TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Balthamos / La misma moneda IX: Guerra de clanes (II)

[C:242918]

Capítulo noveno: Guerras de clanes (II)

Al poco tiempo le trajeron sus cosas del lugar donde las dejó, limpiaba sus armas mientras Martha abandonaba la habitación de Luizzic tras contarle la leyenda del Occisor Aureo. Ella había sido la escogida por Aarón para que le instruyese en la historia de la raza. Tras la pelea de las dos hermanas, estas se separaron y se fueron en direcciones opuestas, ambas se hicieron fuertes y consiguieron fieles que les seguían y luchaban por ellas. Panthia creó un ejercito, llamado La Muerte Errante, con el que atacaban por la noche matando a todo aquel que se les opusiese y convirtiendo al resto mientras que Meroe se ocultó en las sombras y creó un grupo de asesinos y espías que trabajaban en silencio manipulando gobiernos y tomando posiciones de poder, su influencia se expandió por todo el mundo conocido llegando a controlar países enteros, a ellos se les conocía como el Imperio de la Noche.

Durante un tiempo existió un equilibrio mientras los dos grupos se expandían en sentidos contrarios, el mundo tembló por el peso de los vampiros. Los dos grupos estaban comandados por las hermanas que se odiaban y buscaban el fin de la otra, eran generales preparadas para la batalla, imparables, inmutables y despiadadas. No existía el perdón ni la tolerancia, era la unión o la muerte. Pero este equilibrio no se podía mantener por mucho tiempo, los dos grupos se expandían pero pronto chocarían y las ciudades sentirían el impacto.

Panthia preparó a sus ejércitos inmortales para conquistar la ciudad donde empezó todo, Meroe se enteró y formó a sus guerreros para defenderla a toda costa. Tomaron posiciones en la oscuridad dentro de la ciudad preparados para todo, mientras que Panthia marchaba al frente de su ejército y cargaba contra las murallas de la ciudad. La batalla no pudo decidirse hasta que les sorprendió el amanecer y los dos bandos tuvieron que separarse. Esa noche Panthia y Meroe volvieron a cruzar sus armas, ambas se habían entrenado en el manejo de espadas, sables, hachas, mazas, bastones de batalla y todo tipo de armas, pero aun así su poder seguía siendo el mismo. Seguían siendo iguales en casi todo. El amanecer hizo que volviesen a huir la una de la otra con más odio aun. Muy pocos vampiros sobrevivieron a esa noche, la gran mayoría pereció en la batalla y otros tantos por las heridas causadas. Los pocos que quedaron se separaron y se establecieron por grupos en ciudades o se dedicaron a errar por el mundo. Las dos hermanas desaparecieron y se escondieron donde nadie pudiese encontrarlas. Se dice que volverán cuando uno de los dos bandos esté preparado para vencer en la batalla pero mientras tanto se ocultan preparando el fin de la otra.

Por eso existe la guerra entre clanes y entre sectas. Cada bando sigue su filosofía, manipular a los inferiores humanos desde la oscuridad o controlarlos por la fuerza haciéndose con el poder. Por eso luchaban en esa ciudad, no siempre guerreaban, a veces ambos grupos se mantenían separados observándose en la distancia, hasta que uno de ellos daba el primer paso amenazante.

Y ahí estaban en esa ciudad luchando de nuevo, Maskin contra Vurdalak, el Imperio de la Noche contra la Muerte Errante, Meroe contra Panthia. Se había dispuesto un gran grupo de vampiros para atacar contra la guarida de los Vurdalak en las alcantarillas. Les derrotarían y huirían de la ciudad y de nuevo los Maskin controlarían la ciudad. Le regalaron a Luizzic una armadura y preparó su sable para la batalla, lucharía hasta el propio Aarón, comandando la fuerza principal que atacaría la guarida de frente mientras que un pequeño grupo mandado por Martha se escabulliría por los túneles y pasadizos de las alcantarillas para atacar por la retaguardia. Al menos un centenar en la fuerza principal y otra veintena en el grupo de los emboscados, sabían que los Vurdalak eran al menos doscientos, pero más jóvenes y sin preparación alguna, la Luna se cubriría de rojo por la sangre derramada en esa noche.

Salieron al anochecer y la batalla se prolongaría mientras durase la oscuridad. Se movían en pequeños grupos para no alertar a los soldados de la ciudad ni a los vecinos, tampoco querían iniciar una revuelta. Se reunió el grupo más numeroso en la vía principal de la alcantarilla mientras el pequeño grupo se escondió en los pasadizos más pequeños. El ataque empezó como estaba previsto, entraron en la guarida de golpe matando a todo aquel que estuviese desprevenido, pero no estaban tan desprotegidos como pensaban. Todos los Vurdalak estaban armados y listos para el combate, esperándoles. Al parecer alguien les había dicho que atacarían.

Aunque fuesen más poderosos y experimentados los Maskin no podían con un número de Vurdalak de más de dos contra uno. Estaban en desventaja y solo podría cambiar si el grupo de emboscados lograba sorprender al rival, pero si también les estaban esperando la cosa se complicaría. Luchaban a la desesperada y todo fue muy rápido. El grupo pequeño entró de repente en la gran sala donde se hallaban cargando por la espalda. Faltaban más de uno y varios iban heridos, al parecer si que les estaban esperando pero habían podido pasar por encima de ellos. El ataque tuvo sus consecuencias y las fuerzas Vurdalak se dividieron cuando el pequeño grupo los separó por la mitad abriendose camino a golpes, sesgando vidas.

Ahora la batalla estaba más igualada. Luizzic perdió el sentido del tiempo, solo lo podía medir por cada golpe que asestaba, por cada muerte lograda y por cada herida recibida. Vio caer a vampiros de ambos bandos que luchaban en una batalla que para el carecía de sentido, eso era una matanza inútil. Aunque tal vez simpatizase más con el bando de Meroe, no podía dejar de pensar que la situación que se dio noches atrás podía haber sido a la inversa y que fuesen los Vurdalak los que le salvasen y entonces el estaría luchando en el otro grupo. Pero por culpa de Melban el no podía aliarse con ninguno de esos dos ejercitos, después de todo ambos tenían la misma presa cuando salían de caza.

De nuevo la historia se repitió y fue la proximidad del alba lo que hizo que se separasen los dos ejercitos, no quedaban más que medio centenar de vampiros sumando a los Maskin y a los Vurdalak. Su raza parecía destinada a enfrentarse todas las noches y acabar siempre derrotada por el mismo enemigo, el Sol. Luizzic llegó a la mansión rodeado de otros vampiros, en su mayoría cubiertos de sangre, muy pocos habían sobrevivido. Eran una veintena, entre ellos Aarón que no había recibido ni un solo arañazo, Martha también se contaba entre ellos, pero ella no había corrido la misma suerte que su señor, la llevaban entre dos vampiros y rápidamente se la llevaron para darle los cuidados necesarios.

Luizzic observó a su alrededor, el sufrimiento, el dolor, el rostro de la muerte. Cuando amaneció se marchó de allí, Melban no sabía a donde se dirigía, sencillamente huía de todo ese horror vivido con la esperanza de olvidarlo pronto. Ahora entre sus pertenencias estaba la armadura que le habían regalado y nuevos recuerdos y experiencias que debería tener en cuenta para no cometer esos mismos errores. Lamentaba no haberse despedido de Martha, pues ella era la que mejor le había recogido tanto en la mansión como en su lecho. Era ella la que le había enseñado todo, la que se había preocupado por el. Siempre la recordaría, su vida era larga, tal vez volviesen a encontrarse. Mientras tanto, solo sería un recuerdo más enterrado en su mente mientras vagaba por el mundo. El destino de los vampiros era enfrentarse entre ellos, el suyo era la soledad.


Balthamos

Texto agregado el 10-10-2006, y leído por 193 visitantes. (4 votos)


Lectores Opinan
09-11-2006 Bien! Luizzic no estaba por esas estaba claro. sigue su vida errante y plena de peligros. Un saludo!***** josef
20-10-2006 Mmmh, se separa... A dónde irá ahora, y qué encontrará? Ya lo averiguaremos. Espero la continuación pronto. Un fuerte abrazo Ikalinen
12-10-2006 Entre dos razas diabólicas, Luizzic intenta encontrar su lugar...Excelente gótico relato, donde el suspense es una segunda piel...¿ Quién ganará?...Cómo sigue la historia...Te esperamos Balthamos... churruka
11-10-2006 me gusto la historia :)* GEHENA
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]