TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Maria_Audije / -- SIÉNTEME...SOY LA NOCHE --

[C:259270]

Abrí los ojos; oscuridad total. El frío penetraba en cada poro de mi pálida piel. Por unos segundos me estremecí. Algo me dijo que debía abandonar aquella habitación. De repente, y sin saber porqué, sentí pánico. Un escalofrío recorrió todo mi cuerpo. Eché a andar y el mudo asfalto apareció ante mí. Las primeras gotas de lluvia bailaban graciosamente con el pavimento. Mojaban mi pelo. Miré hacia el cielo y apenas se distinguían las nubes. Las gotas empapaban mi cara, resbalaban hasta mi nariz, mi boca... y se fundían todas en una manta húmeda que me cubría mi cuerpo. Sentí el impulso de correr. No sabía porqué. Recuerdo que una delgada línea de edificios, a ambos lados de la carretera, se habría camino a mi paso. Mi ropa pesaba por el agua y me costaba continuar. Decidí desprenderme de mi abrigo abandonándolo a su suerte en la cuneta. ¿Cuál era el objetivo? ¿Por qué? me preguntaba incesablemente. ¿Acaso un sueño? No, todo aquello era muy real...extraño pero muy real. La lluvia caía con más fuerza ahora. Entonces sentí frío; mucho frío. El vestido negro, empapado, se pegaba a mi cuerpo, dibujando la silueta de mis pechos y mi cintura en una desagradable sensación. Me paré en seco, por fin sabía el motivo de mi carrera. Unos amortiguados pasos sonaban tras de mí. Miré de soslayo intentando enfocar la vista, pero no vi nada. Un negro túnel, eso era todo. Seguí corriendo mientras los pasos de mi persecutor se acercaban cada vez más. A lo lejos, la luz de una farola se abría ante mí como una gran boca de fuego. Me acerqué a ella, sólo allí podría ver la identidad de aquella persona. Cada paso era en vano. Estaba agotada. En un abrir y cerrar de ojos me encontré, sin poder explicarlo, frente a la farola. Una cortina de lluvia nos envolvía a las dos en una mágica sensación de protección. Los pasos cesaron. Una mano fría como el metal me tocó el hombro desnudo. Me giré lentamente. Un hombre estudiaba mi rostro y mi cuerpo con una expresión mezcla de deseo y curiosidad. En su cara se dibujó una bonita sonrisa. ¿Quién era? ¿Qué hacía allí? De pronto tomó mi mano y extendió la suya.

-Toma- dijo- esto es tuyo.

Me quedé sin palabras. De una larga cadena colgaba una Amatista engarzada en una misteriosa luna de plata. ¿Dónde lo habría perdido? Y lo que resultaba más desconcertante ¿por qué lo tenía él? El hombre me miraba esperando una respuesta. Quería hablar pero ningún sonido salía de mi boca.

-Estas preciosa esta noche- dijo acariciando mis labios con su dedo.

Me quedé mirando aquel amuleto realmente sorprendida. Levanté la vista con la intención de preguntarle...pero ya se había ido. Corrí para alcanzarle pero no lo lograba. Sus pasos resonaban cerca, muy cerca, pero eran solo eso, unos pasos sin cuerpo, pues él se perdía en la noche. Bajo la lluvia me quedé mirando hacia ninguna parte; hacia la nada.
Entonces abrí los ojos; oscuridad total. El frío penetraba en cada poro de mi pálida piel. Por unos segundos me estremecí. Algo me dijo que debía abandonar aquella habitación.


María Audije do Santo ®

Texto agregado el 21-12-2006, y leído por 196 visitantes. (6 votos)


Lectores Opinan
11-01-2007 soy taaan fan de tu narrativaaaa!! Es una adicción!! ***** MeLihErAq
04-01-2007 La verdad es que el relato es bueno y bonito. Las escenas son claras y da la sensación de estar viendo a la chica correr, peeeeeeero, te pongo una diminuta anotación: utilizas demasiado las frases cortas; demasiados puntos. Muchas de esas frases se pueden unir perfectamente a otras, formando así una sola. Es mi único "pero". Por lo demas, estrellitas al canto. Galathea
02-01-2007 Me gustó tu relato. Pude sentír la angustia de tu huída, que por momentos me hacían imaginar que escapabas de tí misma. Sentí sorpresa por ese encuentro entre inocente y sensual, que te hizo reflexionar o volver a tí misma. artedevivir
31-12-2006 Me parece que tiene buen ritmo, atrapa; pero hay algunas frases hechas que habría que reveer y otras que son obvias: 'túnel negro', me paré en seco, 'amortiguados pasos',etc. Si tratás de buscar el encuentro asombroso de dos palabras que sean nuevas, sería mejor, te felicito! clepsidra
30-12-2006 Bien,como ejercicio de buen narrar y jugar con una estructura circular, vale. Sólo algunas observaciones: utilizas algunas contraposiciones que, a mi parecer, le restan tensión y verosimilitud al relato; ejemplo: el personaje siente pánico y sin embargo le parecen graciosas las gotas bailarinas. La ya comentada frase: "en una manta húmeda que me cubría mi cuerpo" (si "me" cubría, es un error remarcar que era "mi" cuerpo) Frío como el metal, una frase hecha que habría que eliminar o darle un giro novedoso. Y por último escribes "incesablemente" en lugar de "incesantemente", "persecutor" por "perseguidor". Es todo, espero no incomodar y no me tomes a mal mi opinión como simple lector. Va. bartlebymex
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]