TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / flor_de_liz / La mejor parte de las vacaciones

[C:177502]

Llegamos a media tarde luego de haber sido presas de varios imprevistos. Pero llegamos bien y ahí estaba el Lago, ese pedazo de agua dulce en medio de tierra firme, con su oleaje sueve, cuyo murmullo penetraba en nuestros oídos masajeando nuestros tímpanos cansados de bocinazos, maquinaria industrial, monitores e impresoras, celulares y de todo ese ruido tecnológico propio de nuestro vivir diario en la ciudad. A la orilla, en la playa volaba una bandada de algún tipo de pájaros desconocidos para mí, parecidos a gaviotas pero mucho más pequeños. Acompañaban ese paisaje de por sí hermoso con su aletear blanco y su graznido pintoresco. Ahí estaba el Lago, lo que correspondía a una pequeña mancha celeste en el mapa turístico que regalaba en esa fecha cierta empresa gasolinera. En el mapa aparecía rodeada de franjas de distintos verdes; no sé qué representaría cada color, nunca fui muy buena en geografía, pero aquí el Lago estaba rodeado de cerros, la Cordillera de la Costa, llena de verdor: árboles y arbustos de distintas tonalidades que en algunos sectores del Lago se reflejaban en el agua. Miré lo más lejos que pude, allá, al final del Lago los cerros se confundían con el cielo. Todo me parecía enorme y maravilloso, pensé en la pasión con que Dios debió haber creado todo en su magnificencia.

Estábamos todos ensimismados contemplando el paisaje cuando de pronto mi hermano nos interrumpió con su entusiasmo característico:

-¡Instalemos las carpas!- exclamó y al instante todos comenzamos a movilizarnos.
Mientras instalábamos la carpa grande con Jael -que después de dos años de pololear con Rodrigo ya no podía considerársele un ente extraño a la familia- mi papá se encargaba de la chica, donde dormiría con mi mamá, en tanto que ella disponía todo lo doméstico en su lugar de tal manera de hacer del camping lo más cómodo posible; y Rodrigo, enérgico, inflaba los colchones y el bote que rato antes comprara tras lograr convencer a mi mamá de que era una buena inversión.

Pasaron un par de horas y ya estaba todo listo. Y ahí estábamos todos alrededor de la parrilla mientras Rodrigo y mi papá asaban la carne. Todos juntos disfrutando unidos de ese tiempo libre, exento de llamadas de urgencia del turno, de horarios y rutinas, de visitas, de gente inoportuna a la hora de almuerzo: imprevistos e interrupciones imposibles de evitar mientras no se está de vacaciones ya sea porque lo exige un contrato de trabajo o porque la conciencia nos lo dice frente a la moral y a la solidaridad... Solo nosotros: la familia...la mejor parte de las vacaciones.

Texto agregado el 01-02-2006, y leído por 109 visitantes. (4 votos)


Lectores Opinan
27-03-2006 De acuerdo contigo... ¡Viva la FAMILIA!... Vertigo_Ficticio
26-02-2006 ¡Que alegría! Cuánta libertad; los verdores del paisaje, cerros. aire puro, el lago maravilloso y... la familia completa. Me regalas un poco de tu felicidad. pedropensador
26-02-2006 Que felices momentos se pueden pasar con la tranquilidad que nos brinda la vida. Se deberian repetir todo el tiempo posible. eslavida
21-02-2006 lo más bello es lo más simple y lo que se halla más cerca. felicitaciones por este respiro de cariño y honestidad. poenauta
01-02-2006 es lindo cuando compartes momentos con la familia no? :) arcano20
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]