TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Talion / Destino

[C:221899]

A los 29 años ya habré terminado mi carrera. Me encontraré trabajando en alguna oficina del centro en lo que se denomina comúnmente como “trabajo de escritorio”, con pequeñas pausas en los días o semanas para escribir pequeñas cartas al editor de algún periódico o pequeños relatos que solo parecen divertirme a mí. Viviendo quizás en un sobrio departamento en alguna de las comunas más centrales o tal vez, si tengo suerte, en la Reina o en Ñuñoa. Quizás los únicos clímax de mis días sean la lectura de algún buen libro, una ida al cine para ver alguna vieja película, los pequeños relatos que escriba, o bien sea solo una charla con algún desconocido en un Chat de Internet. A los 34 años no imagino un panorama muy diferente, quizás sea más culto. Podría aburrirme del trabajo y dejarlo por algún otro con menos remuneración “física” y un poco más de “espiritual”. No se si sea este el curso que imagino o el que deseo imaginar, quizás solo sea mi profecía auto cumplida. Un profesor alguna vez me dijo que de adulto me imaginaba loco pidiendo dinero en algún parque de por ahí. No se si tenga razón, pero quizás sería mejor que verme en una oficina plagada de burócratas y gente pragmática. No se realmente lo que siento o creo, tal vez solo uso el sombrero rojo y negro y ya hace mucho que reniego del blanco y el amarillo… A veces veo al padre de uno de mis amigos, uno de los pocos, y pienso si no seré yo así a los 44. Amargado, solitario, melancólico y nostálgico. No se si culparé a los demás por mis propios errores o asumiré el “control de Sastre” sobre el destino de mi vida. Si es que no llego a tener una familia o si ya me he separado, me imagino comiendo las comidas congeladas de los supermercados, viendo los patéticos programas faranduleros de la televisión, intercalados con las visitas de mis vástagos mientras sentado en un sillón fumando pienso sobre el “karma”, el gran error que cometí o porque estoy pasando por eso. Pudiera ser que tome el sino con un poco más de liviandad, con elegantes cócteles de conformismo y ser así un cómodo y feliz empresario en mi bella casa de verdes pastos, con mi hermosa esposa de guardarropa más amplio que corazón en un sedado y feliz sueño, libre de alarmas y exaltaciones...

Texto agregado el 15-07-2006, y leído por 132 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]