TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / clais / La búsqueda.

[C:182717]

-¿Sucede algo?- pregunta un hombre al ver tan desesperada a aquella mujer.
Ella, de aproximadamente treinta años, sujeta temblorosa la imagen. Mira intranquila hacia todas direcciones.
-¿La ha visto?- pregunta mostrándole la imagen- Es rubia, tiene un vestidito rosado y mide casi un metro y veinte.
-No, señora, no la he visto.
-Muchas gracias.
Dobla la hoja, la guarda en la cartera y, desilusionada, continúa buscando. Visita tienda por tienda, transpira, pregunta a todos lados, nadie sabe, nadie la ha visto.
Gente insensible… parece no importarles, todos preocupados de sus regalos navideños; de comprar ropa, la cámara de última generación, los adornos y el pino artificial…
-Señora, muévase- interrumpe su meditación un hombre de actitud arrogante, vestido de negro y aparentemente un gerente o persona importante.
Recién se da cuenta que subía por una escalera mecánica del mall y que ya ha llegado arriba, entorpeciendo el paso a las demás personas.
-Disculpe- responde-, aunque suena más como un suspiro que como una palabra.
Se aparta, y el hombre avanza casi empujándola, sin siquiera mirarla. Se sienta en una banca, cruza las piernas y mira hacia abajo, observando al gigante y multicolor pino navideño, cargado de luces y adornos. Sigue mirando, el pesebre, muestra a la radiante virgen María, el niño Jesús, el tierno José, ángeles, animales, altivos reyes magos.
La música crearía un ambiente grato… pero la desesperación que la consume interiormente le impide pensar en nada, excepto en ella. ¡Tiene que estar en algún lado!
Respira profundamente, compone su ánimo y se pone de pie. Camina alerta a cada sonido, a cada imagen. Si no la encuentra, su vida se irá perdida en el dolor.
Una señora pintada de forma exagerada, de moño gracioso y una gran bolsa de cuero donde lleva un perrito yorkshire, se acerca al verla tan destrozada.
-Disculpe ¿tiene algún problema? ¿Perdió algo?
Saca de su cartera la imagen de la pequeña sonriente y se la muestra. El perro ladra y se escapa de la bolsa corriendo por el pasillo como alma que se la lleva el diablo.
-No sé, no la he visto- dice y luego corre tras el perrito- ¡Puppy! ¡Ven, cachorrito!
-Gracias- responde dudando si le había escuchado.
Con aire triste, guarda el papel en la cartera. Los minutos pasan, pero para ella se hacen eternos, el tiempo se ha detenido. El repetitivo “tic-tac” de su reloj, es el único sonido que escucha, y cala aún más su alma abrumada.
Camina con la sensación de que su presencia pasa inadvertida, sólo es un espectro que avanza en un desértico lugar, estando tan rodeada de multitud.
La frustración atraviesa su corazón, quiere correr y buscarla, gritar para que todos la escuchen y piensen en ayudarla.
Siente desfallecer, sus piernas tiritan, pareciera que se le van a quebrar. Cierra los ojos y siente sus tibias lágrimas empapando su cara helada de impotencia.
Siente miedo… ¿Qué pasará si no la encuentra?
Finalmente, una idea cruza por su cabeza: “resignación”, pero la rechaza de inmediato, no puede ser tan débil y dejarse vencer por las pruebas que la vida le da… ¡No! ¡Tiene que ser más fuerte!
Mira hacia arriba y dirigiéndose al cielo, musita:
-No me la ganarás… no volveré derrotada y sin ella, que si no, no vuelvo a pisar una iglesia en toda mi vida ¿entiendes?
Ésta vez, con el espíritu animoso, se dispone a seguir, pero su mente está bloqueada, ya se siente mareada y con una jaqueca que la parte en dos.
-¡Un café!- dice para sus adentros- Eso es lo que necesito para despejar mi mente.
Busca un local, pide uno y se va a sentar. Su ondulante vapor y su intenso aroma la relaja un poco, pero su desesperación no cesa. Bebe, y al terminar, con un suspiro se pone nuevamente de pie y reanuda la búsqueda.
Luego de horas tanto andar sin rumbo fijo, se sienta en la misma banca de antes, desde donde mira al pino. Desvía la mirada… ahí, abajo, está el viejo pascuero escuchando lo que los niños le piden… ¡Su salvación! ¡Él puede ayudarla!
Corre hacia la escalera mecánica, baja y ve a muchos pequeños que esperan el turno de sentarse en sus piernas.
Se escabulle entre la multitud de madres y niños, sin importarle nada. Aún sin poder llegar junto a él, grita a lo lejos, mostrándole la ajada fotografía. Él le indica que se acerque.
-Tranquila- dice señalando una tienda vistosa- está allá… ¡jo jo jo!
Le agradece y ya eufórica, entra… ¿Cómo no se le pudo ocurrir antes? ¡Era obvio que en aquel lugar tan llamativo y lleno de guirnaldas debería estar! ¡Y precisamente, ahí está!
La mira con ternura: su pelito rubio, su sonrisa que emociona hasta al más frío villano de las películas, sus ojitos celestes que irradian alegría… y verla ahí, rodeada de tan maravilloso entorno, con tantos accesorios y juguetes.
-¡Al fin la encontré!- exclama- ¡Ésta es la muñeca de tamaño real que quería mi hija para navidad!

Texto agregado el 21-02-2006, y leído por 209 visitantes. (4 votos)


Lectores Opinan
21-02-2006 Realmente lograr armar en la mente del lector (yo) una clara imagen de lo que está sucediendo, apoyado en imagenes e ideas del inconsciente colectivo de lo que es perder un hijo en un centro comercial. Logras generar tensión y liberarla incluso al percibirse la felicidad de la mujer. Pero el final me parece un poco cabizbajo para la historia que has logrado construir. Algunos andamios caen y la historia pierde fuerza. Tienes un muy buen manejo de la gramática y de lexico, eso es bastante importante a la hora de escribir una historia que atrape al lector. Pero los finales son igual de importantes. Akeronte
21-02-2006 jajaja el de corcurso, no ganamos buaaaa :( . amiga te kelo :P :) yhota
21-02-2006 Bien llevado el texto, te jala hasta el final, yo sinceramente esperaba uno diferente, pero esa es la belleza de este tipo de cuentos, uno va en su mente imaginando un final. Definitivamente se ve que sigues en rehabilitación, creo que el café fué más para tí que para el personaje. Saludos! migueltr
21-02-2006 se mantiene la intriga hasta el final, ya pensaba lo peor eslavida
21-02-2006 casi lloro hasta que llegué al final muy bueno***** elidaros
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]