TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / HenryDrae / Colores que nunca combinan

[C:300318]

El Amor era un señor que vestía un traje gris, llevaba una atildada corbata salmón, y una camisa blanca decorada sólo con buenas intenciones. Habitualmente se mostraba más jovial que juvenil. Además ya todos saben que el Amor no tiene edad, aunque contradiciendo al saber popular, no era ciego, pero interpretando la metáfora, sus ojos veían mucho más allá de una apariencia.
La Muerte era una mujer seductora. Nada de huesos sin carne, nada de piel apergaminada y hedor fétido emanando de su cuerpo. Vestía de negro, pero por coquetería, ya que el negro estiliza, sienta bien y no pasa de moda, cualidad fundamental a tener en cuenta por alguien como ella. Parecía mucho más joven de lo que seguramente era, y su voz tenía el poder de silenciar hasta el más mínimo todo sonido en derredor, y ni siquiera tenía que levantarla.
Ambos a menudo se cruzaban. Muy a menudo, pero rara vez se dirigían la palabra. Algunos hubiesen creído que por respeto, pero en realidad, ya con hacer su trabajo sin entorpecerse bastaba y no tenían mucho más para decir.
Pero un día El Amor creyó que las cosas podían ser diferentes. Nadie podía ser ajeno a él, y nadie podía dejar de morir. Y si ellos sólo debían hacer su trabajo, ¿por qué no tener una relación más cordial?
“¿Tomamos un café?” dijo un día él mientras su eventual compañera le quitaba el último suspiro a un sexagenario canceroso. Ella se sobresaltó de tal manera que el anciano casi se convierte en un milagro de la ciencia. Pero no; se antepuso su profesionalidad, y se llevó esa vida mientras meditaba una respuesta. En realidad ni siquiera lo había visto, pero el Amor estaba allí gracias a la mujer del enfermo, que quería tanto a su esposo que deseaba que la Muerte se lo llevara para que no siguiera sufriendo. Su soledad de allí en más, era lo de menos, y no había lugar para el egoísmo que solía frecuentar esos eventos con asiduidad.
“Está bien -dijo ella-, pero tiene que ser en casa. No salgo si no trabajo para evitar confusiones”
Y así fue, se encontraron en el cementerio mas antiguo de la ciudad, que la Muerte había emprolijado para la cita, tapando algunas fosas profanadas y enderezando lápidas carentes de visitas y mantenimiento.
Él apareció con un ramo de rosas, pero ella le reprochó el que le haya justamente llevado cadáveres como presente. La Muerte preparó un café muy cargado, bastante diferente al que estaba acostumbrada a probar en las salas de sepelios, y una vez sentados en cómodas y sendas tumbas con vista al paisaje lunar, comenzaron la charla.
-No creí que fueras a aceptar tan rápido mi invitación.
-¿Rápido? ¡Creí que nunca ibas a animarte a hablarme!
-Bueno, debes reconocer que resultas intimidante, y al Amor hay que cuidarlo.
-¿No es que el Amor nunca muere?
-Si, eso dicen, pero también es frágil e inseguro. Sino, la gente no dejaría de sentirlo o de cambiar la consistencia de sus sentimientos.
-¿Y de qué querías hablar?
-Supongo que de trivialidades, ¿Por qué no podemos tener una relación…?
-¿De Amistad? Ni lo sueñes, La Amistad es una mujer mas complicada que tú mismo. Depende mucho de dos personas, nunca uno sólo tiene la decisión de conservarla. Yo soy mucho más práctica, hay muchos motivos para morir, pero el final en sí, es inapelable.
-Práctica como toda mujer… también es aplicable al género.
-¿Y tú? ¿Sigues siendo siempre el mismo romántico nostálgico?
-No me confundas, yo soy Amor puro. El Romance es muy fugaz y la Nostalgia confunde las cosas. No salimos juntos muy seguido, porque terminamos desvirtuándonos unos a otros.
-Sensata decisión. Pero entonces ¿qué es el Amor?, Y por favor no quiero frases hechas.
-¿Qué soy? Sencillamente incondicional. Si me sientes, no pides nada a cambio.
-Altruista.
-Legítimo. Sincero. Puro.
-Y para nada modesto.
-No, no es vanidad, pero tantos me nombran, y tan pocos me sienten, que debo marcar la diferencia. Pero hablemos de ti. ¿Que hay de la agonía y el dolor que provocas?
-Vaya, veo que tienes claro lo que haces pero tampoco miras mucho alrededor. ¿Soy culpable de que la gente sienta dolor aunque sepa que la Muerte es inevitable? ¿No soy yo la que termina con la agonía cuando voy a finalizar una vida? ¿No tienes nada mejor para echarme en cara?
-No, por favor, no te ofendas. No fue ésa mi intención.
-Lo sé… eres todo Amor, ¿verdad?
-Y tú no puedes evitar la cruel ironía.
-No confundas ironía con pragmatismo. Ya te dije lo que soy, ni más ni menos.
-Pero también sabes que puedo aceptarte y quererte como eres.
-Sí, si, por eso de lo incondicional. ¿Sabes que? No me caes mal, de verdad. La Soledad no es buena compañera, al punto de que nunca está demasiado tiempo con nadie, ni siquiera bajo amenaza… de Muerte. Entonces es muy tentador que iniciemos algo, algo puro, algo intenso, algo que no requiera de Romance y que dure lo suficiente para que no nos llegue la Nostalgia… pero no funcionaría.
-Pero, ¿por qué? ¿Tienes la lucidez suficiente como para notar que seríamos buena pareja y dejarías ir la oportunidad?
-Es que es obvio, Amor- dijo ruborizándose, como si no se hubiese percatado de que acababa de decir sólo un nombre.- a la larga te mataría. Y este mundo, no puede existir sin Amor.
Y así fue como entendiendo la lógica de ella, él se marchó con el corazón destrozado. Nunca le había pasado, siempre se encargó de dar cantidades inmensas de sí mismo, a esposos, padres, hijos, amigos… siempre se encontró contagiando a quien recibiera semejante regalo divino con la sana capacidad de amar, como el efecto rebote más maravilloso del que cualquier vida podía gozar. Y ahora su plan perfecto, de conquistar a la Muerte, de seducirla y convertirla en su mujer con el fin de lograr que dejara su plan diabólico, había fracasado. Y supo exactamente por que; por primera vez, su Amor, no había sido desinteresado.

Texto agregado el 07-07-2007, y leído por 565 visitantes. (4 votos)


Lectores Opinan
30-04-2011 Por qué quién dijo que la muerte puede matar al amor!! a veces lo fortifica!! y quien dice que después de la muerte todo tiene un final, tal vez sea un ciclo que reinicie, justamente con más amor... bellaboo
21-08-2007 Creo que tu cuento esta lleno de imaginación hacer pareja al amor con la muerte, solo que el amor perdura en la vida y la muerte termina con el amor después de la vida…quizás por esa razón no tenían ninguna chance….Deja pensando tu cuento…felicitaciones patpoems
18-08-2007 Empecé por el último y fui leyendo hasta llegar al primero. Nada sencillo desarrollar un encuentro como este, con la presencia de otros sentimientos, volverlos tangibles y lograr su comunicación. Tiene la cuota de ingenio que permite que el desarrollo sea fluido y no provoque estancamientos. Finalmente, el Amor... puede ser interesado? o sólo lo fue con fines altruistas?. Creo que a todos la Muerte nos atrae en algún momento, hasta que el Amor nos devuelve a las ganas y la necesidad de no dejarse enredar con ella. No obstante, sin condiciones también, termina ganando la partida, más tarde o más temprano. Un excelente inicio. >Hubiera dicho prometedor si lo hubiera leído antes de todo lo que subiste, y que me parece de excelente calidad.***** cromatica
01-08-2007 Me encantó!! Sabes escribir y tienes la suficiente originalidad para mantener mi atención. Fabulosos dialogos sin caer en lugares tan comunes. Fue un placer leerlo Felicitaciones natty-natty
28-07-2007 No pude seguir, lo siento. Te soy sincero. No aguanto cuando se le pone ropa a lo intangible y además se le da su nombre de pila. Gangrena
08-07-2007 Buen texto. Queda claro que lugor ocupa cada uno. adriana73
08-07-2007 Excelente! Destaco el estilo elegante y las metàforas como el tema enfocado mucha creatividad, hace que uno no quiera que termine la lectura. doctora
08-07-2007 Bienvenido al grupo HenryDrae. Saludos! el_altazor
08-07-2007 Interesante diálogo... naiviv
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]