TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / visage / Como enseñarle a bailar tango a las olas...?

[C:280416]

El hombre había estado allí antes de que el mar existiese.
¿Por que este escenario?.Sobre una roca lisa, en la que se observan las 3/4 partes del mundo.
Llevaba traje de tela opaca,
perfecto calce a su cuerpo.
Y un pañuelo rojo en el cuello.
esperaba como todo un caballero, sin arrugar sus vestiduras,
una mano por delante del talle y la otra resbalándole por la espalda.
Y allí sin pasearse, sin revolver la arena,
dibujándose en una cita jamás planeada,
el hombre sabía que el destino no dejaría inconcluso aquel baile tan apasionado.
Repasaba los pasos en su mente una y otra vez, desnudaba con los cesos la silueta de su compañera. que se dejaba llevar por el levante.

¿Habéis visto alguna vez vosotros una pareja de bailarines de tango?
Él la espera, con paciencia inverosímil,
ella parece acercarse por detrás de las olas.
Nunca se han visto antes, pero la pareja se abraza con más cercanía e intimidad que la que tendrían muchos amantes en público.
La vista se vuelve boca.
La vista se desliza por cada curva del momento.
A él le gusta ofrecer la mano izquierda en lo alto, y tomar la derecha de ella,
mientras asume la posición de salida a un escenario frío, de techo incalculable, que deben entibiar con movimientos.
Él dobla ligeramente la rodilla, al tiempo que eleva un poco su cuerpo, y luego tras un breve intercambio de sonrisas, respira, la mece, y mirándola a la frente siente sus cambios de libertad.
Ora sobre el pie derecho, ora sobre el pié izquierdo, y comienza, concentrado en el compás de las notas voladoras, intuitivos balanceos. ganas de bailarle a la tristeza, a la libertad, a las ansias de vivir y de ser.
¿Cuan difícil puede ser el proseguir aquella cumbre de pasos contados y fríamente calculados?
Para vosotros que solo observáis, puede ser muy simple.
Sin embargo ella, mientras acaricia el piso en cada movimiento, parece excitar el aire, preludia los instintos de aquellos 3 minutos sin oxígeno que viven los cuerpos en ebullición.
Entonces, inserto en los momentos, a él le llega el instante de manejar la postura, y los movimientos de tanguero, mas allá de una simple ejecución de figuras.
Desea verse elegante y apuesto, confortable consigo mismo. Puede parecer tan mundano, su expresión es discreta, parece concentrado, más si pudiese asomarle a ella su interior, vería la intensidad con la que retorna la corriente en su cuerpo y como las emociones bullen de su pecho.

Un último balanceo y la música hace interferencia, las olas, los aplausos de la gente-.un sudor que saluda desde los vestidos, un poco enredado.
Miradas desconectadas.
Señores, un placer haber bailado este tango-

Texto agregado el 02-04-2007, y leído por 63 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
11-12-2008 Me gusta muchisimo mas tu prosa. Me gusto 4* libido
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]