TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / pachirris / Una verdadera chica trafuga.

[C:198414]

A Cindy Lauper, la conocí en una casa de citas, que quedaba en un segundo piso. Comentaré que todo iba normal, hasta cuando me dí cuenta que era realmente bonita. Después de tomarnos unos tragos de ron con coca cola y hielo, y de haber hecho el amor, yo pagué quizas lo más caro que me había salido, un affaire, hasta ese momento. Todo marchaba bien, como para intentar, de nuevo, hacerle el amor, pues yo había ido preparado: me habían recomendado un viagra de los baratos, genéricos y allí, estaba yo feliz, sin importarme la grandiosa cuenta que al final, me esperaba. Aunque las cosas, trataron de dañarse, cuando ella comenzó a cantar con voz aguda, arremendando a Shakira y con un tono que parecía más bien Enrique Iglesias, yo pasé el mal momento, con dos tragos más. Ese día salí borrachito de ese prostíbulo, sin antes darle una buena propina a Cindy. Nos habíamos dado los números de los celus, así que, como al tercer día, esa chica me llamó. Yo, claro, la recordé y volvimos al nidito de amor más caro que yo había conocido. Con el transcurrir de los días, le propuse, que nos vieramos en otro lado, para rebajar presupuesto y ella accedió. Cuando terminaba todo y los dos borrachos, estabamos descansando después de una jornada de pasión, ella se ponía, de nuevo a cantar, cosa que me desesperaba y aunque nunca le quizé decir de frente lo mal que lo hacía, el momento del canto, terminaba el encuentro, pues yo no soportaba a aquella muchachita tan bonita, pero tan mal cantante.
Pasaron unos dos meses, después de haberla conocido y la invité a mí casa, pensando que al fin, iba a sacar ganancia, pues era ovbio, que si ella accedía, no tendría que preocuparme por la paga de ella. LLegó muy puntual a mi casa y se semidesnudó, frente a mi, me besó, pero no quizó ir más allá. lo primero que observé, fue que se enamoró de mi computador viejo, compaq, año 97 y me ofreció un canje por un pc portátil, que ella tenía. Yo le dije que lo iba a pensar, más sin embargo, en una de esas citas de amor, hicimos el cambio y yo quedé con un portátil, que cuando comenzé a usar, inmediatamente me dí cuenta, que estaba en su dos terceras partes, dañado. Yo la llamé y ella me dijo, que no me preocupara, que ella sabía de una amiga que tenía una tienda donde lo podían arreglar. Así que medio confiado, el día que nos volvimos a encontrar, le dí el portátil y de paso plata, para que lo arreglaran, además le dejé llevar mi impresora nueva, para que le cambiarán cartuchos y la limpiaran. Ese mismo día, Cindy no aparecío por ningún lado. lLa llamé como diez veces al celu y siempre me mandaba a correo de voz. Ya eran más de las diez de la noche y ella no apareció. pensando lo peor, me acosté y dormí medio regular.
Al día siguiente, como al medio día pudé hablar con ella. Estaba en un hospital público, pues tres sujetos la habían atracado y le habían pegado una puñalada. Yo todo preocupado, traté de irla a ver, pero ella me dijo que no recibía visitas y que de todas formas, ella me iba a responder por las cosas que nos habían robado.
Después de que se mejoró, yo volví unas dos o tres veces a tener relaciones con ella, y lo extraño, de todo esto, fue que no me permitió ver la cicatriz que se cubría con una gasa, que parecía medio roja, un poco. Después de todo esto, al comentarme ella, que su familia andaba mal económicamente y que no tenían si no para comer alguna que otra cosa en el día, su mamá y dos hermanitos pequeños más, resolví gastarme la mitad de mi sueldo, haciendolé un mercadito, en un supermercado, junto con ella. Alguna vez, por haberme negado a seguirle prestando ese tipo de colaboración, se pusó de grosera conmigo, atraves del celu, así que yo dejé de frecuentarla, como dos meses.
Siempre, me quedó la inquietud, de por qué razón, ella no me dejó ver la herida, pues ella aseguraba que era mejor que no, porque dependiendo de la persona que la mirara, esta se podía poner más mal.
Fueron pasando los meses y por fin la llamé, para que nos volvieramos a ver, yo con la intención de ver si esa herida existía o no. Nos encontramos y nos fuímos a un motel del centro de la ciudad; Cual sería mi sorpresa, cuando en su cuerpo, al lado de un pulmón, donde supuestamente le habían pegado la puñalada, no encontré, no ví nada; ni herida, ni cicatriz ni nada. Tarde comprendí que ella me había mentido desde el principio, y que todo había sido una burla. Ese día volvió ella a tomar, pues yo me excuse, aduciendo que me había tomado unos antibióticos y lo peor del caso, es que ella, más o menos ebria, comenzó a cantar con ese tono, tan ridículo, tono que desde un principio me sacaba la piedra.
De ella no volví a saber nada. Siempre que me llama, yo no contestó; esa muchacha, cindy lauper o alejandra, como bien se llama, me dejó curado por un tiempo, de los malditos affaires y ni que decir cuando escucho por la radio a Shakira o a Iglesias;de quien creen lectores, que me acuerdo, en esos momentos?

Texto agregado el 18-04-2006, y leído por 120 visitantes. (1 voto)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]