TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / alondratolondrada / ¿Habría Hecho Bien?

[C:300504]

¿Habría Hecho Bien?

Elisa recorría la casa vacía, deambulando entre las piezas silenciosas, envolviéndose en la oscuridad. La soledad se le colaba entre la ropa y el frío le calaba los huesos.
Vio el jardín amplio ya casi son flores, los baúles llenos de recuerdos, los muebles ocultos tras telas blancas y las paredes marcadas por antiguos cuadros y fotografías. ¿habría hecho bien?.
En un rincón la blanca cuna carcomida por el tiempo llamó su atención, aún la guardaba, la misma cuna que la vio llorar de niña, la misma cuna en que lloró el fruto de su vientre, que ataviado en un vestido negro la miraba desde el umbral
- vamos mami, el camión ya se va
- ya voy mi niña.
La niña se marcho dejándola sola.
Se apoyó en la fría pared contemplando la habitación, se veía tan grande y tan lúgubre, apenas una tenue luz entraba por entre las ventanas sin cortinas. Se dejó deslizar hasta caer sentada.
¿habría hecho mal?. Ni un millón de años le habrían alcanzado para devolver todo el amor, el cariño y la dedicación que esa mujer pequeña y corpulenta le dedicó toda su vida. Esa mujer, que sin un hombre a su lado, sobrepasó el dolor de la muerte y sacó adelante a una familia rota y sin esperanzas, esa mujer que rompió sus manos trabajando para hacer dinero de la nada y poder dar sustento a su pequeña niña.
Una silenciosa lágrima se deslizó por su mejilla y, abrazando sus rodillas, escondió su rostro entre las piernas.
Le había parecido lo mejor, su hija necesitaba un buen colegio y sólo podría encontrarlo en la ciudad, no vio la soledad en que dejaba a su madre por procurar el bienestar de su niña, ¿estaban bien sus prioridades?.
Quizás cuánto sufrió en ese pueblo solitario, quizás cuántas noches lloró en silencio por su abandono, ¿por qué no pudo verlo antes?.
Pudo ver ante sus ojos los hermosos recuerdos que guardaba en su memoria, la imagen de una mujer hermosa y jovial, de rostro arrugado y carcomido por la edad, las manos frías y ancianas amasando pan, preparando ricos postres y comidas para toda la familia, tejiendo interminables chalecos para cubrir a todos del frío. Pero ella, ¿ella habrá sentido frío?, ¿cuántas veces habrá necesitado un abrazo?, ¿cuántas veces habrá buscado entre esas frías paredes un hombro en que llorar?.
Y ella la había defraudado, había defraudado a aquella mujer que la cargó en su vientre por meses, que la cargó en su espalda por años y se quitó la comida de la boca para dársela a ella.
Y ya se había ido, había muerto sola y perdida en esa gran casa de campo, viendo como el techo se le hacía cada vez más lejano, como se agrietaban las paredes, esa casa que por años atrás olía a flores, a pan recién horneado y a talco para bebé, y que ahora no olía más que a humedad. Aquellos brazos fuertes que cargaron generaciones enteras, aquella dulce voz que canto mil veces las mismas canciones de cuna, se habían rendido al fin a la penumbra de la muerte, cansados ya de vivir.
Una mano en su hombro la sacó de su meditación, un pañuelo con olor a hombre enjugó sus lágrimas y unos brazos firmes rodearon su cuerpo convulsionado por el llanto.
¿le habría dicho lo mucho que la amaba?, ¿le habría dicho alguna vez cuanto le agradecía lo que había hecho por ella?.
Sin ser conciente se dejó arrastrar, se dejó ser conducida a través del silencio de esos pasillos y con la mirada perdida lloraba en silencio.
Una ráfaga de viento pasó por su oreja y llamó su atención. Se volteó para encontrarse con ella. En aquella mecedora que crujía al moverse se encontraba su madre, con su chal de toda la vida, tejiendo uno de sus interminables chalecos y sonriendo con dulzura. La vio alzar una mano en señal de despedida, en un simple gesto que aliviaba todos sus pesares y eliminaba todas sus aprehensiones, en un simple gesto le hizo saber que estaba en paz con ella, y tan repentinamente como apareció, se esfumó como la bruma.
-vamos amor, nos esperan.
Y ya con el alma más liviana, tras echar una última mirada a la casa vacía, dirigió sus pasos al camión que se llevaba sus recuerdos.


-------------------- FIN ----------------------



.....

No sabía cómo llamarlo =P

Texto agregado el 09-07-2007, y leído por 123 visitantes. (9 votos)


Lectores Opinan
22-10-2008 las cagó. me emocionó mucho. no puedo decirlo de otra forma. escribes muy bien el relato. onaleb
29-07-2007 Hermoso relato cargado de nostalgia. Creo al final de nustros dÍas muchos temrinaremos preguntándonos si habrá sido suficiente nuestro esfuerzo, pero cuando el amor ha sido grande creo que en el mimso amor las respuestas nos terminan satisfaciendo. Gracias por compartirlo. Cariños y paz. RB roseblack
19-07-2007 todos escriben igual dios! originalizen shit! ambiente
19-07-2007 Gracias por firmarme idiota! no necesito argumentos! no necesito nada! estoy bien ! =) ambiente
15-07-2007 Muy bien, de un hecho trivial has armado un buen texto. doctora
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]