TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / marxtuein / OPERACIÓN TIBURÓN

[C:305892]

Mire, mi estimado paciente y amigo, como una excepción le voy a ser sincero. Usted no tiene madera de esquizofrénico ni mucho menos pederasta. Vamos, tampoco es usted una mala persona. Está mal que sea yo quien lo diga, pero la mayoría de nosotros, los psicólogos, padecemos la misma ansiedad, digamos trastornos de conducta que a usted le tiene tan alterado y al borde de una salida falsa.

Tranquilo, deje que le explique, porque hoy es su última cita conmigo, y es que, perdone, advierto en su rostro la angustia de pagar mis honorarios, que en trance de divorcio debe ser una calamidad adicional. Tampoco tengo corazón para seguir cobrándole por dar consejos que ni recuerda, ni le llevan a nada.

Espere, no me interrumpa, ya me ha dicho que de ateo impenitente le ha dado por enclaustrase en cuanto iglesia encuentra a su paso. Tampoco quiero que me refiera otra vez su afiliación a neuróticos anónimos. Créame que entiendo su calvario: ese coktail mortal de sentimiento de culpa y vergüenza. Y aparte de eso, los reproches de sus hijos y amenazas de su todavía legítima esposa. Por no hablar de la mirada triste de su señora madre.

Mire, escúcheme con atención, que no lo volveré a repetir:

El alivio de los ahogos de la carne, la simple presencia, cuando no compañía del sexo opuesto, es una necesidad intrínsicamente humana. El problema es que alguien, respondiendo a inciertos intereses y desde la noche de los tiempos, circunscribió la réplica de esas grandes necesidades a ciertos prototipos y condiciones.

Pero no, mi amigo, está científicamente comprobado que el amor en pareja, como solemos conocerlo no puede durar más de un lustro. Mire, aquí tengo una decena de artículos que le pueden interesar, hablan de hormonas, sensaciones, etc. Esta es la única verdad. Lo demás, olvídese, el 90% de los que nos dedicamos a cuestiones de la mente nos empeñamos en prolongar más allá de su temporalidad natural el amor. Y como esto es una práctica contranatural, pues resulta que no tenemos éxito, pero si almorzamos de esta profesión.

No mi amigo, ni ideas de suicidio, ni depresiones. Es normal que a sus años le interesen los cuerpos sólidos, los rostros tersos y sin arrugas, la arrogancia y frescura que solo puede dar los 25 años.

No hay nada malo en que se aburra de la vida matrimonial, que beba, lloré y ande por ahí dando pena. El problema es que siga por ese camino. Y no se crea incapacitado para hacer vida en familia, nadie lo está, lo que sucede es que hay quienes tienen mayor capacidad de aguante o resistencia a la frustración. Pero bueno, de ahí a esa práctica, digamos canibalesca, pues como que hay un amplio trecho, pero bueno, he de confesar que yo también , por lo menos en una ocasión, también estuve a punto de arrancar de un mordisco el pezón a una mujer.
Mire hágase y hágame un favor. No siga describiendo la tersura y turgencia de los senos de su mujer, tampoco la firmeza de las tetas de su amante y los pezones de cinco centímetros. ¿Qué, no se da cuenta que me perturba qué puedo perder la licencia médica por imitarlo? Pero vamos hombre, no me vea con esa cara de desesperación. Finalmente tengo el deber de darle alguna respuesta, remedio para sobrellevar su manía.
Para eso eché mano de la técnica, y no, no creo que sea la solución. Un protector bucal, como el que usan los boxeadores para evitar morderse la lengua podría ser solución, pero nada garantiza que en el momento preciso lo escupa y zás, otro pezón a su cuenta. Mire, reconozco las limitaciones de mi especialidad y haciendo uso de un recurso válido, lo voy a canalizar con un colega, el doctor Martinez, excelente odontólogo, que le puede hacer un buen precio en la extirpación de los dientes, que ese y no otro es el remedio para su aflicción.

Ande hombre, viva naturalmente, sin remordimientos ni temores, pero por favor, no regrese conmigo, porque ya no quiero escuchar más historias de tiburones.

Texto agregado el 08-08-2007, y leído por 423 visitantes. (31 votos)


Lectores Opinan
14-06-2010 afiliación a neuróticos anónimos GENIAl GENIAL GENIAL. Me encantó la historia desde el comienzo hasta el final. malaya
07-06-2008 tiburones so los que te comes a diario Salmo
03-04-2008 Caca locounpoco
04-03-2008 Me gusta el humor inteligente, y si está bien escrito, como en este caso, mejor. Qué bueno que te encontré. aicila
22-01-2008 Un buen relato: humor negro, ironía y hasta un punto de cinismo. margarita-zamudio
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]