aquiles! .
- se enfrentan los ejércitos, los dioses gritan y alientan a sus protegidos.
Atenea: Vamos hijos de Esparta, luchen, luchen.
Apolo: ¡peleen hijos míos, peleen! .
-Se encuentran Hector y Aquiles. Se ponen a luchar.
Aquiles (al momento de encontrar a Hector): ¡Tú eres el hombre que mató a mi amigo! ¡Tu hora final ha llegado! .
Hector: Seré menos mejor guerrero que tú Aquiles, pero nuestras vidas dependen de la decisión de los dioses.
Aquiles: Apolo te protege, por eso no puedo matarte, pero ya acabaré contigo. Acabaré con cualquiera que se ponga a mi alcance.
Escena 3
- En otro alto, más bajo que el de Zeus está en una torre Príamo observando la contienda.
Príamo: Centinelas, abran las puertas de la ciudad, para que entren los espantados troyanos temerosos de Aquiles.
Centinelas: Si majestad.
Príamo: ¡Ah!, tan pronto como vean que los troyanos estén refugiados, cierren las puertas, pues temo que Aquiles entre.
Centinelas: Sí Señor.
Narrador (mientras ocurre la lid): Y así, los troyanos y aqueos lucharon apoyados por sus dioses y diosas favorables a ellos…La guerra se hizo más cruenta y terrible, entretanto, Aquiles seguía luchando, poseído de una furia incontenible.



ACTO VII
Cuadro 1
Los dioses están en combate junto con troyanos y aquileos.
Narrador: El combate seguía reñido y alborotado. Los dioses habían decidido intervenir en forma cada vez más diecta.
- (mientras ocurre la pelea de fondo, los dioses salen delante).
Atenea: ¡Ea que este lo cuido yo!, ¡fuera esta flecha! (con la mano hace desviar una flecha).
Apolo: ¡No te metas conmigo, que a los troyanos los defiendo yo! .
Ares: ¡Te daré tu merecido Atenea! (golpea el escudo de Atenea).
Atenea (cogiendo una piedra): ¡Toma esto necio! (y tira la piedra en el pecho de Ares).
Ares (cayendo al suelo): ¡ahhh, maldita eres Atenea!
Atenea: Para que veas, que soy mas poderosa y fuerte que tu.
- Viene corriendo afrodita al lado de Ares.
Afrodita: ¡Ares, te ayudare!
Atenea (se lanza sobre Afrodita): A mi nadie me vence, menos tú.
- Afrodita y Ares caen al suelo.
Zeus (mirando desde el alto y riendo): Jajajajaja que inicuo sois, parecéis niños riñendo como idiotas.
-Se van los dioses con paso cansado hacia el lugar donde esta Zeus.

Cuadro 2
En las puertas de Troya
Narrador: Habiendo vuelto los dioses donde su padre Zeus, quien reía de sus infantilismos los aqueos estaba cada vez más cerca de la ciudad. Pero todos los troyanos alcanzaron a entrar a la ciudad, quedando solo Héctor fuera de Ilion.
Priamo: Hector hijo por favor entra a la ciudad.
-Hector se queda inmóvil.
Priamo: Hijo mió no esperes solo a ese hombre que es mucho mas peligroso que tu. Tu imprudencia te costara la vida, compadécete de mi, de tu madre y de tu esposa.
- Se acerca Aquiles hacia Héctor con gesto de ira y furia.
Héctor (en forma pensativa): Será mejor comenzar esta lucha cuanto antes.
-Aquiles persigue a Hector, este arranca de Aquiles.
-Hector para.
Hector: ¡No huiré mas, quiero combatir contigo. Lleguemos a un acuerdo, si los dioses permiten que uno de los dos muera el que queda vivo le hará las exequias.
Aquiles (con gesto de furia): De ninguna manera, tu muerte esta cercana. Atenea me protege, ella te ara sucumbir, por el dolos que me has dado.
-Y le entierra la espada Aquiles a Hector.
Hector (Habiendo caído al suelo y con voz agónica): Te suplico no dejes que me coman los animales si no que entrega mi cuerpo para que me honren e incineren.
Aquiles: Tú no te acordaste de mí y te llevaste mi armadura, dejare tu cadáver insepulto.
Narrador: Priamo, Hecuba y los troyanos vieron con dolor cómo moría y era ultrajado el cuerpo de su hijo. Aquiles arrastró el cuerpo de Hector por el polvoriento suelo bajo los lamentos de Andrómana, su esposa.
Cuadro 3
Narrador (mientras sucede la escena): Y Aquiles pudo cumplir su promesa y dar honrosas exequias a Patroclo.
Apolo intervino ante Zeus para dar esquía al cadáver de Hector a lo que este envió a Iris a pedir el cadáver e Hector. Fue dad ala recompensa por el cuerpo de este a Aquiles. Priamo pudo dar los honores correspondientes a su hijo gracias a Aquiles quien obedeció los designios de Zeus.
La muerte de Hector tajo románticos lamentos de su esposa y del pueblo de Troya quemando su cuerpo sepultándolo honrosamente y el rey dio un gran banquete fúnebre.
Y estas fueron las exequias realizadas en honor de Hector, el más valeroso de los defensores de Troya.
Fin










































Texto agregado el 31-10-2007, y leído por 3026 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]