TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Balthamos / La misma moneda VII: Guerras de clanes

[C:238575]

Capítulo séptimo: Guerras de clanes

En la mansión había más vampiros, era un grupo bastante numeroso. Poco después de la llegada de Luizzic llegaron el resto de sus salvadores, algunos de ellos con heridas y empapados de sangre. Estaba casi seguro de que faltaba uno de ellos. De los que se hallaban en la habitación pocos se fijaron en mi. Al menos en el salón principal de la entrada había una veintena, mis dos guardianes me llevaron a una habitación donde podría instalarme para descansar y pasar el día. Unos minutos después de entrar en la habitación recibió una visita para informarle que el señor del clan iría pronto a recibirle, que le esperase allí.

Poco después se abrió la puerta de la habitación y entraron tres hombres. Uno de ellos lujosamente ataviado, como si fuese un noble, los otros dos se mantenían discretamente por detrás de el ajenos a todo menos a cualquier peligro. Tomo asiento en la única silla de la habitación y contempló largamente a Luizzic mientras este le sostenía la mirada. Tras un rato así al final rompió el silencio.

- Bienvenido al hogar de los Maskin, Errante –comenzó. Yo soy el señor de los Maskin en esta ciudad. Puedes llamarme Aarón.

- Yo soy Luizzic.

- Ha sido una suerte que una de nuestras partidas te encontrase mientras te enfrentabas al grupo de caza de los Vurdalak.

- Le agradezco la ayuda, pero tengo la sensación que sin quererlo me he visto envuelto en una guerra en la que no quiero participar. ¿Qué es lo que pasa aquí?

- Desde el nacimiento de esta ciudad yo he estado aquí. En este lugar nació el clan de los Maskin, siervos de Meroe. Pero hace aproximadamente un año y medio aparecieron algunos seguidores de Panthia. Estos se instalaron aquí e invadieron nuestro terreno de cacería. Ahora se dedican a convertir sin parar, haciéndose más y más numerosos. Ignoran las antiguas tradiciones, convierten a cualquiera aunque sea débil. Se hacen llamar Vurdalak y se han convertido en una plaga que debemos exterminar. Nos quitan nuestro alimento, no hablaron con nosotros cuando intentamos negociar, nos han dado caza pero en su camino se han cruzado con una piedra más pesada que las demás. Tal vez los Maskin seamos menos numerosos pero somos más viejos, no simples murciélagos como la mayoría de ellos. Tenemos siglos de experiencia, somos un torrente y ellos aun son pequeñas gotas de agua. Ellos debieron confundirte con uno de los nuestros y por eso te atacaron.

- Hay algunas cosas que no entiendo. El vampiro que me convirtió me enseñó muchas cosas, pero nunca me explicó nada de la historia sobre nuestra raza. Por ejemplo, el porqué llamas murciélagos a los Vurdalak o me llamas a mi Errante.

- Es extraño que un vampiro que convierta a alguien y se digne a instruirle no le enseñe nuestra historia. Un murciélago es aquel vampiro que es convertido y abandonado a su suerte o que no se le instruye en nada. La mayoría de los Vurdalak son murciélagos que cuando eran humanos eran criminales. Solo les enseñan a matar para así ser controlados más fácilmente.

Texto agregado el 21-09-2006, y leído por 180 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
09-11-2006 Muy interesante sigo!!!***** josef
20-10-2006 Esto toma muy buen color! Sigo... Ikalinen
29-09-2006 Es gustoso ver como estas desenvolviendo todo, una historia que amerita estar mas alla de esta pagina ••••• esme_ralda
24-09-2006 Interesantes diálogos que reflejan una historia fascinante...Pronto habrá que hablar de un posible libro. churruka
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]