TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / pueblo / Apuntes para un Manual del Cazador

[C:17343]

Observa al águila en su vuelo. Es una maniobra hermosa e impecable. Cuanto más se eleva, más reposado parecen los movimientos de sus alas. Navega serenamente, propulsado por la misteriosa combinación de fuerza, equilibrio y gravitación cósmica.

La perfección del vuelo persigue su máxima elevación, y en su viaje de descenso vendrá transformado en sabio y destructivo proyectil de precisión mortal. La eficacia de su campo visual es total, registrando hasta las pulsiones sanguíneas de la presa propiciatoria, cuya carne alojará las implacables garras del devastador perfecto.

El águila para alcanzar la altitud óptima, impelido por su voracidad sistémica, inicia el vuelo desde la alta roca o árbol donde asienta su refugio:

 Vigorosos y sincronizados movimientos de sus fuertes alas, adoptando la forma más aerodinámica, el cuello alargado, rígido como una flecha proyectada al cielo, cortando el pico toda resistencia del viento y la gravedad.

 El arranque extendido, induce al repliegue del estado de alerta y tensión, instalando una navegación tranquila, e incrementando su elevación por el incesante batir de las alas, sin frenetismo y sin pausa.

 La superación del período de alerta y tensión, ha favorecido el establecimiento de la serenidad, dotada de la omnisciente capacidad de Gran Conductor en las Alturas.

El águila cuanto más elevado, más sereno es su vuelo y para el observador terrenal es una fascinante imagen de sobrecogedora paz; mas, en realidad, es la visión premonitoria de un acto de exterminio para hartazgo del Depredador Impecable.

El Depredador Impecable, detecta a su presa y:

 No altera su expresión serena y de elevadísima paz.

 Produce un giro de acopio energético.

 Una formidable impulsión, favorecida por la atracción terráquea, lo dirige hacia su desprevenido objetivo.

 Su existencia es una lanza hambrienta, las garras adelantadas en perfecto paralelismo y simetría con el pico, hacia un punto fijo en la tierra, caída vertical y perfecta de bala inevitable, inequívoca y mortal.

 Cumplido el contacto letal con su presa, el águila abandona el territorio pasmoso de la serenidad y re-adquiere su estado de alerta.

 Mientras asegura su botín y devora algunos restos del mismo, su expresión de místico conductor de las alturas, se esfuma.
 Sus poderosas y devastadoras garras ejecutan una carnicería despiadada en total alerta y tensión.

 La tierra no pertenece a su reino. Su realeza es el vuelo impecable.

 Su imperio está en las alturas, y su vuelo es siempre hermoso e impecable.


Gran Conductor en las Alturas, representa la mayor jerarquía obtenida por una bestia del aire capaz de vencer todos los elementos hostiles al vuelo.

El título de Depredador Impecable es conferido a diversas bestias, sobresalientes dentro de sus respectivas especies, como altamente especializadas en el exterminio masivo de seres vivos.

El presente manual está diseñado para ser aplicado:

Primero: por los tiradores de la modalidad de combate y/o francotiradores, en sus respectivos ejercicios de perfeccionamiento en precisión y velocidad. Ellos tendrán que adoptar la naturaleza del Depredador Impecable en las técnicas de Concentración Profunda, Visualización Total y Gran Serenidad Interior, a través de los siguientes pasos:
1)Subordinar todo lo accesorio a lo esencial.

2)Como producto de la Concentración Profunda, el sentido más poderoso será el sexto: instinto. Este hará del arma, una extensión del tirador que experimentará la trayectoria del proyectil en el haz de luz de su mirada como un tren dirigido, sobre los rieles, al lugar predeterminado.

Lo más recomendable para el dominio eficiente de estas técnicas:

a)Vigorosos ejercicios respiratorios con profundísimas inhalaciones y serenas exhalaciones.

b)Cerrar los ojos e iniciar un vuelo distendido al azul infinito, de la misma manera que lo ejecuta un Gran Conductor en las Alturas y

c)Visualizar el objetivo, hasta sentirlo, para luego impactarlo, impecablemente, con la destructiva luz de la mirada.

Segundo: el manual, también fue pensado, como una herramienta insustituible para todos los cazadores del Auténtico Amor Correspondido. Para este caso, los ejercicios son los mismos.


NOTA IMPORTANTE: El autor del presente manual no recomienda la aplicación del mismo en las prácticas de vuelos o ejercicios de lanzamientos al vacío sin paracaídas.




José Lagardera,
Santa Ana de Coro

Texto agregado el 16-11-2003, y leído por 228 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
17-11-2003 José es genial este texto lleno de ironía, tomando la perfección de la naturaleza como enseñanza para destruirla. Impactante relato. Un abrazo. MCavalieri
16-11-2003 Ahhhhhh, estimado! abrir la página y encontrar que nos recibe un "pueblo" ya es para ponerle un par de cascabeles al alma, pero si además es este impecable manual, la tarde del domingo se transforma en un sonar a gloria. Que bello trabajo! He puesto 5, que luego seguramente pasará la mediocridad y le destinará 1. 1)Por que con el estilo que lo caracteriza es impecable en lo formal 2) Por lo simbólico, el manual puede ser aplicado casi a cualquier situación, hasta en el marketing de guerra, y disculpe el exabrupto 3)Por la bellisima descripción del vuelo 4) Por la exquisita redondez de los párrafos 5) Por el final, que como diría el Ingeniero FALCON, quita de la acera, dándole vuelta la baraja a un lector que venía de disfrute en disfrute. Una pieza de colección. Un abrazo hache
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]