TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / doctora / Juntos y desnudos

[C:271132]

Juntos y desnudos
La lluvia apareció de improviso. Hacía calor y me gustó que refrescara.
Sorteando charcos de agua y gente que corría de un lado a otro
subí al colectivo que tenía un solo asiento libre. El viaje fue eterno y
las pocas calles que faltaban para llegar parecieron
multiplicarse debido a mi nerviosismo y ansiedad. Una ráfaga de viento
entró con el último pasajero y sentí un escalofrío.
Algunas cuadras después llegué a destino. La noche había caído de golpe
debido al cielo encapotado. Las luces del Shopping parpadeaban desde las ventanas abiertas.
Las escaleras estaban en el centro del vestíbulo. Las subí sintiendo
que los latidos de mi corazón competían con voces dispersas, músicas en
algún lugar y la voz de un locutor trasmitiendo fútbol. ¿Cómo
sería? ¿Estaría ahí o me haría una broma y se ubicaría en algún lugar
alejado para estudiarme antes de hablarme? Pero no. En la primera mesa
frente a la escalera estaba sonriendo. Se levantó y vino a mi encuentro.
Lo había imaginado más alto. Me gustó.
Nos sentamos frente a frente con una mesita baja de por medio y nos
intercambiamos unos libros. Comentamos el estado del tiempo como si eso
fuese muy importante. Yo miré los textos para disimular mi nerviosismo, que
desobediente, se manifestó en el temblor de mis manos al hojear unas páginas
al azar. Quedé en silencio y no podía disimular mi incomodidad. Él estaba
tranquilo y se notaba que no era la primera vez que estaba en una situación
similar.
-¿Con nervios?- preguntó mientras me miraba a través de sus lentes
pequeños.
-No. Sí- respondí sin poder sostenerle la mirada.
-Estás mejor en las fotos. Eso te digo ya.
-Sos el primero que me dice eso- Y era verdad, todas las personas que me
habían visto en internet al conocerme habían dicho lo contrario.
Sonreí en forma estúpida y miré un punto fijo en el techo.
Pensé que no le gusté. ¿Cuánto tiempo podría quedarme sin parecer
descortés? Calculé que unos diez o quince minutos más serían suficientes.
La situación me causó risa. Quise detenerla pero no pude.
-¿Por qué te reís?
-Por nada.
-¿Querés comer algo?
Ante mi negación dijo que él sí tenía apetito y desapareció por
unos minutos. La voz del locutor cantó un gol que fue festejado por los que miraban el partido con gritos de alegría.
Volvió con tres empanadas y una gaseosa. Mientras las comía me miró y
sonrió. Me inspiraba simpatía. El fútbol había finalizado y
mucha gente que lo miraba por televisión se había marchado. La música a
todo volumen impedía hablar con voz normal. Me ofreció la gaseosa. Tomé
la pajita y le di un sorbo. La mano que me la ofreció era bella, de dedos
largos y elegantes. Le devolví la botella y miré los labios sensuales que
formaron una "o" perfecta al aprisionar la pajita para tomar el líquido.
Pensé que me gustaría sentirlos así sobre mi boca. Mientras tomaba la
bebida, los ojos profundos y aterciopelados se detuvieron en los míos, yo
al fin le sostuve la mirada y una corriente de complicidad nos envolvió.
-Tenés una belleza clásica, con esos pómulos altos.
-¿No era que estaba mejor en las fotos?
-Dije que estabas mejor que la fotos.
No dije nada. Para qué. Recordé como en una película acelerada algunas
>conversaciones picantes en el chat y me sonrojé.
Terminaba su tercera empanada cuando me tocó el brazo en un conato de
caricia. Y ahí lo supe. Que sí. Que me quedaría y que las dudas que
había tenido se disiparon como la niebla se evapora ante el sol de la
mañana. Así que iríamos, como lo habíamos planeado, a oír música a su
departamento.
Nos miramos a los ojos y sonreímos. No supe si pensó lo mismo que yo, pero
su sonrisa era tan elocuente que me ruboricé. Recordé algunas fotos
atrevidas suyas y pensé qué pasaría si en un arrebato de locura lo
desnudase y acariciase ahí frente a la gente que charlaba, reía y comía
ajena a nosotros.
Nos fuimos. Caminamos por calles oscuras y silenciosas hasta llegar a su
departamento que estaba en la mitad de una cuadra cualquiera. Me dejó en la
antesala y tardó unos minutos en volver. Dudé cuando estuve sin él. Por un
instante pensé que sería mejor irme. Pero pronto estuvo de vuelta y
entramos al dormitorio.
-No debemos hacer ruido. Mi hermano duerme en la otra habitación- dijo en
un susurro.
Colocó dos sillas frente a la computadora y me ofreció una a mí. Fue
poniendo músicas y explicándome el nombre de los intérpretes y autores.
Algunos los conocía, otros no.
-Conocés esta- preguntó y se elevaron en el aire los sones de mi canción
preferida.
La tarareé despacito y alcé la mirada para agradecérselo, bajó la cara
y me besó. Fue el primer beso que nos dimos. Fue largo y muy dulce, acabó
por romper el último vestigio de hielo que había entre nosotros.
-¿Querés que te haga masaje?-dijo en voz baja.
Respondí que sí.
La cama estaba en un rincón de la alcoba en penumbras. Me tendí boca abajo
y después de sacarme la remera subió sobre mí y me masajeó toda la espalda.
La música lenta y el almibarado aroma del incienso me adormecieron.-
-¿Quieres que continúe?
-Sí, por favor- murmuré en un susurro.
-Tenés que sacarte el pantalón.
Unos momentos más y me desperté del todo.
Me di la vuelta y nos besamos. Mientras lo hacíamos le saqué la camiseta. Se sacó el pantalón y lo tiró al suelo.
En la luz difusa de la pieza resaltaba su cuerpo blanco, de rasgos suaves y
perfectos. Las fotos que me había enviado no le habían hecho justicia.
Pronto estuvimos uno pegado al otro. Lo acaricié torpemente y su miembro
reaccionó al instante como una cobra airada. Él buscó todos mis secretos
que le ofrendé sin retaceos. El cosquilleo familiar nacía cuando menos lo
esperaba y daba inicio a tiernas batallas que nos dejaban exhaustos y
sudorosos. Ardimos juntos la noche entera. Hasta que el sueño nos venció.
La madrugada llegó sin aviso y nos encontró juntos y desnudos en el lecho.
Una vez más el fuego fue compañero de nuestros jadeos y gemidos. Ya
vestidos nos abrazamos sin decir nada. Fue tan maravilloso que pensé que
había sido irreal.
En la puerta me despedí con la mano en alto.
Me miró a los ojos y preguntó:
-¿Cuándo nos vemos otra vez, Martín?
Y entonces supe que podrìa soñar.

Texto agregado el 18-02-2007, y leído por 2281 visitantes. (227 votos)


Lectores Opinan
20-07-2014 al principio ya casi dejaba de leer pero poco a poco se iva poniendo mas interesante, y el desenlace fue estupendo, buena narracion, ya no se si decirle lo o la felicito. moralva
26-04-2009 el desenlace...inesperado, mis **** rextanaka
17-03-2009 muy bueno el desenlace. linda historia pocopique
25-08-2008 Buenahistoria, abarca bien los sentimientos de un primer encuentro ese que deja mariposas en la barriga...Felicitaciones doctora apolinariocanales
04-07-2008 yo diría que he leído una estralla de los cielos.5* jardinerodelasnubes
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]