TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / leocine / ALMA

[C:2586]

ALMA

Tú estás en Alaska, Kuala Lumpur o Eslovaquia, en alguno de esos lugares tal ves en otros. Yo estoy aquí, conociéndote sin verte, respirándote sin olerte, saboreándote sin lamerte, rozando tu piel a millones de kilómetros de distancia. Tú me buscas a mí desesperadamente sin saber siquiera algo de mi vacua existencia; pero sabes que estoy en este planeta. Eso sólo lo presientes, mas no sabes que dirección, que ruta seguir. No hay enanitos, ni hadas buenas que te señalen el camino: ¿Rojo o amarillo? No te sientas tan sola, y es que lo mismo me ocurre a mí. Te escribo Para que nunca ceses tu búsqueda y recordarte que yo, esté donde esté, siempre estaré aquí en mi isla de millones de habitantes, esperándote. Quizá habrás oído de ella: América. No descanses amor que yo también voy por ti.
Tal ves seas de Chipre, Turquía o Venezuela probablemente no. A veces... no te vayas a molestar amor, siento, perdón, pienso que te he encontrado por aquí, cerca. Es que el destino es tan tramposo y sin que uno se de cuenta nos pone rostros y mentes bonitas delante para confundirnos. Pero descuida amor, afortunadamente me he dado cuenta a tiempo y supe, como si fuese una revelación divina, que tú, físicamente aún no habías llegado. Supongo que lo mismo te ha de haber pasado. Descuida que yo no me molesto. No soy celoso, yo comprendo. De pronto, quien sabe, hasta te has casado con ese sujeto creyendo que era yo y recién ahora te has dado cuenta del error. No te preocupes amorcito. Yo sé que no lo has hecho a propósito... ¡Pero que digo! Estoy especulando mucho, ¡qué tonto! De repente estás sola igual que yo. De todas maneras estés como estés, no aflojes, no te rindas ante la adversidad. Yo entiendo que es difícil. Llevo años buscándote, y ¡caray!... a veces uno se equivoca, ¿no te digo?
España, Canadá y Egipto son también lugares posibles de tu permanencia. Amor, varias veces en un micro, en una fiesta, en un cine o caminando creo haberte visto. Tan hermosa, tan linda; sin embargo, inmediatamente recapacité y advertí que si tú hubieses sido una de ellas al menos me habrías mirado. No a los ojos como a veces ellas lo hacían sino al alma. Porque tú, amor mío eres el otro pedazo de mi alma. Alma gemela que le llaman. Que en otra vida muy lejana estuviéramos juntos. En un solo cuerpo, pero para nuestra desgracia y de muchos otros, en nuestro mundo sobre poblado existe un superávit de cuerpos y por consiguiente déficit de almas y para que algún cuerpo no se quede sin alma a muchos, entre ellos nosotros, nos parten el alma en dos y nos mandan al azar por cualquier parte del mundo. Recuerdo ciertamente que en aquel tiempo estando en el mismo cuerpo no me daba cuenta de cuan valiosa eras para mi amor. Es que tal ves no éramos conscientes de lo que nos pasaría, y lo peor de todo es que me parece que sólo tenemos esta vida, la de hoy para encontrarnos. Al morir mi cuerpo y el tuyo, ¡fatalidad! Otra vez el partidor de almas nos dividirá y seremos entonces cuatro, y ya nada importará porque me olvidarás y te olvidaré, mientras mi mitad busca a mi otra mitad; por eso trato, procuro hoy mismo -y también te lo aconsejo amor- que mi alma sea consciente de lo que tiene y goce todo en esta vida. Haz lo mismo mi vida, y no pares de buscar.
Marruecos, Puerto Rico, Noruega: ¡el mundo es tan grande!. Pero si de consuelo te sirve son muy pocos en el mundo los que han encontrado su alma, sin embargo la gran mayoría cree haberlo hecho. ¡Son tan “felices”!. Pobres conformistas, que les queda pues… Amor, te escribo también para que sepas que estoy vivo y soy joven aún. No me preocupa tu edad, ni tu raza, ni tu sexo. Es que el partidor de almas es tan bruto que nunca se percata hacia donde va para la otra mitad. Por eso tanto homosexual y lesbiana; aunque son ellos los que aciertan más en encontrarse. Yo soy varón y siento, no se por qué, que tú eres mujer. Y cuando el alma siente, el cuerpo solamente hace caso. Corazón, te voy a decir un secreto. Hace tiempo ya, pensé, y hasta sentí que tú ya habías llegado. Te veía todos los días de la semana. Yo estaba encandilado contigo, ¡perdón!, con ella. Era tan hermosa que su alma tenía semejanzas con la tuya. Hasta cometí la desfachatez de ofrecerle todo mi amor. ¡Imagínate! Es allí que me doy cuenta que no eras tú. No la culpo, las cosas pasan así. Simplemente ella no podía amarme, y se fue, con el tiempo, a otros quereres. Yo sufrí, y me di cuenta que existen personas que pueden ser un buen sustituto. La verdad eso me da cólera. Es que yo siento que te puedo encontrar, mas temo que en mi búsqueda halle, sin querer, a una de esas y te confunda contigo. Mis dudas se renuevan pensando que tú, amor, tengas a un sustituto entre tus sábanas. Ya te digo, no soy celoso pero insisto, no te conformes. Esta es una voz de aliento que trato de darte y darme a la vez. De ser necesario y si te hace feliz busca varios sustitutos a la vez que puedan completar mi vació. Yo hago lo mismo, sin mucho éxito por cierto. De nada serviría si te digo donde vivo. Vendrían cientos, miles a mi casa ilusionadas de encontrar un complemento perfecto, y sólo hallarán ilusiones pasajeras. Por eso, sólo te pido, te ruego que al menos estés atenta. Yo estoy, quizá, más cerca de lo que imaginas. No ceses por favor, no ceses.
Alguna vez en el mapamundi vi Andorra, Liechtenstein y Surinam. ¡Son tan pequeños que a veces me pregunto que clase de vida habrá por esos lugares! Amor, yo sé que existes, por eso te escribo, tengo fe, y quiero que hagas lo mismo. Si no sabes hacerlo, no importa. Grita todo lo que sientas, que yo te escucharé aquí adentro, en mi corazón. Esa será una señal tangible y me dará ánimos para seguir. Vida mía, a veces me quiebro y pienso que el esfuerzo es absurdo. Sin embargo, al recordarte y sentirte que en algún momento fuiste parte de mí, me da fuerzas. No lo sé, es que en ocasiones yo también te siento muy cerca.
Una vez, un día creí conversar contigo. En ese momento tú te llamabas Claudia, y ella tenía parte de ti. Sólo la vi una vez, un día. ¿Eras tú?, ¿te llamas Claudia, o Nicole, o Fabiola? ¿Quién eres amor? ¿Eres de aquí, de mi isla? ¿Tienes pelo largo? ¿Me has visto, has oído mi voz? Yo presiento haberte ubicado en muchas mujeres, en muchos lados, pero hoy, más que nunca siento tu proximidad. Soy optimista, ¡alma mía! Escribirte esto ha sido un aliciente formidable. Es más, mañana mismo ten alerta tus cinco sentidos pues empezaremos nuestra búsqueda final. Te daré unas pistas para que me encuentres, ¡amor! Estaré en la calle, en cualquier parte, en doquier lado, y si vez a alguien que, de pronto te observa y te mira a los ojos con inusual sinceridad, es probable que sea yo, o tal vez no. Mírame, y tu alma sabrá sin dudarlo que ese soy yo, ya lo sentirás. Aunque si volteo la vista no te preocupes, soy un poco tímido y creo que tendrás que dar la iniciativa, eso ayudará mucho. Por mi parte siento haberte visto antes. Sé que hemos tenido un encuentro fortuito aunque intrascendente. Lo cierto es que mañana tendrás que ser muy astuta y meticulosa. Seré tal vez el que se siente detrás de ti, el que cruce la pista contigo o el que llegue a tu centro de trabajo. Sé muy sensible a partir de mañana, amor mío. No dejemos pasar esta oportunidad, porque aunque yo no te conozca ni tu a mí, sé y sabes de antemano que nos amamos, puesto que antes ya fuimos unos solo. Por eso, alma, duerme dichosa y despierta feliz por nuestro encuentro próximo. Estate atenta, yo lo estoy. ¡Mañana, sí mañana, mírame a los ojos!

Texto agregado el 03-03-2003, y leído por 405 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
11-11-2003 Mil rosas a tus pies, escribes divino, como dice Aire, me sentí identificada y conectada a tu alma, mis estrellas para ti, un beso Harem
04-03-2003 Felicidades, escribes maravilloso, no tengo mucho tiempo visitando este espacio y leyendo los cuentos, pero sere sincera , por primera vez al leer el tuyo me senti identificada y a la vez satisfecha, inclusive quiero ser la otra mitad de tu Alma. Aire
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]