TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / pabloantonio / Willi Mapu : Tierra del Sur.

[C:262523]

Willi Mapu: Tierra del Sur.

Se despertaba noche tras noche con el mismo sueño... Y tras largos minutos de vigilia, solo, en su cama recordó el viaje onírico que acababa de emprender.
“Se encontraba recorriendo valles precordilleranos, en algún lugar del mundo, donde plataformas extensas y horizontales se entrecruzaban generando una amplia visión geológica del terreno, los árboles en sentido estricto eran mas bien ramificaciones que se alzaban perpendicularmente al suelo y proyectaban sensaciones de eternidad y sabiduría. El brillo solar producía matices rosados en el entorno y una delicada brisa unificaba la profundidad de aquel espacio.
Su paso era tranquilo y de vez en cuando volcaba la vista al movimiento de sus pies abriendo sus oídos al crujir de sus talones en la tierra, éstos parecían fundirse en la corteza, generando un diálogo entre su cuerpo y el planeta. Absorto de aquella realidad no se daba cuenta que algo se acercaba.
Cuando alzó los ojos vio a un extraño pájaro de aproximadamente metro y medio de longitud que caminaba erguido, pero con su cuerpo dividido en tres mitades: cabeza, torso y patas. Todas conservaban una distancia constante entre sí, como si las unieran hilos invisibles.
Se detienen frente a frente con una separación no mas larga que la extensión de su brazo y el repasa con cautela la maravillosidad de su materia:
Su cabeza completamente roja irradiaba chispas fugaces en todas direcciones y sus ojos, esmeraldas esféricas, poseían un atrayente poder magnetizante. Sus plumas largas y cristalinas ponían en claro la misticidad que albergaba.
La parte media de su organismo era en su totalidad de un color azul profundo, salvo en la zona superior izquierda donde se hospedaba su corazón la que conservaba una tonalidad púrpura magmática.
Sus patas poseían una blancura tal, que reflejaban como espejos prismáticos, delgados rayos de sol cegando a sus ojos.
Advirtió entonces que los latidos de su pecho sincronizaban con los del ave... En un acto reflejo coge el cuerpo azul y el resto desaparece ante sus ojos. El sonido palpitante se tornó cada vez mas profundo hasta ingresarlo en un estado de trance.
Entonces notó que era de noche y se encontraba flotando sobre agua fría, sin embargo sentía su organismo cálido y fuerte. El cielo estaba estrellado y la luna dejaba ver claramente alrededor.
Se percató que no estaba solo, había otras personas que nadaban junto a él, inmediatamente comprendió su naturaleza ancestral y se unió a sus hermanos...
El trayecto fue largo y agotador, pero todos llegaron al término del afluente donde los esperaba el bosque.
Se adentraron sigilosamente por los matorrales, hasta que un disparo quebró el silencio... Luego se tornó cada vez mas cerca el aplastante galope de los animales que junto a los hombres de acero atacaban sin motivo alguno sus raíces...
Sacrificando sus vidas corrieron a enfrentarse piel contra espada y todo se transformó en un atroz exterminio. Él oía por todos lados los gritos y agonía de su pueblo, luego sintió como el metal atravesaba su estructura y rasgaba su carne. Experimentó la muerte... Y con lo que le quedaba de conciencia veía fluir la sangre, a través de haces que proyectaba el cuerpo celeste, sobre la tierra que por siglos los había cobijado”.
Después de repasar aquel suceso su mente deliberaba, trastornando su quietud... Sabía que en su interior estaba la respuesta, pero no podía materializar aquel evento.
Rememoró entonces el verano, cuando había seguido el cauce del rio Bío-bío hasta sus orígenes, desde el mar a la montaña, magia milenaria de torrente sanguíneo-fluvial que emana generando existencia... Y como en su trayecto la realidad aparente de su vida se tornaba más difusa y pugnaba por no ser borrada de la sociedad virtual de la humanidad. La humildad y sabiduría con la que fue recibido por los magos que habitaban aquel lugar habían volcado por completo sus pensamientos y se entregó libremente al manifiesto energético del firmamento.
Comprendió entonces que fusionando sus evocaciones con su sueño engendraba el enlace necesario para mover su voluntad en pos de la emancipación de su pueblo.
Indujo todo su ser a ingresar otra vez al estado onírico y en este desdoblamiento de conciencia su vista se nubló y sintió su cuerpo como un rompecabezas cuyas piezas en forma individual eran capaces de advertir todas sus emociones.
Al integrarse nuevamente su percepción resurgen los valles anteriores y con ellos la fascinación armónica del ambiente; el espécimen alado se encontraba enfrente examinándolo detenidamente.
Sin vacilar agarra su cabeza roja con las manos y siente un singular golpe eléctrico mientras que al igual que la vez anterior el resto de su figura vuelve a desvanecerse. Ahora los ojos hipnotizantes del ave desencadenan una serie de relámpagos que paralizan todos sus sentidos y lo trasladan a través del tiempo y el espacio a una nueva dimensión.
Al despabilarse, se halla bajo un bosque muy tupido con árboles inmensos y majestuosos, lleno de silbidos sublimes e insospechados que se propagan en el entorno, todo envuelto en un aro crepuscular que se difunde a través del follaje.
Agudizó sus oídos y escuchó una melodía que se avecinaba, divisó luego una multitud de personas que se aproximaban velozmente y apreció en sus rostros una calidez inexpresable... A pesar de la densidad del lugar sus movimientos eran ágiles: Corrían, danzaban, acariciaban todo cuanto se cruzaba a su paso y el terreno en un acto incondicional los protegía de los tropiezos.
Se sumó a la aglomeración de música y baile, girando, adentrándose en la espesura.
Iba ensimismado, cuando de repente tras los arbustos emerge una descomunal estructura metálica que solo él pareció advertir, ya que sus compañeros continuaron el camino sin modificar en gesto alguno su conducta.
Mientras la gente se alejaba, él se siente imantado por esa red de hierro y acercándose a ella comienza a trepar su armazón. Después de un extenuante ascenso, llega a la cima de la plataforma. Su cumbre cubría una amplia superficie arcillosa rectangular totalmente desierta... La soledad le provoca una melancolía ajena y se encamina hacia su borde. Contempla entonces, al fondo del barranco, un largo hilo cristalino que circulaba dividiendo a la selva por la mitad y en sus orillas, aún danzando a las personas que ya habían atravesado la arboleda.
Luego oye un atronador ruido a sus espaldas, y advierte algo pasmado, como brotan de la tierra cuerpos desnudos de mujeres y hombres que comienzan a tocarse ardientemente, sofocando el ambiente con gemidos y murmullos de gran poder seductor, en un consumo desequilibrado y de vacía naturaleza. Entonces empiezan a acercarse incitándolo, hechizándolo y llevándolo hacia un estado mental y anímicamente restringido. Él pugna por no sucumbir ante el falso sortilegio humano y retrocede hasta el filo del abismo, extiende su voluntad hasta el límite y en una fracción de segundos repara en lo que el ave significaba para sí.
Experimenta nuevamente el viento acariciar su rostro, sin vacilar extiende sus brazos formando una cruz y se deja caer en la profundidad del acantilado...
Sus ojos transportados por las imágenes que como pinceladas abstractas, se tornaban cada vez mas reales llegando al fondo de la depresión, se entregaban al augurio del destino.
En este desmoronamiento su cuerpo comienza a resplandecer y casi llegando al contacto con el líquido, emprende el vuelo... Fue como si su materia retomara el legado del universo y en un acto de fraternidad le obsequiara la elevación… Se desprende de su carne y planea junto a sus hermanos que circulaban paralelamente por la orilla de las aguas.
Despierta posteriormente en el margen de una cascada, sólo, desnudo, con las pupilas bañadas de lágrimas… Lava su rostro con el fluido del salto y recibe la sabiduría celestial… Cohesionó pasado, presente y futuro dentro de sí, luego en un profundo diálogo con su alma advierte inocentemente que ya no es el mismo.

Pablo Antonio.

Texto agregado el 07-01-2007, y leído por 434 visitantes. (8 votos)


Lectores Opinan
15-08-2008 Que hermosa narración, perfecta, seguro viajaste tú también, ¿serás de estas tierras sureñas?, donde Leftraro luchaba junto a su Guacolda...bello, mis respetos. Trayenko. rayen-tru
04-08-2008 Me gusto, cargado de imagenes tactiles, visuales. Tiene magia, encanto y fantasia.Describes de manera perfecta. Saludos adriana73
26-07-2008 describes con maestría la geografía de los escenarios. Eso lo haces con toda intención de que uno se forme nitidamente la idea de uno donde está parado, por así decirlo. Sueños, Melodías,Danza desenfrenada, y toda la candencia de acciones me dejaron maravillado. Tienes razón,nuestros cuentos tienen algunas cosas en comunes. Gracias por visitarme. starfish
03-07-2008 Un texto lleno de una fantasía excepcional y muy bien narrado. Un beso de una jaenera... y por cierto, yo me quedaría con la cabeza, jeje. currilla_
03-03-2008 escribes muy bien, definitivamente... me gustó, saludos. natalii
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]