TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / tigrilla / LA VOZ EN EL VIENTO

[C:219268]

Mi participaciòn en el taller "El Obligado", habìa que escribir inspirados en la carta que el Jefe indio Seattle enviò al Presidente de los EU, cuando les avisaron que les iban a comprar sus tierras. La carta vale la pena leerla. Veanla en
http://www.loscuentos.net/forum/9/6306/


LA VOZ EN EL VIENTO

"¿Escuchas?"
Helen negò con la cabeza, Francisco insistiò
"Ahì està, ¿no la oyes?",
la chica negò con la cabeza y se alejò de èl. Estaba muerta de sueño y cansada de las tonterìas de su compañero. Se metiò a la tienda de campaña y se olvidò de todo.

Francisco se esforzaba en entender esa voz que impregnaba el viento, era una voz antigua, llena de sabidurìa, serena pero a la vez terrible, una voz profètica, pero sòlo el pòdìa oìrla aunque no la entendiera. Làgrimas de frustraciòn rodaron por sus mejillas aquella noche càlida en medio del bosque tropical de Costa Rica.

"¿Que encontraste?" preguntò Francisco a la mañana siguiente. Helen no contestò, se encontraba a la mitad de la disecciòn de una rana comùn y su mente bullìa con preguntas para las cuales no habìa respuesta. Algo estaba sucediendo, la poblaciòn de ranas, sapos y salamandras en America Latina disminuìa dramàticamente; habìan estado en diferentes lugares del continente y la historia siempre era la misma, ademàs cada vez con mas frecuencia se encontraban ejemplares con malformaciones y enfermedades.

La voz en el viento no cesaba, ahora parecìa mas un lamento.

Helen diò un trago a la cerveza tibia que compartìa con Francisco, ambos se veìan preocupados. "Es tonto" dijo ella, rompiendo el silencio y fundiendo el verde de su mirada con el verdor de las copas de los àrboles. "Estamos suicidàndonos lentamente como especie y no nos damos cuenta, las ranas son sòlo un aviso" Francisco la mirò con dureza "Tu paìs nos devora Helen, el mundo està pagando un alto costo por su estilo de vida norteamericano, ustedes son los que mas contaminan" Ella lo mirò con tristeza, "es verdad, pero TODOS tenemos una responsabilidad en esto, como individuos no estamos haciendo lo suficiente para frenar la contaminaciòn y el deterioro de la Tierra"

Aquella noche Helen pudo al fin escuchar la voz junto con Francisco. Era el llanto de una madre asesinada lentamente por sus hijos, era la voz de la Tierra advirtiendo que si la madre morìa, no habrìa sustento en sus pechos para la camada homicida. Helen y Francisco se abrazaron como dos niños asustados y lloraron con Ella.
TIGRILLA




Texto agregado el 05-07-2006, y leído por 290 visitantes. (5 votos)


Lectores Opinan
01-08-2006 no sé si fué calculado, pero la figura de las ranas como avisos de inefables males es recurrente en la literatura, lo has adaptado muy bien y nos dejas con un halo de reflexión, bravo, amiga... --vINchO--
30-07-2006 Muy tierno. Y muy real. Mi opinión: la única salida al atolladero en el que estamos es la adopción de normas a nivel internacional (ONU) que fueran de obligatorio cumplimiento. Habría que estudiar las medidas punitivas concretas que se aplicaran a los infractores , pero, en principio, a las empresas, sanción al canto, y a los paises, ya se trate de EEUU o de Angola, habría que tratarlos como apestados y echarlos de todos los foros internacionales. Por lo demás, buen relato. sespir
15-07-2006 Ops! inisito, tienes una gran imaginación, contar historias es dificil, mucho anemona
10-07-2006 Excelente***** peinpot
08-07-2006 El respeto por la tierra y los antepasados que volvieron a ella en sangre, sudor y trigo es las sin duda, el mayor valor de un hombre. No soy muy amante de la historia norteamericana, desconozco la carta que citas en principio, pero si soy amante de la historia de nuestros pueblos latinoamericanos. En honor a ello aplaudo tu cuento. 5* Lacaradelaluna
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]