TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / elcocodriloastronauta / A LA LUZ DE LA LUNA

[C:280477]

“...un poco de luna antes de dormir ayuda a evitar las pesadillas...
y un par de gotas de luna sobre los ojos
ayuda a los enfermos a bien morir...”

Nunca entendió porque el anciano se empeñaba siempre en controlar sus aprestos... después de todo ya era un hombre... por estas tierras y entre su gente los 17 años eran una inequívoca señal de hombría... claro que al viejo además del respeto a las canas y al lazo familiar además le debía el haberle criado desde que su madre murió después de la lenta agonía del abandono del hombre que huyo después de preñarla... con todo y la deshonra el anciano reconforto a la hija hasta que dio a luz a este ahora recio muchacho de manos callosas y buenas artes para la caza... desde pequeño había aprendido del abuelo a cebar trampas; a seguir rastros... a dar muerte certera con puñal, lanza o escopeta a la presa siempre digna... porque eso si... si algo exigía el anciano era el respeto a la presa... había que pedirle perdón y honrarle debidamente... el muchacho no terminaba de entender tales muestras de devoción hacia seres que siempre terminaban desollados y servidos a la mesa... no entendía... no entendía... también del anciano había aprendido a mezclar hierbas para curar padecimientos tanto del cuerpo como del espíritu... aunque en ese menester se sentía limitado por el viejo que parecía dispuesto a llevarse a la tumba sus mayores secretos... ahora aquí... de pie frente a la entrada de la espesura del bosque nocturno no entiende la última recomendación... esta es una noche perfecta... de cielo limpio y vientos apacibles... con una enorme luna de cazador que ilumina diáfana los añosos árboles desde niño conocidos... aun sin esta luminaria en el cielo tibio podría encontrar y seguir incluso el rastro de un gato montes o una escurridiza zarigüeya... pero hoy... el viejo se ha empeñado en que nadie debía salir de caza... la decisión ha sido transmitida a toda la gente del poblado que obedeciendo al anciano líder ha optado por irse a dormir temprano a sus humildes casas y a encender un fuego sobre el que vierten recuerdos a la par de oraciones “... para que nos libren de todo mal...”... no acaba de comprender porque esta aquí... solo... esperando por desobedecer las instrucciones del único hombre a quien ha venerado tan ciegamente... pero del que no puede cumplir la orden de “... no Cazar... no con esta luna...” supone que es señal de hombría desobedecer al abuelo del que, con el tiempo habrá de heredar incluso la jerarquía en el poblado... es su derecho de nacimiento... así pues... inicia la caminata... irrumpe por sendas que se vuelven mas cerradas conforme avanza... no ha encontrado ningún rastro que le parezca digno de esta noche... habrá de seguir buscando... en lo profundo del bosque... a las márgenes del río se dará cuenta del silencio que reina... ni ranas o grillos se atreven a interrumpir el canto de las aguas que corren en su camino montaña abajo... casi ha decidido dar media vuelta y resignarse a no ser desafiante cuando sus ojos habrán de encontrase con dos brazas que centellean a la luz de la luna... jamás en todos sus años de deambular por estas enramadas ha visto a un animal tan magnifico... de gran talla y lomo plateado... las enormes patas no han quebrado una ramita que permitiera escuchar su proximidad... es como si flotara... un espíritu del bosque que apenas muestra los agudos dientes desaparece como sombra dejando al muchacho tendido de espaldas y con el corazón a galope... es cuestión de hombría... con las piernas aun temblando se decide a probar la calidad terrena del animal que corre presto entre árboles y piedras... la lanza no serviría... no a este paso... al borde del desmayo por la loca carrera habrá de sacar la escopeta recién aceitada y calibrada... un poco mas cerca... solo un poco mas...

Un trueno asusta a los monos en los árboles y algunas aves se precipitan desde sus nidos hacia la noche... el plomo ha encontrado abrigo en el gran lomo y se alojado en el pecho. no sin antes quemar a su paso el pulmón que se desmorona por atrapar el aire que a poco se hace espeso... el muchacho eufórico planea la repartición de la carne dejando la cabeza como trofeo para el abuelo... quien le perdonará la desobediencia y le dará ante la comunidad el titulo de “hombre y digno heredero”... con la piel hará una magnifica capa que le protegerá del frió en sus próximas cacerías que habrán de ser de nuevo y en adelante en solitario... loco de alegría contiene el grito mientras corre... para terminar con los ojos desorbitados y de rodillas ante la presa recién cobrada... ahora ante èl... moribundo... se encuentra el anciano patriarca desnudo y con la bala en el pecho... quien llorando mas por pena que de dolor habrá de pronunciar esta palabras a su nieto otra vez huérfano...”te dije que no salieras a cazar... no con esta luna...no con esta luna!!”


“...Recuerdo de un sueño sobre algo escuchado siendo niño...”


Texto agregado el 03-04-2007, y leído por 166 visitantes. (4 votos)


Lectores Opinan
22-10-2007 ¡¡¡Magistral!!! bonnie_and_clyde
12-07-2007 Lloré. Tengo un nudo en la garganta (y en los nudillos porque no puedo escribir más) Sólo pondré las estrellas pertinentes. mangy
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]