TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / jaenbota / Dilema

[C:170315]

Conocido como es el problema de mencionar muchas cosas y más aún el problema de creer las muchas cosas que se oyen por el simple hecho de que se oyen de personas importantes o porque se escuchan en los grandes medios o porque se leen en libros de renombre, quise ir más lejos que eso y salvarme de la brutal falacia que conlleva tener que deglutir el pensamiento de otro tratando de entender su lenguaje; de establecer un punto de referencia; de compararlo con lo que se entiende o se cree entender; de rumiarlo con lo que se conoce formando con todo un bolo alimenticio que pase por los múltiples pliegues del tubo digestivo mental intentando extraer de ello quizá una pizca de verdad, una proteína de saber que nutra el ávido apetito intelectual.

Quise ir más lejos, aunque eso significara evitar las afirmaciones que otros formularan y formar el pensamiento, el genoma de lo humano y lo divino, a partir de lo propio, pasando por alto el conocimiento, si se puede llamar así al cúmulo de experiencias humanas recogidas por siglos, que existiera hasta el momento, buscando en el interior lo que el exterior no podía ofrecer. El solo recuerdo de este autismo intelectual, de esa oscura época que evoco como la humanidad podría evocar la edad media en los libros de historia, me hace pensar ya no en una falacia sino en una estupidez.

Siendo la verdad relativa y tratando de omitir el sofisma implícito en esta sutil pero muy contradictoria verdad que se menciona en todos los textos por todos los sabios. Me encontré pensando pero sin conocer la causa de mi pensamiento. Aunque resolví este problema considerando que mi pensamiento no debía ser enunciado por hacer parte de una inteligencia mayor e indefinible, con la única certeza de que las certezas no existen. Sin afirmar nada pero afirmando que hay más cosas posibles de lo que se piensa. Seguro de la existencia de algo más pero negando la posibilidad de su concepción.

De esa manera encontré una vida tolerable restringida a los sucesos biológicos conocidos. Todo marchaba bien hasta el día en que consideré que se acercaba el cumplimiento de aquello que me negara a creer por años. La proximidad del último acto de todo ser en la tierra, la muerte. Cuando se hizo patente como nunca el dilema de la existencia o la no existencia abandoné la consciencia de todo aquello que intentara inútilmente racionalizar por años y de todo aquello que pretendiera ignorar por otros tantos. Una sola cosa jamás traté... la fe.

Probé en los últimos instantes la posibilidad que me negara a aceptar antaño, la posibilidad de creer. Fue así como encontré la seguridad y la tranquilidad de que todo estaba bien. Desde esa nueva perspectiva lamenté el hecho de que mi razón me hubiera condenado a una vida vacilante.

Voltaire fallecería en París el 30 de mayo de 1778, más tarde sería sepultado en el monasterio benedictino de Scellières.

Texto agregado el 05-01-2006, y leído por 269 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
09-02-2006 excelente texto, amigo, muy bueno! Soy_Naixem
11-01-2006 Fe... fe... Excelente texto jaenbota, agregar más sería profanación. Saludos, Angélica OltreParole
06-01-2006 Muy bueno. No digo más. margarita-zamudio
05-01-2006 INGRESAR EN EL PENSAMIENTO DE ALGUIEN PARA EXPRESAR UN SENTIR ES UN MOVIMIENTO DEL PENSAMIENTO QUE LLEVA A DESCUBRIR ALGO QUE QUIZÁ SE SABIA Y NADIE SE ATREVIÓ A DECIR. ME GUSTA LO QUE PLANTEA EL TEXTO Y LA MANERA EN QUE SE ESCRIBE, ES ESE EXPRESAR LO QUE SE PIENSA, PRECISAMENTE ES ESE RAZONAR DEL SER HUMANO QUE LO LLEVA DE VARIAS MANERAS A DESCUBRIR EN SU LABERINTO INTERNO LO QUE QUIERE DECIR A SU MANERA. TU_ANGELITO
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]