TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / patpoems / \"Tacum\"

[C:301046]

"Tacum"
Cuento de todos los días
Llora casi toda la noche, aun es un bebé. Tiene cinco meses de edad. Nadie lo creería se ve grande, fuerte, juguetón, mas bien hiper-quinético. Pareciera tener aun el cordón umbilical enrollado al cuello. Chilla, grita, aúlla. Se hace notar. Nadie duerme. Yo no he podido dormir desde que él nació en la casa contigua. Sus padres, le dejan llorar todo lo que quiera. No les importa un bledo. Se duermen sin siquiera pensar si su bebe tiene frío, hambre, sed. Pobre bebé infeliz, duerme a la intemperie todas las noches. El es uno de los pobre inocente de esta ciudad. Llegando a la casa menos indicada. La casa de sus padres adoptivos pareciera ser el lugar donde los condenados sufren después de la muerte el castigo eterno. Aun llora. Nadie responde. Hoy día se fueron de paseo, dejando atrás su responsabilidad.
No aguantaba mas ese llanto pidiendo auxilio. Me fui a la casa vacía que colinda con la mía. El patio de esta casa da también al patio de mis "queridísimos vecinos" y llevaba conmigo una bolsa de supermercado plástica con algunos volcadillos. La pared esta hecha a prueba de ladrones. Se ha enaltado con ese propósito. Llevaba un piso y un palo largo. Por un momento parecía que estaba pescando con una caña de pescar. Otras me parecía ser una cigüeña que llevaba en su pico a un bebe en un pañal blanco. La pared era demasiado alta, para mi buena disposición; además tenía en su borde dientes de tiburón que mordían al más mínimo roce con ellos. Hice un cálculo así a la rápida, me sentía invadiendo sin permiso una casa desocupada como un ladrón cualquiera. Me daba manija donde más menos podría estar este pobre niño llamado "Tacum" y me dispuse a pasar el alimento como de contrabando. Al salir de la casa vacía me han visto otros vecinos del barrio que me quedaron mirando con caras de preguntas. Le hice saber cuales eran mis andanzas y les contaba la historia de este bebé muerto de hambre, que llora todo el día y de paso los hice cómplices de mis buenas intenciones. Regresaba a mi casa y me subía en una escalera para ver si había dado en el clavo. En el trayecto de los nervios me dio ataque de risa, luego de pánico. Veía la bolsa llena de restos de comidas regadas por todas partes no en la jaula de Tacum sino en el jardín del vecino de mi vecino. Gracias a Dios que la bolsa con el alimento caía como a medio metro de la nariz de este ahora miedoso orejudo, coludo, lloroncito. Al verle desde mi casa le vi su rostro lleno de espanto. Estaba en un rincón, con la cara llena de desesperación. Temblando de miedo. El olfato nulo. Ahora debía Tacum arreglárselas para que con sus largas, y peludas piernitas pudiese llegar hasta la tan esperada cena… recordemos que aun es un bebé y el instinto aun no se ha desarrollado. Pasaría más de una hora o más y ya no se siente llanto alguno. Miro desde la ventana del segundo piso de mi casa; y veo a Tacum durmiendo placidamente. La bolsa se ve en el mismo lugar, solo que ahora él pareciera estar soñando.

By patpoemas
Derechos de Autor
P. M. A

Texto agregado el 12-07-2007, y leído por 56 visitantes. (2 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]