TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / angelical / ¿Y tu que harías?

[C:292894]

Se dejaron llevar por la pasión y como consecuencia se hicieron padres… tuvieron que dejar los estudios universitarios y dedicarse a trabajar diariamente para poder mantener a su nueva familia.

Los Padres de Ariadna siempre la apoyaron pero no todo le fue fácil, ya que hicieron que ella tomara una decisión:
- Te ayudamos con los gastos de tu hijo y lo demás con tal que no vuelvas con ese hombre o te vas lejos de aquí con tu hijo y tu marido.

Ella sin pensarlo 2 veces tomo la segunda decisión, y no obtuvo más ayuda de sus padres.

Pablo y Ariadna, se fueron a vivir en un departamento chico, casi vació y muy barato, ya que no le alcanzaba con lo que ganaba en el trabajo.
Un día después de nacimiento del bebe, Pablo llegó borracho al Trabajo ya que se tomó la mañana para celebrar, con unos viejos amigos, el nacimiento de su hijo. El jefe se vio muy molesto por el estado en que llego a su empresa y lo despidió, mientras que Ariadna al llegar a su trabajo se encuentra con una mala noticia, “Usted a faltado mucho y nunca trajo alguna excusa medica… despedida”

Era de noche y Pablo aun ebrio llego al departamento y mirándola con timidez le dijo:
- Hola amor, te tengo malas noticias… el jefe me acaba de despedir. Y Ariadna enfadada y preocupada le dijo:
- ¡¡Lo que pasa es que eres un borracho, tu nunca has cambiado… tu jefe no tuvo mas que hacer…!!! ¿Y ahora que vamos a hacer? Si a mi también me despidieron, mi jefe solo dijo que falte mucho al trabajo…
- No se trataré de buscar otro empleo, o no se, algo tendremos que hacer.
- ¿Porqué mejor no vamos donde mis padres y le pedimos algo de dinero?
- No, yo nunca iré con ellos. Olvida eso.
Paso un minuto de silencio hasta que tocaron la puerta y al abrirla se encontraron con un señor de saco negro, bien vestido y en su mano cargaba un maletín negro.
- Muy buenas noches…
- ¡No Hoy no tengo dinero para comprar!! Le dijo Pablo al seño.
Y en un segundo volvió a tocar la puerta.
- ¡Dije que no tengo dinero!!
- No señor, usted se equivoca, no vengo a cobrar nada… todo lo contrario, vengo a algo que le beneficiará mucho.
- ¿Si? Bueno, pase…
El señor tomó asiento en el único sillón de la sala y concluyo:
- En el día de Hoy vengo a traerle un millón de dólares… Abrió su portafolio y enseño los bloques de dinero, que efectivamente había un millón.
- Waoo... ¡a quien tengo que matar!!
- No, no tiene que hacer nada… solo tiene que presionar este boto. Y saco un pequeño botón rojo que traía en el bolsillo.
- Ummm... ya veo… pero, ¿que pasa si lo presiono? Aparte de hacerme millonario.
- Bueno, dos personas que viven en el otro lado del mundo, que no son ni su familia, ni sus amigos; que ustedes no conoces y nunca conocerán, morirán inmediatamente que presionen el botón.
Ariadna se impresiono mucho y miro fijamente a Pablo, pero éste estaba un poco convencido de aceptar la propuesta.
Después de un minuto de silencio, el señor finalizo:
- Bueno jóvenes, pueden tomarse toda la noche para pensarlo… mañana en la mañana vendré a escuchar su decisión. Que pasen muy buenas noches.
Dejo el botón rojo en medio de la sala y se marcho.

Antes de dormir los 2 estaban en la cama sin poder dormir, pensando sin descansa.
- Amor, creo que deberíamos aceptar la propuesta.
- No cariño, mi conciencia no vale un millón de dólares.
- ¿Te acuerdas del vestido hermoso que vimos aquella vez en el mall? Pues yo te lo compraré. ¿de los zapatos finísimos que vimos ayer? También te lo comprare. Y podríamos darle el carro de último modelo que tanto a querido tu papá. Te imaginas a nuestro hijo en la mejor escuela del país? Lo tendremos dentro de una cuna de oro… seria genial, te compraré los mejores mueble para el departamento… ¡no que va!, nos mudaremos al mejor y mas caro apartamento. Seríamos súper felices.
- Amor, sería genial.
A la mañana siguiente fueron y buscaron el botón que habían dejado el la pequeña sala y de lo más rápido Pablo presionó el botón rojo.
- Ves amor, no paso nada. Dijo Pablo a Ariadna.
- No, espero que no haya pasado nada.
En ese instante tocaron la puerta, era el señor que venía con el portafolio y aún con el dinero en él.
- veo que ya apretaron el botón... que bien, aquí les dejo el millón de dólares.
Pablo y Ariadna, con toda la emoción del mundo, cogieron todo el dinero y lo guardaron y devolvió el maletín completamente vació al señor.
- no sabe cuanto se lo agradezco… de todo corazón. Usted me ha cambiado la vida. ¿Y que hará, a donde va ahora?
- Pues jóvenes, seguir trabajando. Y Bueno, ahora voy hacia el otro lado del mundo, en busca de dos personas que no son ni su familia, ni sus amigos; dos personas que no los conocen a ustedes… y nunca conocerán.




¿Qué Decisión Habrías tomado tú?

Texto agregado el 31-05-2007, y leído por 58 visitantes. (1 voto)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]