TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Cardon / Buscando a Tobías

[C:23429]

Buscando a Tobías

Ya sale la gente de misa. Al pié del gran portón de la iglesia prolongan las ganas de hablar que les han quedado a todos, por un rato forman corrillos según el tema: el de siempre o este inesperado que les salió al paso… hoy Miguel no ambula entre ellos, anda buscando a Tobías, inquieto, nervioso. Es más este viento del sur, un aire caliente que reseca el gaznate y las narices, y esta solajera que cae a plomo de las horas donde no se puede encontrar una sombra decente… será Tobías quien lo encuentre a él. Los últimos rezagados tiran por calles opuestas, en pocas horas todo lo que queda del pueblo son algunas voces lejanas de televisores, apresadas en el interior de las casas, las ventanas cerradas, puertas trancadas y las calles desiertas, que se llenan de silencios… Tobías cierra los ojos, dormitando sobre la acera… Miguel no mantiene quieta su mirada un instante, a veces lejos en el horizonte, otra en alguna hormiga, y las más rastreando incesante calle abajo y arriba… tendido a un costado, Tobías, estira de vez en cuando sus patas, mientras Miguel sentado en el escalón, lo acaricia con repetición mecánica, casi obsesiva… intentando espantar un susto que lo encoge, reza por que despierten todos, a la hora de la siesta de un domingo de verano… en el que el mundo deja de ser… aferrándose al único amigo.

Texto agregado el 20-01-2004, y leído por 631 visitantes. (18 votos)


Lectores Opinan
26-01-2006 Eso de "aferrándose al único amigo" golpea, y no es que sea tu intención dar un golpe bajo, no, es la realidad la que, si la dejamos, si abrimos el alma, llega hasta a avergonzarnos. La siesta quieta, las sombras que no están, la soledad. neus_de_juan
27-07-2005 Magnífica prosa la tuya captando el momento, trepando lentamente por la descripción, latiendo palabra a palabra. Saludos. Nos leemos. guanachinerfe
16-06-2005 SAbes..yo conozco un momento como ese. Cuando era pequeña veraneaba en el pueblo de los abuelos y el domingo por la mañana al salir de misa, los hombres acostumbraban a hacer la ronda por los tres bares del lugar, mientras las mujeres iban a preparar la comida.... a las dos y media si te ponías al porche, todo eran ruidos del metal de los cubiertos, voces etc... a las tres...hasta los perros dormitaban al sol...yo disfrutaba debajo de una acacia centenaria plantada por mi bisabuelo, acariciando a "la Fabi"...humm como me duelen estos recuerdos, carajoooo...puta vida... un susurro* susurros
04-05-2005 Otro cuento hermoso de la saga de tu personaje. Hace unos días yo estaba estacionado frente a una parada de autobuses y vi un chico que se desplazaba extraño. Luego de observarlo un rato ir y venir sin propósito y con una sonrisa en la boca pensé: he ahi al Miguelito de Cardon y sentí mucha simpatía por él. A ese punto se me ha colado tu personaje en la piel. Has descrito un personaje que no solo es muy creible, existe. Existe en todos los migueles con los que nos cruzamos a diario y a los que no prestaríamos mucha atención si cronistas como tú no los pusieran en nuestras almas. Gracias por darles esa existencia! ***** Malomo
12-01-2005 bonita descripción de un momento, real y certera, sutil y sentida la mano de Miguel acariciando a Tobías ondina
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]