TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / cochalluyo / DULCE INVIERNO

[C:280427]

Sentados sobre la arena de Merquiche, día nublado, un viento norte silbaba, el revoloteo de las gaviotas en busca de su alimento anunciando la lluvia, algas verdosas como sus ojos golpeando las rocas, rodeadas por olas amenazantes y furiosas, el escenario es perfecto, sino hubiera sido por la lluvia tibia y poderosa que recorrió nuestras mejillas, nos contemplamos, platicamos largas horas, recorrimos nuestras vidas, nuestras andanzas, nuestros sueños y realidades, sólo nos faltó comentar la fallida inmortalidad del cangrejo, poco a poco nos acercamos, nos besamos, al principio tentativamente, luego con curiosidad y pronto con la pasión acumulada en muchos años de distraer con encuentros banales la necesidad de un amor, corrimos por las doradas arenas hasta llegar casi en vilo a mi refugio veinteañero, descansamos sobre mi cama, poco a poco, suavemente, acaloradamente, desesperadamente, su aroma a hombre sano, un olor a limpio, sin rastro de fragancias artificiales, el caracol de sus orejas y el interior de los muslos donde la piel palpitaba al contacto, mientras el aire se nos iba tornando más denso, sentimos nuestros cuerpos estremecer, vibrar de placer, desnudos a la par, su sudor en mi cuerpo, sus manos poseyendo mi ser, ardorosa sensación de despegue, mi cuerpo se desvanece, se deja atrapar en esta prisión de amor furtivo, el sabor de sus labios húmedos, su lengua sana, su lengua que acaricia, dulce sensación, amarga tentación, recorres mi cuerpo pequeño, estudias cada centímetro de mi piel, en tanto ya dentro de mí como un brioso animal que necesita ser domado, una caliente urgencia se apodera de mi vientre y ondulando mis caderas, escapando gemidos, hasta no poder más, nuestros cuerpos fundidos, sobre él, convertida en una entusiasta amazona, inmovilizándome entre sus piernas.

La impaciencia o la fatiga me hacían torpe, culebreaba buscándolo, pero resbalaba en la humedad del placer y el sudor en invierno, compenetrados en un solo cuerpo, desfigurados nuestros rostros, con una mueca de satisfacción, felicidad y frenesí, éxtasis sublime… la risa era nuestra, me desplomo aplastándolo con el regalo de mis pechos.

El trastorno de mi cabello revuelto, bucles que son como espirales que suben y bajan, mi pecho palpitando a mil por hora, así abrazados, riéndonos, besándonos y murmurando tonterías. Finalmente nos dormimos ovillados en un enredo de piernas y brazos, descubriendo en los días siguientes, que ambos dormíamos para el mismo lado.

El tiene facciones delgadas y regulares, su cabello dorado, esparcido sobre su delicado cuello, cejas pobladas, nariz aguileña, sus ojos claros irresistibles, con una agradable expresión de melancolía, su contextura espigada, brazos largos dispuestos a acoger mil aventuras, fantasías, sus manos generosas, buscadoras de placer y gozo. Su mirada es taciturna, vaga, pensativa, su mente atiborrada de ideas, ficción, magia, creatividad, sueños no cumplidos.

Descubrimos que nos molesta de sobremanera levantarnos temprano, que si cocinamos lo hacemos por necesidad, porque si bien es cierto mis platillos resultaron casi quemados, la ensalada preparada por él no era su fuerte, dormíamos como lirones entregados a los brazos de Morfeo, el agua de la ducha era tibia, no era de su agrado, le gusta caliente con vapor invadiendo el cuarto de baño, nublando nuestros ojos, haciendo más difícil encontrar nuestros cuerpos bajo la lluvia vertiginosa del invierno.


Las caminatas resultaron agradables y cansadoras, aunque si lo hubiera llevado a escalar el Villarrica lo habría echo con gusto, es raro nunca me tomó de la mano, por temor, vergüenza, quizás quería que yo tomara la iniciativa, mi mirada no era capaz de traspasar aún mis deseos contenidos.
Vuelca en mi la esperanza abrasadora de retenerlo a mi lado, más no salió de mi boca ningún gesto manifiesto, sumida en un dejo de discordia, egoísmo, petulancia y desdén, miedo, cobardía, vaciaron mi corazón y alma., convirtiéndolo en un ser vacío y deprimido, pestañear, sollozar en penumbras, lagrimas translucidas, el amanecer inquieto, abrir los ojos para anunciar la despedida, abrir la boca para esbozar un te amo, la mirada perdida susurrando el adios, ese que nunca debió llegar.
Te alejas vacilante, llevando contigo mi corazón, mi amor desmedido, mi ternura melancólica, mis besos acariciando tus mejillas, los colores parecieron desvanecerse a medida que te alejabas y comencé a extrañarte aunque nunca nos hubiéramos conocido.


Texto agregado el 02-04-2007, y leído por 220 visitantes. (12 votos)


Lectores Opinan
20-09-2007 atractiva sensualidad y emotiva sinceridad... aunque se me ocurren mil cosas mas. Exelente. ***** efimeropanico
16-04-2007 Si los versos no conmueven, no sirven...creo que lo has logrado con claridad... alado
14-04-2007 A mi me gust+o el relato...encuentro una buena descripción del entorno...uno puede imaginar el paisaje gris frente al mar...casi se pude sentir el viento en la cara....todo invita al refugio...No me parece que sea....como dice edumolina..." un revolcón"....acá hay algo más que eso...y está tratado sin vulgaridad...Una historia que termina sin final feliz...como tantas otras historias en la vida...con un personaje que no sabe decir las cosas a tiempo...¿por temor?...¿por verguenza?...por lo que sea...Un silencio que la va dejando cada vez más solitaria.... Mis estrellas para tí...******* trotskki
13-04-2007 Adhiero al comentario de edumolina la_ignota
12-04-2007 Algunas personas son tan egocéntricas que creen que porque "no sale de sus bocas ningún gesto manifiesto", los otros deciden marcharse. No se les ocurre pensar que directamente uno las ha rechazado de lleno. Es tan grande su "yo" que consideran ser las artífices de todas las decisiones. He conocido mujeres de esta calaña. Son las más. En cuanto a la narración, me parece haber leído cosas semejantes y mejor escritas acerca de un revolcón. edumolina
10-04-2007 Sensualismo desbordante. Imágenes cálidas que penetran en mis sentidos. Maravilloso ***** SorGalim
08-04-2007 Guaaaaaa, qué te puedo decir, lo leí sin respirar siquiera, "descubrimos que dormíamos para el mismo lado". Sublimes recuerdos que siempre quedarán en el lugar más preciado del alma. Bello Cafa. la-negra-chilena
04-04-2007 Si fue dulce el invierno, e intensa la relación. Me ha gustado leerlo. Un saludo de SOL-O-LUNA
02-04-2007 Un texto sensual que penetra el frío invierno hasta convertirlo en ardiente y abrasador. Un texto cálido y tierno de dos personas que se aman y amándose dejan de amarse... Un saludo y***** josef
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]