TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / descarada / Carnosidad

[C:231614]

Me quede engordando
la garganta de mi soborno,
escondí mis hilos
debajo de mi cama flagelada,
miré el mismo libro rascándose
la cara,
otra vez el olor empañado,
pérfido
pintándose los labios,
burlándose de las lágrimas arenosas
del tímido suelo

los gatos salen a degollar las noches
con sus siete vidas en las patas,
el cielo se hace un pantano,
la luna se toca las caderas,
la lujuriosa flota con las fantasías
del depravado anciano
que duerme a mi lado

los abrazos me extinguen,
me hacen saborear el rebaño de la luz,
me carean los dientes…
me rellenan los ojos
y de nuevo espeso

iré por los murciélagos desgastados
a pedirles sus muñecas con sarro
ellos me hastían
porque me engrapo en madera
y porque puedo escupirle al sol

pues se trata de las teclas,
que suenan pávidas,
del -tss- de la desinflación oral
y del ruido apareándose cansado
ensordeciendo sus genitales con cáscaras de plátano

Nunca fui a París,
no me coqueteó la desnuda amapola,
no violé al hombre de terno
sentado en la plaza leyendo el diario,
pero me fui de casa por tres semanas
me abrigué con el alcohol
mientras sonaban las campanas de la catedral
sin cuasimodos
y aquella soledad sin sal
me engordo más,
ahora mi contorneo sideral
quiere un pedazo de mi muslo
y algo de té.

Texto agregado el 24-08-2006, y leído por 107 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
25-08-2006 y es el té lo que te ofrece la vida. pero al final te das cuenta de que tampoco lo querías sirako
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]