TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / henrydrae / Como conquistar a una vendedora de corbatas

[C:304279]

Una mujer rubia (vendedora) se encuentra ordenando corbatas en una pequeña mesa. Llega un hombre (cliente) que mira a su alrededor, como buscando algo.

Cliente: Buenas tardes, señorita.
Vendedora: Buenas tardes, ¿en que lo puedo ayudar?
Cliente: Ojala me pueda ayudar. No siempre uno se encuentra con tanta voluntad en un simple saludo.
Vendedora: Si, claro, ya se dice por costumbre. Pero hay tantos malos hábitos que éste no incomoda, al contrario.
Cliente: Seguro. Además a usted le queda bien.
Vendedora: ¿Qué cosa?
Cliente: (sonriendo con cierto pudor) Bueno, me veo tentado a decirle “todo” pero me refería al saludo y a la oferta de ayuda, ¿sigue en pié?
Vendedora: Si, claro. Entonces le reitero; ¿en que lo puedo ayudar?
Cliente: Necesito una corbata.
Vendedora: Me lo imaginaba. ¿Algún color o diseño en particular?
Cliente: Uno que combine con mi personalidad.
Vendedora: Mmm, hubiese preferido que me pida que combine con su camisa. Pero... ¿cómo es su personalidad? ¿Celeste con rayas finas y suaves también?
Cliente: No sé como traducirlo en colores, pero en realidad soy un romántico idealista y soñador, de esos que no creen en las cosas fugaces, pero si en el amor a primera vista.
Vendedora: Todo eso me suena a rosa fuerte, ¿está seguro de que es así? Mire que si no llega a ser de ese color va a andar por la vida descombinado.
Cliente (dubitativo) Es que no tengo un solo color, sino una amplia gama. Por otra parte me gusta divertirme pero a veces también me pongo nostálgico. Puedo ser rojo, verde o tornasolado según la situación.
Vendedora: ¿Ve lo que le digo? Si una camisa es blanca, amarilla o celeste, se queda así. ¡Pero no puedo combinar una corbata con algo que esté cambiando todo el tiempo!
Cliente: Entonces tal vez lleve mas de una corbata, quizás hasta me la pueda llevar a usted para que me diga que usar cada día.
Vendedora: (poniéndose furiosa) ¿Usted me quiere comprar? ¿Sugiere que tengo mi cuerpo en venta? ¿Qué se cree?
Cliente: No, por favor, no se altere. Pretendía halagarla. Digo que tal vez entré aquí buscando una corbata y me lleve el amor de mi vida.
Cliente: Por favor, si apenas me conoce… no sea adulador.
Cliente: Es que su mirada me dice todo lo que necesito. Es usted una persona formidable disfrazada de mujer normal. No entiendo como nadie la ha descubierto todavía.
Vendedora: ¿Descubierto dijo? ¿Me vio comiendo en el probador? ¡No puede ser, sino hay vidrieras cerca!
Cliente: Hasta el hecho de que venda corbatas no es casual. Se da el gusto de enlazar por el cuello a los hombres como a piezas de ganado. Cuando mire a los ojos a la que merezca su atención, se dará cuenta de porque está acá. No veo la hora de que me pruebe una corbata y tentar así a mi destino para saber si debo morir a su lado.
Vendedora: No hay problema, si se quiere morir aquí estamos asegurados. Ahora, no sé porque se pone tan trágico, no se me ocurriría ahorcarlo con una corbata ni aunque se pruebe veinte y cuando se decida su tarjeta no tenga fondos.
Cliente: ¿No ve que es perfecta? ¡Hasta paciencia de sauce tiene!
Vendedora: (resoplando) Avíseme cuando termine de recitar y probamos alguna corbata, ¿quiere ir mirando mientras atiendo a otro cliente?
Cliente (señalando las corbatas sobre la mesa) No, no. Por favor, decida por mí, ¿cuál me sugiere?
La vendedora elige una sin pensar y se la ofrece.
Cliente: ¡Brillante, no me dejó dudar! ¿Sabe el tiempo que me ahorraría si estuviese siempre conmigo?
Vendedora: No dudaría ni para elegir el color de su ataud.
Cliente: Ah, entonces ya me conoce lo suficiente.
Vendedora: No, pero jamás me enteraría de si no le gustó, de todas maneras. ¿Está seguro de que necesita una corbata? Desde que entró no hizo más que hablar de mí. ¿Y si llamo a otra vendedora para que no lo distraiga de lo que vino a buscar?
Cliente: Hay distracciones que terminan encontrando el real sentido de nuestras vidas.
Vendedora: Es verdad, dígamelo a mi que me distraje eligiendo la tintura para el pelo y terminé aquí porque justamente buscaban una rubia. ¡Y tengo el cabello castaño oscuro!
Cliente: Su alma es rubia y está bien que su cabello quiera serlo también.
Vendedora: Bueno, basta, ¿por qué no me dice que pretende con tanto verso y terminamos con tanta adulación. ¡Ya es empalagoso, hombre!
Cliente: (aclarando la garganta con un carraspeo) Nada me haría más feliz que me acepte la invitación a tomar un café, y así darse la oportunidad de conocerme mejor y saber si puedo ser el hombre de su vida.
Vendedora: (dubitativa) Si acepto ahora... ¿me compra una corbata?
Cliente: Lo juro porque se muera mi hermana en este mismo instante, que es uno de los seres que mas quiero en esta vida.
Vendedora: (abandonando la actitud complaciente y quitándose una peluca) Te fuiste al diablo. No te ayudo más, ¡encarate a la corbatera solo!
Cliente: Pero… no entiendo. Íbamos bien, ¿Por qué te enojaste?
Vendedora: Porque en tu vida comprarías una corbata para la única y ridícula camisa que te queda, infeliz, y no me pienso morir para que no tengas que cumplir promesas.
Cliente: Por favor, no te vayas, ¡ya casi la tenía conquistada!
Vendedora: No te preocupes, hermanito. No vale la pena ir tras una mujer que acostumbra a dejar a todos los hombres con un nudo en la garganta.

Texto agregado el 29-07-2007, y leído por 940 visitantes. (10 votos)


Lectores Opinan
21-08-2007 Muy divertido...no creí que el desenlace se tornaría tan peculiar. No es fácil escribir un cuento y mantener al lector interesado, felicitaciones patpoems
19-08-2007 Fantastico!!! Me encanto!***** consuelo09
18-08-2007 Arte de decir y de conquistar. Sorprendente, tierno y lleno de humor que cae al final en cascadas! ***** cromatica
05-08-2007 jajaja... excelente... me gusta como mezclas... encanto, romanticismo y humor ... 5* yzzita
04-08-2007 LLegarán a su cometido ambos? Vender una corbata, e intimar con la mujer-vendedora-ocasional? -Creo que el comprador con esa actitud, solo conseguirá cientos de nuevas corbatas, más lo otro, no creo....***** monica-escritora-erotica
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]