TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / felipepaulsen / CUIDADO ANNA

[C:230889]






Esa mañana Anna se había levantado como de costumbre a eso de las 8.30 hrs., era viernes y como último día laboral de la semana. Le correspondía usar ese ajustado traje de dos piezas que tanto le gustaba.

Una ducha helada, seguida de agua caliente y terminar con agua helada eran su deleite.

Luego, el ritual de siempre, crema hidratante, un poco de corrector facial, base de maquillaje, rouge, lápiz delineador, sombra en los ojos y pintura para las pestañas, y por supuesto su infaltable Perfume Nebras, una mezcla de rosas de Alejandría, marroquíes y egipcias, que la dejaba cada mañana con un aroma penetrante pero de suave fragancia.

Se puso el collar de perlas que su ex - novio le había regalado, tomó su bolso y salió rumbo al Banco donde trabajaba como Asistente del Presidente de Directorio.

Tomó el diario que compró en el Kiosco y mientras lo leía, una frenada del tren hizo que José Manuel, que iba a su lado, cayera sobre su cuerpo aplastando a través del diario uno de sus pechos.

José Manuel se sonrojó y Anna sólo esbozó una leve sonrisa, que más ruborizó a José Manuel. La verdad es que para ser tan guapo y bien parecido, José Manuel era un cero a la izquierda con las mujeres.

Anna se bajó como siempre y JM no pudo resistir la tentación de seguirla. Pudo ver a contraluz el delgado colaless de Anna y ella habiéndose dado cuenta que era seguida, movía sus caderas con mayor coquetería que lo habitual.

JM la siguió a una distancia prudente, pero lo suficientemente cerca para seguir gozando de la sinuosa silueta del cuerpo que le había cegado por completo.

Anna se detuvo en una tienda de ropa interior para ver a través de la vidriera que es lo que iba a hacer JM. Éste se detuvo en la vereda del frente, abrió su diario y la miraba por sobre el borde, esta actitud no hizo más que provocar una carcajada en Anna, quien sin titubear y en una abierta actitud de desafío, giró su cuerpo y enfiló hacia JM, el que no sabía donde meterse, más que atrás de su periódico.


Anna ya frente a JM, le dio un manotazo al diario dejando al descubierto el rostro del aterrado JM.

¿Me puedes decir que quieres?

No salió una sola palabra de los labios de JM, ella se puso a reír dando grandes carcajadas, se acercó a menos de 10 cms. y puso su mano derecha sobre los genitales de JM, quien hizo un leve gesto de estremecimiento.

Ven, sígueme

Anna lo llevó hasta un callejón donde había una feria de artesanos que abría como a las 11.00 hrs. y lo puso entre las casetas que servían para que los artesanos guardaran su mercadería. Aprisionándolo contra el muro, bajó el cierre del pantalón, sacó el pene de JM que ya estaba duro por las caricias que Anna le había propinado, y comenzó a lamerlo como el mas exquisito de los helados en una calurosa tarde de verano.

Anna estaba deleitada con su nueva adquisición, tanto que no podía evitar dejar salir cada tres segundos un delicioso Hummmm de placer.

Tan caliente estaba Anna con semejante verga, que no aguantó más y subió la falda, corrió el colaless y se puso de espaldas a JM, el que no hizo mas que apuntar y entrar con un empujón entre violento y sensual, iniciando así un ritmo frenético de movimientos llenos de sexo y de olor a pasión.

Anna le pidió ser penetrada por vía “Annal” (Bendito nombre te pusieron Anna), tal vez la similitud de las palabra con su nombre le hacían tener una predilección especial por ese tipo de sexo.

JM retiró después de unos minutos su miembro del trasero de Anna y giró el cuerpo de ella hacia él y levantando una de las piernas de su furtiva compañera, la cogió mirándola a los ojos, la timidez demostrada en el tren y en la calle, nada se parecían al animal que ahora se cogía a esa bella mujer tras una tienda artesanal.

Fue entonces cuando JM pronunció las primeras palabras,...

Eres una mujer sensacional, te había visto dos veces antes y me las ingenié para que de alguna forma nuestros horarios coincidieran y esto sucediera.... coges maravillosamente bien, y la chupas de una forma increíble, pero esto no puede seguir... ....

...... Mientras, ...JM seguía penetrándola y Anna totalmente excitada no hacía más que ver como los labios de JM se movían por su cuellos mientras con sus manos acariciaba los pechos de ella.

¿y sabes por que no puede seguir?
.
.
.
no, no seeee, huuu, hmmmm,

.
.
Por esto....

JM había sacado de su bolso un grueso cuchillo, con el cual le dio a Anna 32 estocadas, dejándola tirada tras la tienda, al mismo tiempo que se masturbaba y eyaculaba sobre el cuerpo de Anna, en el orgasmo más placentero que había sentido justamente hacía un año, cuando su anterior víctima, Consuelo, había recibió 31 puñaladas, la misma cantidad de años que cumplía JM ese día.



Texto agregado el 21-08-2006, y leído por 131 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
07-01-2007 Buenisimo!!!!!!!!.. te dejo 5* y un beso... debbie
11-09-2006 mis 5* Puerto_Montt
11-09-2006 Dios mío que final,jajajajaj, horroroso, estaba compenetradísima y zas, jesús, casi me dió un soponcio,y claro las cosas deben pintar así como las cuentas osino como caen las mujeres, sería interesante que la mujer accediera al puesto del hombre, lo llevara al callejón y le hiciera de todo y propinarle ella una estocada,jajajajaj, bueeeeeeeeeeeeeeeeeeeeno, al estilo de Hitchcock Puerto_Montt
21-08-2006 Esta excelente. Felicidades silviasayago
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]